• Enviar
  • Imprimir

Uganda: refugiados congoleños utilizan el servicio del CICR para llamar a sus familiares que se encuentran en la República Democrática del Congo

04-03-2013 Entrevista

El año pasado, el CICR y la Cruz Roja de Uganda intensificaron sus actividades de búsqueda de personas. Gracias a ello, uno de cada cinco refugiados congoleños recientemente arribados a Uganda tras huir de la violencia en Kivu Norte utilizó el servicio gratuito de llamadas por teléfono móvil que ofrece el CICR. A continuación, Sylvie Graenicher, coordinadora de las actividades de búsqueda del CICR en Uganda, explica esta actividad.

¿Qué está haciendo el CICR en favor de los refugiados congoleños que huyen a Uganda?

El CICR lleva adelante actividades de búsqueda en asociación con la Cruz Roja de Uganda. El año pasado, uno de cada cinco refugiados congoleños recientemente arribados a Uganda tras huir de la violencia en Kivu Norte utilizó el servicio gratuito de llamadas por teléfono móvil que ofrece el CICR en los centros de tránsito de Nyakabande y Matanda y en diversos asentamientos de refugiados, a fin de que éstos puedan ponerse en contacto con sus familiares e informarles que han llegado sanos y salvos a Uganda.

¿Cuántas personas han utilizado el servicio?

En 2012, refugiados congoleños realizaron más de 18.000 llamadas telefónicas al llegar a Uganda. Además, el CICR ofreció a todos los refugiados los servicios tradicionales, como el intercambio de mensajes de Cruz Roja. Se recogieron unos 4.000 mensajes y se distribuyeron otros 2.000 el año pasado.

¿Prestan algún otro tipo de apoyo a los refugiados?

Registramos los datos de niños no acompañados. Facilitamos el contacto entre estos niños y sus familiares. Si los familiares se encuentran en zonas a las que los niños podrían regresar en condiciones de seguridad, procedemos entonces a reunirlos. En 2012, ayudamos a 11 niños refugiados a reunirse con sus familiares.

¿Qué otras actividades realiza el CICR en el norte de Uganda?

En el norte de Uganda, zona afectada durante muchos años por la guerra y en la que el CICR realizó una importante operación de asistencia en favor de civiles desplazados, estamos manteniendo nuestros esfuerzos para reunir con sus familiares a personas que estuvieron secuestradas. En 2012, cuatro jóvenes mujeres, que estaban al inicio de la adolescencia cuando fueron capturadas y que estuvieron desaparecidas por casi diez años, fueron reunidas con sus familiares. Junto con los niños que dieron a luz mientras estuvieron en cautiverio, y dos otros niños que estaban sin sus padres, las jóvenes fueron reunidas con sus familiares en Uganda en el marco de operaciones transfronterizas desde Sudán del Sur y la República Democrática del Congo. El CICR también está iniciando un programa que establece grupos de apoyo para familiares de personas desaparecidas, destinado a mejorar la adaptabilidad de las comunidades a través de asistencia psicológica y social.

Ha trabajado un año y medio en Uganda. ¿Qué cree que recordará de esta experiencia?

Me hizo muy feliz estar en la reunión, de cuatro niños con sus familiares, el 17 de enero de 2013. Atim,* de 7 años de edad, a la que se estaba buscando desde mediados de 2011,
y sus tres hermanastras, Jennifer,* de 2 años de edad,  Akwero,* de 6 años de edad, y Akumu,* de 7 años de edad. En el caso de Atim, la buscamos durante 18 meses y prácticamente habíamos abandonado la búsqueda, creíamos que ya no la podríamos encontrar. El hecho de que finalmente hayamos logrado encontrarla y reunirla con sus seres queridos demuestra que la persistencia da sus frutos.

* Los nombres son ficticios


Fotos

Sylvie Graenicher 

Sylvie Graenicher
© CICR

República Democrática del Congo (RDC). Una niña sentada sobre la falda de su madre. Se separaron durante los enfrentamientos en la selva de Garamba, en la RDC, dos años antes. 

República Democrática del Congo (RDC). Una niña sentada sobre la falda de su madre. Se separaron durante los enfrentamientos en la selva de Garamba, en la RDC, dos años antes.
© CICR