• Enviar
  • Imprimir

Nigeria: Los cirujanos salvan vidas con ayuda del CICR

20-03-2013 Entrevista

Carlo Pacitti está por finalizar su misión en Nigeria. En esta entrevista, comparte sus impresiones después de desempeñarse como cirujano del CICR en el norte del país durante los últimos seis meses.

¿Cuál ha sido su labor en Nigeria?

El CICR comparte su experiencia y ofrece formación, equipos e insumos a hospitales del norte del país, en los estados de Bauchi, Kaduna y Plateau.

Dirigí un equipo quirúrgico formado por un anestesista, tres enfermeros y un fisioterapeuta. Entre todos, nos ocupamos de formar a los cirujanos y el resto del personal de cuatro hospitales en la gestión del ingreso masivo e imprevisto de pacientes.

El equipo del CICR trabaja junto al personal de los hospitales para mejorar los criterios de clasificación y selección de heridos, la gestión del ingreso masivo de pacientes y la elaboración de planes de contingencia.

¿Qué motivó al CICR a desarrollar actividades en esos hospitales nigerianos?

En la Navidad de 2011, un terrorista suicida perpetró un atentado en una iglesia de Medalla, una ciudad cercana a Abuya. Decenas de personas murieron y muchas otras resultaron heridas. Cuando nuestro enfermero fue al Hospital Nacional de Abuya a llevar vendas y otros insumos para curar heridas, el director del hospital le preguntó si el CICR podía enviar personal de apoyo para atender a la gran cantidad de heridos que llegaban.

Ese mismo día, el CICR decidió mandar a un equipo de cirugía, y además se propuso iniciar un programa integral de apoyo a los centros de salud en las zonas de Nigeria más afectadas por la violencia.

En enero de 2012, gracias a un acuerdo con el Ministerio Federal de Salud, el CICR impartió su primer curso para cirujanos nigerianos, provenientes en su mayoría del norte del país. Desde entonces, cerca de 75 cirujanos han recibido formación del CICR.

Asimismo, el CICR ofrece cursos de gestión prehospitalaria de heridos para los equipos de primeros auxilios de la Cruz Roja Nigeriana.

Por último, nuestro equipo es capaz de llegar en pocas horas a cualquier hospital del país que se encuentre recibiendo una gran cantidad de pacientes como consecuencia de actos de violencia.

¿Cómo se eligieron los hospitales que recibieron el apoyo y qué retos enfrentan?

El norte de Nigeria se ve afectado por una escalada de violencia y por choques entre comunidades desde 2010. En los hospitales de la zona ha crecido el ingreso imprevisto de grandes cantidades de heridos. Además, hay escasez de enfermeros y médicos capacitados para tratar a las víctimas, faltan insumos y la infraestructura es deficiente.

Los cuatro hospitales que participan del programa de formación, que se lleva a cabo en los mismos centros, fueron seleccionados tras una exhaustiva evaluación en la que se tomó en cuenta la infraestructura y el equipamiento hospitalario y, sobre todo, la experiencia de los equipos de cirugía en la atención de pacientes con heridas causadas por armas. Uno de los cuatro hospitales es privado, otro es de administración federal y los dos restantes son regionales.

Nos aseguraron, y también pudimos comprobarlo por nosotros mismos, que todos los hospitales seleccionados prestaban atención a los pacientes de acuerdo con la necesidad de atención médica, independientemente de sus creencias religiosas, sexo u origen social.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajo con los equipos de cirugía nigerianos?

El personal del hospital siempre se alegraba cuando nos veía llegar. Nos recibieron muy bien. En las rondas hospitalarias con los médicos de guardia, me pedían consejos sobre traumatismos y otros casos, lo que demuestra cuánto confiaban en nosotros.
Yo también aprendí mucho. Me llamó la atención el amplio conocimiento y el nivel de pericia quirúrgica de mis colegas y, sobre todo, su capacidad de operar en condiciones que distaban de ser óptimas, por ejemplo, con poca luz o a oscuras, o sin los instrumentos adecuados.

Tengo años de experiencia como cirujano, tanto en mi país, Italia, como con el CICR, pero ésta fue la primera vez que participé en un programa tan amplio de apoyo a instituciones médicas. Fue muy interesante, realmente.

Fue muy bueno para mí compartir con mis colegas nigerianos mi experiencia en el uso de técnicas quirúrgicas básicas para el tratamiento de pacientes con heridas causadas por armas y casos de traumatismo general, adquiridas durante mi labor con el CICR en Afganistán.


Fotos

El doctor Carlo Pacitti trabaja junto a un colega nigeriano. En Kaduna, la violencia armada se ha intensificado en los últimos tres años. Los hospitales agradecen la ayuda del CICR en la preparación del personal para recibir a grandes cantidades de pacientes. 

Hospital St. Gerard en Kaduna, Nigeria, febrero de 2013.
El doctor Carlo Pacitti trabaja junto a un colega nigeriano. En Kaduna, la violencia armada se ha intensificado en los últimos tres años. Los hospitales agradecen la ayuda del CICR en la preparación del personal para recibir a grandes cantidades de pacientes.
© CICR / S. Serry / v-p-ng-e-00475