• Enviar
  • Imprimir

Georgia: nuevo sistema de salud en lugares de detención

21-10-2013 Entrevista

La doctora Eva Gerber-Glur, especialista en asistencia de salud penitenciaria, explica cómo una evaluación minuciosa de las necesidades sanitarias de los detenidos tuvo como consecuencia el establecimiento de un nuevo sistema de salud en los lugares de detención de Georgia.

¿Por qué el CICR decidió lanzar un proyecto de asistencia primaria de salud en Georgia?

Entre 1997 y 2009, el CICR apoyó el programa de control de la tuberculosis en lugares de detención de Georgia y promovió su inclusión en el programa nacional de control de la enfermedad. De ese modo, queríamos estudiar cómo se podía transformar la lucha contra la tuberculosis en una tarea más sustentable y cómo integrarla en el sistema general de asistencia de salud para los detenidos.

A comienzos de 2008, el CICR realizó una evaluación del sistema de salud en los lugares de detención de Georgia. El estudio reveló la existencia de deficiencias en los servicios médicos básicos. Por lo general, los reclusos eran atendidos en las cárceles por médicos clínicos, enfermeras especializadas y especialistas que no pertenecían al sistema carcelario. Asimismo, el personal necesitaba el apoyo de otros agentes de salud, por ejemplo, farmacéuticos.

Una de las principales recomendaciones surgidas de la evaluación realizada fue la necesidad de implantar un nuevo sistema de salud, en el que se tuvieran en cuenta las necesidades reales de los detenidos y no las que se percibían como tales.

¿Con quiénes ha trabajado el CICR?

Nuestro socio principal fue el Ministerio de Asuntos Penitenciarios y Asistencia Jurídica, el organismo responsable del sistema carcelario en Georgia. Junto con dicho ministerio, en 2010, lanzamos un programa piloto de asistencia primaria de salud en dos lugares de detención con distinto tipo de población carcelaria y necesidades también diferentes.

En su primera etapa, el programa piloto comprendía la formación de ocho médicos y ocho enfermeros en asistencia primaria de salud. Esos profesionales luego pusieron en práctica lo que habían aprendido en las cárceles donde trabajaban. Al mismo tiempo, se creó un equipo multidisciplinario de seguimiento y evaluación que trabajó junto al personal capacitado y evaluó los avances realizados.

¿Cuáles han sido los logros alcanzados hasta el momento?

Hemos observado muchos cambios desde que lanzamos el programa piloto. Los profesionales que participaban en el programa adoptaron una actitud más proactiva hacia la asistencia médica y comenzaron a centrarse en las necesidades reales de los pacientes. La mejora de las competencias clínicas y el cambio de actitud de los profesionales, junto con una detección y un diagnóstico más precisos, permitieron observar necesidades que antes pasaban inadvertidas. Ésa es una de las ventajas del programa piloto. Con el correr del tiempo, sin embargo, esperamos encontrarnos con menos necesidades que antes no detectábamos y centrarnos más en el desarrollo de sistemas para satisfacer las necesidades ya identificadas.

Además de descubrir lagunas en la prestación de servicios de salud, el programa piloto nos permitió saber cuál es el personal necesario para brindar asistencia primaria de salud y preparar una lista de medicamentos básicos, lo cual facilitará el cálculo de los presupuestos en el futuro.

¿Puede este exitoso proyecto garantizar una asistencia médica adecuada a los detenidos de Georgia?

Está claro que con un único proyecto no se pueden hacer milagros. Otros factores también son importantes, pues afectan el bienestar físico y psicológico de los prisioneros. Las condiciones generales de vida en los lugares de detención, como el acceso al aire libre, el ejercicio físico, las actividades educativas y el contacto frecuente de los detenidos con sus familiares son de suma importancia.

Tanto el programa de asistencia primaria de salud como la mejora en las condiciones generales de vida en los lugares de detención han servido para mejorar considerablemente el estado físico de los detenidos.


Fotos

Eva Gerber-Glur 

Eva Gerber-Glur
© CICR

Una médica del equipo de asistencia primaria de salud atiende a un paciente en un centro de detención para jóvenes. 

Georgia
Una médica del equipo de asistencia primaria de salud atiende a un paciente en un centro de detención para jóvenes.
© CICR

Una enfermera del programa de atención primaria de salud mide la tensión arterial a un paciente en una cárcel. 

Georgia
Una enfermera del programa de atención primaria de salud mide la tensión arterial a un paciente en una cárcel.
© CICR