• Enviar
  • Imprimir

Yemen: mantener el suministro de agua

21-03-2014 Entrevista

Yemen es un país con muchos padecimientos; la sequía es uno de los peores. Según los hidrólogos, su capital, Saná, se quedará sin agua para 2025. Sería la primera ciudad capital en el mundo afectada de esta manera. ¿La razón? Una crisis ambiental que se remonta a la década de 1970, cuando se utilizó la tecnología de perforación de petróleo para bombear el suelo seco. Andrea Pascarelli coordina las actividades en materia de agua y hábitat del CICR en Yemen. En esta entrevista explica cómo la falta de agua provoca situaciones adicionales de tensión y conflicto, y describe las actividades d el CICR para llevar agua a los más necesitados.

¿Cuál es el problema del agua en Yemen?

Yemen enfrentó toda una serie de problemas socioeconómicos y de seguridad, aún antes de la oleada de violencia actual. El rápido agotamiento de las reservas de agua subterránea ha agravado la situación. En Yemen se bombea agua del suelo más rápidamente  de lo que la naturaleza puede reponerla. En efecto, se está extrayendo agua subterránea más allá de sus límites sostenibles.

En lo que va del año, ha llovido muy poco. Creemos que la escasez de agua será particularmente grave en las tierras altas. Yemen es extremadamente vulnerable a las fluctuaciones de precios mundiales de los alimentos, y si el precio de los alimentos aumentara en Yemen, resultarían cada vez más inaccesibles para los yemeníes refugiados y económicamente marginados.

¿Qué está haciendo el CICR para mantener el suministro de agua en favor de  las personas vulnerables?

Estamos reparando la infraestructura de agua y saneamiento que resultó dañada por el conflicto, o que simplemente está descuidada. Al mismo tiempo, tenemos en cuenta las cuestiones ambientales.

Nuestro trabajo también está relacionado con los proyectos de salud, y estamos optimizando el uso de los escasos recursos hídricos para el riego de cultivos y la ganadería.

Por ejemplo, en la aldea de Al Hesn en Bani Oweir (distrito de Sahara, Gobernación de Sadá,  norte de Yemen), el CICR está reparando toda la red de agua, desde el origen hasta los puntos de distribución. Esta mejora beneficiará a unas 5.000 personas.

En Al Harf, la ciudad principal del distrito de Harf Sufyan en la gobernación de Amran, el CICR ha construido una torre de agua con una capacidad de 100 metros cúbicos. Ahora, estamos renovando el sistema de abastecimiento de agua en la ciudad, que restablecerá el suministro de agua para unas 6.000 personas.

Y en Al Madahig, que se encuentra en el distrito de Al Shmaytain en la gobernación de Taiz, el CICR está trabajando para que cerca de 6.000 personas accedan al agua potable.

¿Qué dificultades enfrentan para superar la falta de agua en Yemen?

En los últimos años, las limitaciones en el acceso y la peligrosa situación de inseguridad han obligado a la mayoría de las organizaciones humanitarias a trabajar a través de intermediarios para prestar asistencia e implementar proyectos. Esta situación deja a muchas comunidades afectadas por el conflicto sin asistencia adecuada.

El tribalismo aún es un factor crucial en Yemen. La naturaleza de los conflictos tribales y la falta de mantenimiento del orden lo vuelven un país particularmente difícil para las operaciones de los extranjeros.

Por último, el CICR trabaja con personas vulnerables, en un país donde se infringen las leyes frecuentemente, los recursos naturales son limitados o inexistentes y los ecosistemas son frágiles. En este contexto, es aún más difícil brindar una respuesta adecuada.


Fotos

 

Andrea Pascarelli
© CICR

Según los hidrólogos, Saná, la capital de Yemen, se quedará sin agua para 2025. Sería la primera ciudad capital en el mundo afectada de esta manera. 

Según los hidrólogos, Saná, la capital de Yemen, se quedará sin agua para 2025. Sería la primera ciudad capital en el mundo afectada de esta manera.
© Ed Ou

En muchas zonas rurales de Yemen, el CICR repara todas las redes de abastecimiento de agua y proporciona así un suministro sostenible. 

En muchas zonas rurales de Yemen, el CICR repara todas las redes de abastecimiento de agua y proporciona así un suministro sostenible.
/ CC BY-SA 2.0

En Yemen, el CICR repara la infraestructura de agua y saneamiento que resultó dañada por el conflicto, o que simplemente está descuidada. 

En Yemen, el CICR repara la infraestructura de agua y saneamiento que resultó dañada por el conflicto, o que simplemente está descuidada.
/ CC BY-SA 2.0

Yemen enfrenta toda una serie de problemas socioeconómicos y de seguridad. El rápido agotamiento de las reservas de agua subterránea ha agravado la situación. 

Yemen enfrenta toda una serie de problemas socioeconómicos y de seguridad. El rápido agotamiento de las reservas de agua subterránea ha agravado la situación.

El CICR trabaja en Yemen desde 1962, con oficinas en Saná, Adén, Sadá y Taiz. Recientemente la Institución ha comenzado a abordar conflictos relacionados con la escasez de agua en el país. 

El CICR trabaja en Yemen desde 1962, con oficinas en Saná, Adén, Sadá y Taiz. Recientemente la Institución ha comenzado a abordar conflictos relacionados con la escasez de agua en el país.
/ CC BY-SA 2.0