Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

República Democrática del Congo: "lo que esta gente necesita es protección"

10-07-2009 Entrevista

La intensificación de los ataques contra civiles por portadores de armas ha obligado a decenas de miles de personas a huir de sus hogares en Kivu Norte y Sur. El jefe de delegación saliente, Max Hadorn, describe "una situación humanitaria que se deteriora constantemente" y la respuesta del CICR a la crisis.

     

 
   
Max Hadorn, jefe saliente de la delegación del CICR en la República Democrática del Congo. 
         

  ¿Cuál es la situación humanitaria actual en las provincias de Kivu Norte y Sur?  

     

La supervivencia de cientos de miles de civiles está en peligro. La situación en Kivu Norte se ha deteriorado en los últimos meses, en zonas como Lubero Sur, Walikale, Rutshuru y Masisi.

 

Desde el inicio del año, unas 300.000 personas se han desplazado en Kivu Norte, huyendo de la violencia y de los ataques de los portadores de armas. La situación en Kivu Sur también ha empeorado considerablemente. El reciente aumento de la violencia sexual en esa provincia indica que los ataques contra civiles por portadores de armas se han incrementado.

 

Todos los días se cometen infracciones gr aves del derecho internacional humanitario, y todas las partes en conflicto están involucradas. Esas infracciones son asesinatos, violencia sexual, reclutamiento de niños soldados y saqueos.

 

Según un estudio independiente que recientemente realizó el CICR, el conflicto armado ha afectado al 76% de la población, el 58% ha tenido que desplazarse, el 47% ha perdido un pariente cercano y el 28% conoce a alguien que ha sido víctima de violencia sexual. Las cifras sobre personas desplazadas y población afectada por el conflicto son las más altas de los ocho países incluidos en el estudio.

 

El conflicto en la República Democrática del Congo ha sido responsable del mayor número de víctimas de todos los conflictos desde la Segunda Guerra Mundial. La ONU calcula que más de 1,5 millón de personas han tenido que desplazarse en el país, lo que da cuenta de una situación humanitaria muy preocupante, que se deteriora constantemente. Muchas personas se han desplazado más de una vez. Han perdido todo lo que tenían y no saben qué les deparará el futuro. La situación es insoportable.

 

  ¿Qué está haciendo el CICR?  

     

Las necesidades básicas de la población son alimentos, agua, refugio, tratamiento médico y, sobre todo, protección y seguridad.

 

El CICR, junto con la Cruz Roja de la República Democrática del Congo, está reforzando la asistencia de emergencia a la población afectada. Por ejemplo, esta semana el CICR está distribuyendo alimentos y artículos domésticos básicos a residentes y personas desplazadas en Miriki (Kivu Norte), una aldea ubicada a unos 150 km al norte de Goma. Las viviendas de los residentes de Miriki fueron incendiadas a finales de junio, por lo que prácticamente no tienen dónde refugiarse. Además es peligroso para lo s aldeanos ir a trabajar la tierra, lo que significa que la comunidad no tiene medios para producir alimentos. La situación de Miriki ilustra la creciente tendencia de los grupos armados de tomar a los civiles como objeto de los ataques; ya no sufren sólo los daños colaterales de las hostilidades.

 

La ayuda de urgencia del CICR a las personas directamente afectadas por el conflicto consiste en entregar víveres, refugios, apoyo a las estructuras médicas y apoyo psicosocial a las víctimas de las violencias sexuales. Por ejemplo, en mayo y junio, el CICR y la Cruz Roja de la RDC han distribuido alimentos a más de 61.000 civiles.

     

  ¿Cómo cree que evolucionará la situación de la RDC en los próximos meses?  

     

Como he dicho, estamos ante una situación humanitaria que se deteriora constantemente. Todo indica un aumento de los ataques directos contra civiles. La necesidad de asistencia humanitaria seguirá siendo muy importante e incluso podría aumentar. También hay una necesidad creciente, para el CICR, de obtener acceso a las poblaciones más alejadas que cada vez más se ven afectadas por la violencia. Pero lo que la población de las provincias de Kivu necesita ahora es seguridad. Nada es más importante.

 

  ¿Qué ayuda a largo plazo está ofreciendo el CICR?  

     

El CICR ayuda a las comunidades y a las autoridades a afrontar las consecuencias del conflicto armado a través del restablecimiento del contacto entre familiares, proyectos agrícolas y actividades de provisión de agua y saneamiento.

 

Estamos ayudando a las persona s desplazadas que desean regresar a sus hogares y a las comunidades que reciben a esas personas. Les entregamos semillas, herramientas y refugio. En mayo y junio, unas 42.000 personas en Kivu Norte recibieron semillas y herramientas agrícolas del CICR.

 

La Institución está haciendo un esfuerzo especial para visitar a las personas detenidas en relación con el conflicto armado en el este de la RDC. Durante 2008, visitamos a más de 9.000 detenidos en 32 lugares de detención en todo el país.

 

El diálogo que el CICR mantiene con todas las partes en el conflicto es de suma importancia. Usamos ese diálogo para sensibilizar a las partes en conflicto sobre  las infracciones del DIH observadas por los equipos del CICR en el terreno y para obtener acceso a las personas que necesitan asistencia con urgencia. Creo que nuestro diálogo con todos los portadores de armas surte efecto, y eso es lo que nos impulsa a seguir adelante.