Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Terremoto en Haití: garantizar el acceso al agua potable y a las instalaciones sanitarias básicas

20-01-2010 Entrevista

El terremoto que devastó Puerto Príncipe la semana pasada afectó en gran medida el suministro de agua de la capital. Robert Mardini, jefe de la unidad de Agua y Hábitat en la sede del CICR en Ginebra, explica las actividades de la Institución para restablecer el acceso al agua potable y poner en funcionamiento instalaciones de saneamiento.

 

©ICRC 
   
Robert Mardini, jefe de la unidad de Agua y Hábitat, del CICR 
          Un avión con 36 toneladas de socorros, principalmente material para el suministro de agua y el saneamiento, partió de Ginebra el 19 de enero por la noche. ¿Puede decirnos algo más sobre la carga transportada y sobre cómo se va a utilizar el material para abastecer de agua potable a la población?  

El CICR ya garantiza el suministro diario de agua potable de las tres cuartas partes de la población de Puerto Príncipe utilizando camiones cisterna. El número de personas que pueden tener acceso al agua potable gracias a esta actividad pasó de 6.000 el lunes a 12.000 el martes. Esta noche salió de Ginebra una segunda carga que permitirá a nuestros equipos duplicar la cantidad de agua distribuida. Contiene, en particular, tanques flexibles y rígidos, bombas, generadore s y cloro para potabilizar el agua.

     
©ICRC/M. Kokic/ht-e-00464 
   
Víctimas del terremoto que se han instalado en un campamento improvisado cerca de la delegación del CICR reciben agua potable. El CICR transporta agua potable en camiones y la carga en un tanque flexible para su distribución.  
    El suministro de agua en Puerto Príncipe era un problema grave antes del sismo. La red pública de distribución de agua resultó muy averiada, por lo que la situación se deterioró aun más. Decenas de miles de personas están aglomeradas en espacios públicos y no tienen acceso al agua potable. El CICR y otros organismos de ayuda humanitaria se han movilizado para prestarles ayuda.

En lo inmediato, la prioridad es abastecer de agua potable al mayor número de habitantes lo más pronto posible. La mejor manera de lograrlo es instalar sistemas autónomos de almacenamiento y distribución de agua en los lugares donde se concentra la población, utilizando, en la medida de lo posible, la red hídrica existente. Es un desafío importante, dada la magnitud de los daños, las dificultades para desplazarse en calles llenas de escombros, la escasez de combustible, el número limitado de camiones cisterna y la multitud de organizaciones locales e internacionales presentes en el lugar.

El acceso al agua permitirá calmar la sed, mejorar las condiciones de higiene y salvar vidas.

  El saneamiento es un problema enorme, sobre todo en Puerto Príncipe y en otras zonas urbanas. ¿Qué pueden hacer el CICR y los demás organismos de ayuda humanitaria para intentar hallar una solución? ¿Qué sucederá si la situación no mejora rápidamente?  

     
Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja  
   
El CICR está trabajando en estrecha cooperación con la Federación en cuestiones de agua y saneamiento.

Dos Unidades de Respuesta antes Emergencias (ERU) en materia de agua y saneamiento de la Federación llegaron en Puerto Príncipe, y otros dos ERU de saneamiento ya se han desplegado. La Cruz Roja Española está produciendo agua potable en varios puntos de la ciudad, y voluntarios de la Cruz Roja están distribuyendo unos 500.000 litros diarios. Esta cifra pronto pasará a un millón de litros diarios.    
   
    Once camiones facilitados por la Cruz Roja de la República Dominicana están llevando el agua adonde se la necesita, y se han instalado varios tanques flexibles, de 10.000 litros cada uno, para almacenar el agua. Para más información sobre las actividades de la Federación en Haití, visite su     sitio web.      
    Cuando un gran número de personas de pronto tiene que en un espacio con alta densidad de población, aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas. Por el momento, no se ha declarado ninguna epidemia, pero hay que actuar con rapidez. El CICR ha instalado letrinas en varios barrios donde los habitantes se han aglomerado; coopera con la Sociedad Nacional de la Cruz Roja de Haití para efectuar la evacuación de los desechos y mantener los barrios lo más limpios posible. Al CICR le preocupan particularmente las aglomeraciones ubicadas fuera de Puerto Príncipe, que hasta ahora han recibido una asistencia limitada, a veces nula. El próximo desafío para el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja será ayudar a las personas que viven fuera de la capital.

  ¿Cómo hacen el CICR y los demás organismos de ayuda humanitaria para abastecer de agua a los miles de habitantes de las zonas urbanas con alta densidad de población en Haití?  

     

La única medida que permite garantizar el abastecimiento de agua a largo plazo consiste en reparar la red pública de distribución de agua de Puerto Príncipe. Esa compleja tarea exige contar con personal calificado, capaz de abordar los problemas siguiendo un orden de prioridades y de coordinar sus actividades con las de la CAMEP, la Central autónoma metropolitana de agua potable de Haití.

Un especialista en hidrotécnica, que ha trabajado a lo largo de trece años para mejorar la red de suministro de agua de Puerto Príncipe, partió de Ginebra el 18 de enero para sumarse al equipo de " Agua y Hábitat " del CICR ya presente en el lugar. Su tarea será hallar soluciones eficaces e innovadoras para los problemas en el terreno.

La reparación de la red pública de distribución de agua es un proyecto enorme, y la coordinación será fundamental. El CICR trabaja desde hace mucho tiempo con las autoridades locales y seguirá apoyando sus esfuerzos en estos momentos críticos.

  Los sistemas de distribución de agua y las estructuras sanitarias han sufrido importantes daños, y repararlos es una prioridad. ¿De qué manera puede contribuir el CICR?  

     

Los equipos y el material por sí solos no alcanzan para resolver el problema. Es importante contar con personas idóneas en el lugar; por ello el CICR envió a Puerto Príncipe, el día después del sismo, a un ingeniero especializado en la evaluación de las estructuras. Observó el estado de vario s edificios y, cuando fue necesario, propuso reparaciones rápidas. El 18 de enero, también examinó la principal torre de agua de Cité Soleil. La estructura en general resultó muy dañada, y el tanque en particular tiene importantes pérdidas. El CICR está haciendo todo lo que está a su alcance para reparar el sistema de suministro de agua lo más pronto posible.