Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

India: algo más que visitas a los detenidos

25-09-2009 Entrevista

Ubicada en medio de este gigantesco país (más de mil millones de habitantes), la delegación del CICR está en actividad constante. Las visitas a las personas detenidas siguen siendo prioritarias, pero el CICR también se ocupa de prestar apoyo a la Cruz Roja de la India en su labor para ayudar a la población afectada por la violencia. El jefe de la delegación, François Stamm, se refiere a continuación a una amplia gama de actividades que el CICR realiza en India y a los desafíos que se presentan.

  En India, el CICR es conocido por sus visitas de detención a los militantes cachemires. ¿Qué está haciendo la Institución por las víctimas de la violencia en el resto del país?  

     

Las actividades del CICR en India seguirán centrándose en la protección, sobre todo en Jammu y Cachemira. Esas actividades comenzaron en 1995 y se realizan en el marco de un memorando de entendimiento entre el Gobierno de la India y el CICR. La delegación también está activa en otras partes de India afectadas por la violencia armada y ha reforzado el apoyo a las filiales locales de la Cruz Roja de la India, sobre todo en el nordeste y en los Estados afectados por el movimiento maoísta naxalita.

 

En las aldeas alejadas de Maharastra este, el CICR está apoyando a la clínica móvil de la Cruz Roja de la India que brinda atención médica a los aldeanos de localidades alejadas y permite que los heridos y los enfermos sean evacuados a los hospitales. También hemos prestado ayuda en el estado de Chhattisgargh. En Assam, la Cruz Roja de la India y el CICR han entregado artículos domésticos, además de instalaciones de abastecimiento de agua y saneamiento, para las personas desplazadas o afectadas de otro modo por la violencia por motivos étnicos. La delegación seguirá apoyando a la Cruz Roja de la India en esos ámbitos, sobre todo en el de salud.

 

Nuestra delegación promueve el DIH y otras normas internacionales entre las fuerzas armadas, la policía y los estudiantes. Además, realiza campañas para sensibilizar a los medios de comunicación sobre cuestiones humanitarias. Por último, nuestro departamento jurídico asesora a las autoridades nacionales del sur de Asia en lo relativo a la ratificación y la aplicación de los tratados de DIH. Sin duda, somos una delegación muy activa.

 

  Acaba de concluir su primer año en India. ¿Cuáles han sido hasta ahora los principales desafíos?  

 

Nuestros equipos han evaluado las necesidades sanitarias y humanitarias de las personas afectadas por la violencia en los estados de Assam y Nagaland, en el nordeste, así como en las regiones donde está activo el movimiento naxalita (maoísta). En un futuro cercano, esperamos poder comenzar a trabajar con la Cruz Roja de la India para ayudar a las víctimas más vulnerables de la violencia.

 

El Gobierno de la India valora la acción neutral e imparcial del CICR destinada a ayudar a las víctimas del conflicto. Por ello, durante el conflicto de Sri Lanka, India donó bienes al CICR por un valor de casi cinco millones de dólares, para distribuirlos de conformidad con nuestro modus operandi . Este es un paso importante y alentador hacia una mayor cooperación entre el CICR y las autoridades indias.

 

  ¿Qué cuestiones se propone abordar el CICR?  

     

El CICR se propone fortalecer el diálogo con el Gobierno sobre asuntos operacionales que afectan a India directamente; además, desea construir una relación más sólida que permitiría reflejar el papel internacional cada vez más importante de India como potencia emergente. Ya hemos comenzado a intercambiar opiniones sobre temas como Sri Lanka y Afganistán, y esperamos profundizar nuestros contactos e intercambios sobre temas multilaterales.