• Enviar
  • Imprimir

Gaza: el CICR mantiene su firme decisión de ayudar a Gilad Shalit

23-06-2010 Entrevista

Han pasado casi cuatro años desde que el soldado israelí Gilad Shalit fue capturado. El CICR nunca ha cejado en sus esfuerzos por ayudarlo. En esta entrevista, Béatrice Mégevand-Roggo, jefa de las actividades operacionales del CICR en Oriente Medio, da más detalles al respecto.

     

 
   
Béatrice Mégevand-Roggo 
         

  ¿Puede describirnos lo que el CICR ha estado haciendo para ayudar a Gilad Shalit?  

     

Continuamos haciendo tantas gestiones como cuando Gilad Shalit fue capturado. Seguimos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para que se nos autorice a visitarlo o, al menos, verificar si se le permite comunicarse con sus familiares. Nuestros esfuerzos siguen siendo tan intensos como antes, a pesar de que Hamas hasta ahora ha rechazado firmemente todos nuestros pedidos. Es inaceptable mantener cautivo a un soldado sin permitirle estar en contacto con sus familiares, tal como requiere el derecho internacional humanitario. Lamentamos particularmente que, al menos hasta ahora, las consideraciones de índole política hayan pesado más que las preocupaciones humanitarias.

Quisiera decir una vez más que estamos muy conscientes de la angustia y la frustración que sienten Noam y Aviva Shalit, los padres de Gilad. Nos hemos estado reuniendo con ellos para mantenerlos al corriente de nuestros esfuerzos. Sin embargo, como no podemos visitar a su hijo, lamentablemente no podemos darles información de primera mano sobre su estado.

  ¿Qué le han pedido exactamente a Hamas que haga?  

Hemos aumentado nuestros contactos con las autoridades de Hamas, por ejemplo en reuniones de alto nivel que recientemente tuvimos en Gaza y Damasco. Hemos pedido que se nos autorice a visitar a Gilad Shalit y hemos tratado de obtener información sobre su estado. También hemos pedido que Hamas entregue a Gilad Shalit las miles de cartas y tarjetas postales que le fueron enviadas por diversas organizaciones, así como por escolares y otras personas. Lamentamos profundamente que todos esos pedidos hayan sido rechazados. También hemos estado recordando permanentemente a sus captores las obligaciones que tienen en virtud del derecho internacional humanitario: proteger su vida, brindarle un trato humano y permitirle mantener contactos frecuentes y sin condiciones con sus familiares.

Como regla general, el CICR trabaja discretamente, con bajo perfil, porque cree que ese modo de proceder es el más apropiado para lograr resultados. Es lo que hemos estado haciendo desde el inicio. Sin embargo, el 14 de junio, dijimos públicamente que Hamas, al no permitir que el señor Shalit mantenga contactos con sus familiares, estaba violando el derecho internacional humanitario. Fue la primera vez que lo dijimos públicamente. Pero no fue la primera o la única vez que hicimos declaraciones públicas acerca de Gilad Shalit. En varias ocasiones hemos instado públicamente a Hamas a que nos p ermita visitar al señor Shalit o a que, por lo menos, le permitan estar en contacto con sus familiares. Todos esos pedidos han sido lisa y llanamente rechazados.

  ¿Con qué argumentos Hamas justifica su negativa a que el CICR visite a Gilad Shalit o que éste intercambie noticias con sus familiares?  

Más allá de las razones de su decisión de impedirle a Gilad Shalit mantener contactos regulares con sus familiares, Hamas tiene la obligación, conforme al derecho internacional humanitario, de permitirle esos contactos. Hamas dijo públicamente que, por razones de seguridad, no podía permitir al CICR visitar a Shalit. Sin embargo, las consideraciones en cuanto a la seguridad no justifican el hecho de impedirle al señor Shalit, durante casi cuatro años, que intercambie noticias con sus familiares.

Además, el tema del contacto con los familiares no debería vincularse a las negociaciones sobre la liberación de Shalit (en las que, dicho sea de paso, el CICR no tiene participación). Hamas tiene la obligación de proteger la vida y la dignidad de todo soldado capturado. Los contactos con los familiares se deben permitir en forma incondicional sobre la base de fundamentos meramente humanitarios y de conformidad con el derecho internacional humanitario.

  ¿Está Israel autorizado a prohibir que las personas procedentes de Gaza que se encuentran detenidas en Israel sean visitadas por sus familiares, dado que Hamas no permite las visitas a Gilad Shalit?  

     

Tanto Israel como Palestina tienen obligaciones respecto de las personas que detienen y no pueden desligarse de sus obligaciones con el argumento de la falta de reciprocidad. Este principio es central en el derecho humanitario.

El derecho internacional humanitario y el derecho de los derechos humanos establecen que se deben respetar los derechos familiares de todas las personas. De modo que se debe dar a las personas en cautiverio la oportunidad de mantener contactos regulares con sus seres queridos. Durante décadas se ha aceptado un programa del CICR que permite que familias palestinas viajen con frecuencia a visitar a parientes detenidos en cárceles israelíes, y el CICR ha aceptado los controles de seguridad que se le impusieron. Pero el programa ha sido suspendido por lo que respecta a las familias procedentes de Gaza. El CICR ha instado en repetidas ocasiones a que se reanuden las visitas de familiares a los detenidos de Gaza en Israel.

  ¿Cuáles son los principales retos que se presentan al CICR en sus tareas relativas a las personas detenidas y a las personas desaparecidas?  

     

Las visitas a las personas privadas de libertad y las actividades necesarias para que intercambien noticias con sus familiares se cuentan entre las prioridades de la organización. Son, además, uno de los principales retos que el CICR tiene en todo el mundo. Cada año, los delegados del CICR visitan a casi medio millón de detenidos en más de 70 países y ayuda a intercambiar más de medio millón de mensajes de Cruz Roja, más de una cuarta parte de ellos entre detenidos y sus familiares. Esto es lo que podemos hacer; hay límites en cuanto a lo que el derecho internacional humanitario nos permite hacer. Suele suceder que no podemos hacer mucho más que recordar a quienes controlan la situación su obligación de respetar el derecho.