• Enviar
  • Imprimir

Gestión de cadáveres sin identificar: dar respuesta a las familias, una prioridad del CICR

20-07-2010 Entrevista

Médicos forenses de prácticamente todos los estados de México y del Distrito Federal participaron del 28 al 30 de junio en el Primer Encuentro Nacional de Servicios Médicos Forenses: la gestión de cadáveres sin identificar, organizado por el CICR y el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal. En esta entrevista, el doctor Morris Tidball-Binz, coordinador forense del CICR, habla sobre la importancia del manejo adecuado de los cadáveres y su identificación.

     

 
   
Morris Tidball-Binz 
         

  ¿En qué consiste la gestión de cadáveres sin identificar y por qué el CICR trabaja este tema?  

 

Cuando hablamos de gestión de cadáveres nos referimos a los pasos que se siguen desde su hallazgo y recolección hasta su entrega, y que incluyen su identificación, pero también la indagación que se realiza para descubrir las posibles causales y circunstancias de muerte. Desde un punto de vista humanitario, se trata de garantizar y asegurar un manejo digno y correcto de los cadáveres, y asegurar el derecho de los familiares y de la sociedad de saber lo ocurrido, recuperar, nombrar, velar y honrar a sus muertos.

 

El CICR tiene un interés especial en este tema en relación con las personas desaparecidas en conflictos armados y otras situaciones de violencia, toda vez que es un derecho fundamental de las familias conocer el paradero de sus seres queridos desaparecidos en estas situaciones.

 

La correcta gestión de los cadáveres es un paso fundamental para dar respuesta a las familias en cuanto al paradero de sus seres queridos. Es un componente clave para atender el problema de las personas desaparecidas, una de las prioridades del CICR.

 

  ¿Cuáles son las necesidades del contexto mexicano en cuanto a la gestión de cadáveres sin identificar?  

     
©CICR/J.C.Torres 
   
Distribución de material sobre gestión de cadáveres sin identificar entre participantes del Primer Encuentro Nacional de Servicios Médicos Forenses en México 
         

Según estimaciones más bien conservadoras, entre dos y tres mil cadáveres permanecen sin identificar y son inhumados cada año en México en panteones municipales, fosas comunes o entregados a facultades de Medicina. Un porcentaje importante de dichos cadáveres correponderían a personas migrantes y a víctimas de la violencia derivada del crimen organizado. Detrás de cada uno de estos cadáveres hay una familia que está buscando a esa persona y que tiene el derecho a saber, pero también a elaborar el duelo, los ritos funerarios y a cerrar el trauma que ocasiona la desaparición de un ser querido.

 

En México, no existe un registro nacional unificado que reúna toda la información de los cadáveres sin identificar, los datos físicos recogidos durante las autopsias ni las denuncias de desaparición presentadas por los familiares. Tampoco existen formatos únicos para recopilar la información de personas desaparecidas y de los cadáveres no identificados a los fines de su identificación. Las distintas agencias en el país utilizan formatos diversos o distintas modalidades en sus investigaciones, lo que hace casi imposible la búsqueda, el cotejo, la comparación de resultados y las consultas a nivel nacional.

 

  ¿Por qué convocaron a este evento el CICR y el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal?  

 

El objetivo es contribuir a reducir el número de cadáveres no identificados en México.

 

Sin embargo, los objetivos más inmediatos del Primer Encuentro Nacional de Servicios Médicos Forenses eran explorar la posibilidad de contar con un registro único de personas desaparecidas y de cadáveres sin identificar, junto con un manual y protocolo único e, idealmente, con una plataforma informática nacional que permita búsquedas en tiempo real y cotejos para acotar posibles identificaciones, fortaleciendo así la capacidad de las instituciones para identificar los cadáveres no identificados en todo el país.

 

Se invitó al encuentro a especialistas de Colombia y de Chile, pues en estos países se han desarrollado protocolos y sistemas de búsqueda naci onal unificados para la identificación de cadáveres que han arrojado resultados muy promisorios; principalmente Colombia, donde se ha utilizado para la localización e identificación de personas fallecidas reportadas como desaparecidas. Asimismo, se invitó a forenses españoles especializados en la búsqueda e identificación de desaparecidos, tanto en catástrofes como de la guerra civil española.

 

  ¿Satisfizo el encuentro las expectativas?  

 

El encuentro superó ampliamente las expectativas de los organizadores y participantes. Se trató nada más y nada menos que de la primera reunión en la historia de directores y/o representantes de Servicios Médicos Forenses de todo México. Los participantes acordaron una serie de propuestas para mejorar la capacidad nacional para la gestión e identificación de cadáveres y mejorar la atención a los familiares y deudos. Esto incluye la elaboración de un protocolo nacional para identificación de cadáveres, la promoción de un registro nacional de personas desaparecidas y cadáveres sin identificación y el refuerzo de la comunicación y cooperación entre los Servicios Médicos Forenses y otras agencias en èstas y otras materias.

 

Además, los asistentes participaron en un simulacro complejo de rescate e identificación de cadáveres y atención de familiares. Este ejercicio familiarizó a todos los participantes con protocolos y formularios internacionales de gran utilidad práctica para el país.