• Enviar
  • Imprimir

Las personas desaparecidas: una importante preocupación humanitaria

28-08-2009 Entrevista

Los familiares de las personas desaparecidas sufren por no saber qué ha sido de sus parientes desaparecidos a causa de conflictos armados o de violencia interna. A continuación, Morris Tidball-Binz, médico forense del CICR, explica el papel de los forenses en el proceso de averiguar lo sucedido a las personas desaparecidas.

     

 
   
Morris Tidball-Binz 
         

  Normalmente uno no asocia la medicina forense con la acción humanitaria. ¿De qué modo esa ciencia ayuda al CICR a cumplir su labor humanitaria?  

En el derecho internacional humanitario, las partes en un conflicto armado deben tratar los restos humanos de forma digna y adecuada, y ayudar a averiguar qué les sucedió a las personas desaparecidas.

Las ciencias forenses se consideran indispensables para la recuperación, la gestión y la identificación de las personas fallecidas que fueron dadas por desaparecidas, así como para la identificación de las personas vivas.

El CICR es la única organización humanitaria que cuenta con experiencia y conocimientos forenses. Tiene un equipo de expertos especializados en investigar casos de personas d esaparecidas que ofrece asesoramiento técnico y apoya la capacitación en materia forense para ayudar a dar respuestas a los familiares.

  ¿De qué manera las ciencias forenses pueden contribuir a averiguar lo sucedido a las personas desaparecidas y por qué ello es tan importante para los familiares?  

Las ciencias forenses pueden dar respuestas objetivas acerca de la identidad de la persona desaparecida, viva o muerta, así como de lo que le ha sucedido. Estas ciencias se basan en herramientas de varias disciplinas, que cada vez más se emplean en forma combinada en los equipos forenses multidisciplinarios. Entre esas disciplinas se cuentan la antropología, la arqueología, la patología, el reconocimiento de huellas digitales, la odontología y la genética, incluido el análisis forense de ADN.

  “Las ciencias forenses se consideran indispensables para la recuperación, el tratamiento y la identificación de las personas fallecidas que fueron dadas por desaparecidas, así como para la identificación de las personas vivas".  

Cada una de estas ciencias puede ayudar a descubrir información clave necesaria para identificar a las personas desparecidas. El patólogo realizará la autopsia para conocer las características físicas de la persona, así como la causa y las circunstancias de la muerte. Puede construir un perfil del individuo y luego compararlo con la información sobre una persona desaparecida, para ver si coinciden.

Un antropólogo forense analiza los restos del esqueleto humano para determinar la edad, el sexo, la estatura o la ascendencia de la persona, entre otras cosas.

Un genetista forense puede comparar el ADN de un niño que ha sido separado de sus familiares con el de parientes biológicos para confirmar la identidad d el niño. El análisis de ADN también puede servir para identificar restos humanos.

Los arqueólogos forenses ayudan a que los restos humanos y otras pruebas sean recuperados de forma adecuada a fin de que se pueda obtener la mayor cantidad posible de información que ayudará a identificar a la persona.

El empleo de las ciencias forenses para averiguar lo sucedido a las personas dadas por desaparecidas es relativamente nuevo. El primer banco de datos genéticos oficial para la búsqueda de personas desaparecidas se creó en Argentina en 1987, como respuesta directa a las necesidades de los familiares. Las abuelas de niños que habían desaparecido con sus padres solicitaron a la comunidad científica internacional que les ayudara a desarrollar nuevos métodos y técnicas forenses, sobre todo en genética forense, para utilizar en la búsqueda y la recuperación de sus nietos. La increíble determinación de esas mujeres sentó las bases para el desarrollo y la aplicación de una nueva rama de las ciencias forenses, que ahora se aplica en todo el mundo.

  ¿Cuáles son los desafíos de utilizar las ciencias forenses para identificar a las personas desaparecidas?  

Los desafíos son varios. Durante e inmediatamente después de un conflicto, buscar a una persona desaparecida suele ser una de muchas necesidades urgentes, pero rara vez es una prioridad. Para realizar investigaciones forenses acerca de una persona desaparecida se necesitan recursos financieros y humanos, que no siempre están disponibles apenas termina un conflicto.

Las personas desaparecidas suelen proceder de comunidades de bajos recursos, y es posible que no se cuente con sus historias médicas u odontológicas, que a veces facilitan mucho la identificación.

Las investigaciones forenses pueden ser riesgosas, en la medida en que pueden dar lugar a amenazas o ataques de las diferentes facciones. Otro riesgo que corren los investigadores es la exposición a los restos explosivos de guerra.

Para realizar investigaciones forenses de las personas desaparecidas, los países tienen que invertir en recursos humanos y técnicos, lo que a veces está fuera de sus posibilidades. Por ello, el CICR ofrece capacitación, equipos y asesoramiento en todo el mundo a fin de ayudar a construir capacidades forenses locales sostenibles.

Durante varios años hemos ofrecido capacitación forense a profesionales locales en Irak, así como equipos médicos y servicios médicos y forenses para el debido tratamiento y la identificación de los restos humanos. En Irán, hemos brindado cursos de formación sobre análisis forenses de ADN para ayudar a los profesionales y a las instituciones locales que participan en los procesos de identificación de las personas fallecidas en la guerra. El CICR también colabora con ambos países en sus esfuerzos conjuntos por recuperar e identificar los restos de las personas desaparecidas a raíz de la primera guerra del Golfo. La asistencia incluye una base de datos desarrollada por la organización para recabar, procesar y analizar grandes volúmenes de datos forenses.

En los últimos años, los medios de comunicación se han referido erróneamente a las ciencias forenses como una herramienta infalible. De modo que las expectativas creadas en torno a esta tarea también pueden ser un desafío. Las ciencias forenses no pueden resolver todos los problemas. Aun contando con los recursos adecuados a veces es imposible recuperar o identificar algunos cuerpos. Esto puede ser muy difícil de entender o de aceptar para los familiares e incluso para la opinión pública.

  ¿Dónde se aplican las ciencias forenses para identificar a personas y en qué contextos han obtenido mayores resultados?  

El problema de las personas desaparecidas es universal. Donde ha habido un conflicto armado, hay personas desaparecidas. El problema puede extenderse a lo largo de varias generaciones. En España, por ejemplo, los familiares siguen buscando respuestas de sus allegados desaparecidos tras la guerra civil, y cada vez más se utilizan las ciencias forenses para recuperar e identificar los restos humanos.

En Chipre, por ejemplo, se han obtenido muy buenos resultados. El CICR ofreció asesoramiento y apoyo para formar un equipo de expertos forenses chipriotas. Este equipo cuenta con miembros griegos, turcos y chipriotas procedentes de varias disciplinas, como arqueología, antropología y genética. El equipo trabaja con los familiares de las personas desaparecidas y es un modelo de “mejores prácticas”.

En los Balcanes, miles de personas desaparecidas han sido recuperadas e identificadas a través de investigaciones forenses a gran escala, utilizando nuevos métodos y tecnologías forenses.

En Oriente Medio, Irán, Irak, Kuwait y Líbano, se están haciendo considerables esfuerzos para dar respuestas a las personas que perdieron a familiares a causa de los conflictos armados en la región.

Las investigaciones continúan en varios países de América Latina, como Argentina, Colombia, Chile, Guatemala y Perú.

Muchos países africanos, como Angola, Etiopía, Kenia, Marruecos, Sierra Leona y Sudáfrica han iniciado proyectos de medicina forense.

La búsqueda de personas desaparecidas en Asia ha incluido investigaciones forenses en varios países, incluidos Timor Leste, Nepal, Filipinas y Sri Lanka.

En la mayoría de los países y contextos donde se están realizando investigaciones para buscar a personas desaparecidas, el CICR ofrece asesoramiento y apoyo técnico para construir capacid ades. El objetivo es ayudar a dar respuestas a las familias y apoyar su derecho a saber.