Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

El papel del CICR como intermediario neutral: clave para la acción humanitaria

10-07-2008 Entrevista

El papel del CICR como intermediario neutral le ha permitido ayudar a muchas personas afectadas por conflictos armados o por violencia interna. Pierre Krähenbühl, director de operaciones del CICR, explica lo que esto significa en la práctica.

  ¿Qué significa el papel de "intermediario neutral" del CICR y por qué es importante?  

     

La acción humanitaria, neutral e independiente en situaciones de conflicto armado y de violencia interna forma parte del cometido del CICR y también de su identidad. El CICR procura dialogar con todos los actores de los conflictos armados o de las situaciones de violencia interna, así como con las personas que sufren las consecuencias, a fin de que acepten y respeten a la Institución. De este modo, por lo general, logramos acceder a las víctimas de la violencia y a los actores implicados y buscamos garantizar la seguridad de nuestro personal. Así podemos llegar hasta todas las personas que necesitan ayuda en ambos lados de las líneas de frente en zonas donde hay conflictos activos, como en Afganistán, Colombia, Irak, Somalia, Sudán y Sri Lanka.

El papel de intermediario neutral del CICR deriva lógicamente de su enfoque operacional. En muchos casos, significa negociar con las partes el acceso a las personas, por ejemplo para llegar hasta el campo de batalla o hasta un hospital, a fin de facilitar los servicios de ayuda humanitaria a las víctimas de los conflictos.

  ¿Existe una base jurídica de ese papel de intermediario neutral del CICR?  

     

Sí. Se basa en disposiciones jurídicas establecidas en los Convenios de Ginebra, así como en los Estatutos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. El papel de intermediario neutral puede cumplirse a través de los buenos oficios o, con menor frecuencia, de la mediación . Más allá de la forma que adopte, el CICR necesita contar con el consentimiento de todas las partes antes de actuar. La finalidad principal es que toda acción que se emprenda alivie el sufrimiento de las personas cuya vida ha sido afectada por un conflicto. Además, el CICR promueve la adhesión al derecho internacional humanitario, el conjunto de normas que protegen a los que no participan o han dejado de participar en las hostilidades.

  ¿Cómo se aplica en la práctica? ¿Puede darnos algunos ejemplos concretos?  

     

Hay varios aspectos del papel de intermediario neutral que cumple el CICR. Uno de ellos es permitir que los civiles puedan cruzar las líneas de frente o que reciban, en ambos lados de las líneas de frente, los bienes necesarios para su supervivencia. En Sri Lanka, por ejemplo, el CICR facilita el paso de los civiles y los bienes entre las zonas controladas por el Gobierno y las que están en poder de los Tigres de Liberación de Eelam Tamil. Además, con regularidad traslada al otro lado de la línea de frente los restos de los combatientes caídos para que sus familiares puedan sepultarlos.

También actuamos como intermediarios neutrales cuando organizamos el intercambio de noticias entre familiares a través de las líneas de frente o las fronteras, así como cuando reunimos a familiares separados por un conflicto. En colaboración con las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, transmitimos centenas de miles de mensajes de Cruz Roja por año. Con frecuencia, esos mensajes son el único medio de contacto entre familiares separados por un conflicto, así como entre personas detenidas y sus parientes.

  ¿Qué puede decirnos de la liberación de rehenes?  

     

En ocasiones, el CICR puede facilitar la liberación de personas privadas de libertad, por ejemplo, las que han sido capturadas por grupos armados. Sólo el año pasado, actuamos como intermediarios neutrales en la liberación de civiles coreanos capturados en Afganistán, de varios civiles chinos en Etiopía y Níger, y de docenas de civiles en poder de grupos armados en Colombia. En esos casos, todas las partes implicadas deben dar su consentimiento para que actuemos. Sin embargo, el papel de intermediario neutral no implica negociar la liberación de rehenes o de detenidos.

En muchos casos, el papel del CICR es una compleja combinación de intermediario neutral —buenos oficios y mediación— y de actor humanitario independiente y neutral que presta servicios directos, por ejemplo para permitir la evacuación de heridos que necesitan atención médica o la liberación, el traslado o la repatriación de personas privadas de libertad.

  ¿Cuáles son algunos de los principales desafíos que implica garantizar que el CICR sea visto como neutral e independiente por todos los actores que participan en conflictos armados?  

     

Desde el 11 de septiembre de 2001, sin duda se ha producido una polarización en la política mundial que ha dado lugar a ciertos cuestionamientos sobre la pertinencia de la acción humanitaria neutral. La lucha contra el terrorismo, combinada con la proliferación de actores no estatales, ha vuelto aún más difícil entablar un diálogo constructivo sobre nuestras preocupaciones humanitarias con todas las partes en conflicto.

Sin embargo, no tenemos ninguna duda acerca de la importancia del enfoque humanitario neutral e independiente del CICR ni del papel que podemos cumplir como intermediario neutral. En realidad, el mundo polarizado de hoy hace que este enfoque sea cada vez más necesario.