• Enviar
  • Imprimir

Las armas nucleares: una oportunidad histórica

20-04-2010 Entrevista

En los últimos meses, gracias a una dinámica actividad diplomática, las armas nucleares y su proliferación han pasado a ocupar el primer puesto en los programas de acción de los Estados, ofreciendo oportunidades largamente esperadas para lograr progresos en esta materia. El 20 de abril, el Presidente del CICR exhortó a los Estados a garantizar que nunca más se vuelvan a utilizar las armas nucleares y negociar un acuerdo internacional en el que se prohíban y eliminen estas armas de destrucción. Como explica Peter Herby, jefe de la Unidad de Armas del CICR, la Institución considera que hoy existe la oportunidad histórica de poner fin a la era de las armas nucleares.

     

 
   
Peter Herby, jefe de la Unidad de Armas del CICR. 
         

  1. ¿Cuáles son las preocupaciones del CICR con respecto a las armas nucleares?  

Las armas nucleares provocan un grado de destrucción jamás visto y ocasionan un sufrimiento humano indescriptible. La devastación que causan hace que sea extremadamente difícil llevar ayuda inmediata a las víctimas. Por otra parte, es imposible controlar sus efectos en el espacio y en el tiempo, y su uso conlleva riesgos de escalada y proliferación. Por todas estas razones, representan una grave amenaza al medio ambiente, a las generaciones futuras y a la supervivencia de la humanidad.

  2. En su calidad de guardián del derecho internacional humanitario (DIH), ¿cuál es la posición del CICR acerca de la forma en que estas armas están contempladas en las leyes de la guerra?  

En 1996, el CICR acogió con beneplácito el hecho de que la Corte Internacional de Justicia, en su opinión consultiva acerca del uso de las armas nucleares, confirmara que los principios de distinción y de proporcionalidad establecidos en el DIH son " intransgredibles " y que se aplican también a las armas nucleares. Al aplicar esos principios a las armas nucleares, la Corte llegó a la conclusión de que " el empleo de armas nucleares sería en general contrario a los principios y normas del derecho internacional humanitario " .    

Es difícil para el CICR encontrar una situación en la que la utilización de armas nucleares pueda ser compatible con las normas del derecho internacional humanitario. Además, teniendo en cuenta el particular poder de destrucción de las armas nucleares, el CICR llama a los Estados a garantizar que esas armas no se utilicen jamás, independientemente de las opiniones sobre la legalidad de su empleo.

Apoyamos las medidas destinadas a prevenir su proliferación y los esfuerzos por negociar un acuerdo internacional en el que se disponga la prohibición de su uso y su total eliminación.

  3. ¿Por qué el CICR formula una declaración sobre las armas nucleares en este momento en particular?  

Tras muchos años de abandono, la cuestión de las armas nucleares ha ganado posiciones en el programa internacional, y crece el apoyo político en favor del establecimiento de un proceso creíble para la eliminación de estas armas en todo el mundo. Consideramos que ésta es una importantísima oportunidad para lograr progresos en esta materia. Hace un año, el objetivo de " un mundo sin armas nucleares " recibió el apoyo d e los dos países que poseen los mayores arsenales de esas armas, Estados Unidos y Rusia, y la cumbre del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebrada en septiembre de 2009 también hizo suyo ese objetivo. Además, los Estados partes en el Tratado de No Proliferación Nuclear se reunirán el mes entrante, en una coyuntura crítica para el Tratado. Por otra parte, los países que poseen armas nucleares se han multiplicado en las últimas décadas. Estos y otros acontecimientos han reavivado el debate sobre las armas nucleares y un creciente número de gobiernos y organizaciones de la sociedad civil ha solicitado la opinión del CICR sobre esta cuestión.

En efecto, el mundo se encuentra en una encrucijada. Las decisiones que se adopten en los meses y años venideros determinarán si se sigue un proceso creíble para la eliminación de las armas nucleares, o si cada vez más Estados y posiblemente actores no estatales obtendrán armas nucleares, incrementando así las probabilidades de su empleo, con terribles consecuencias para la población civil. El uso a gran escala de esas armas también causaría graves efectos en el medio ambiente y podría hacer que grandes zonas del planeta se tornen inhabitables para el ser humano.

Históricamente, las actividades que se llevan a cabo sobre las armas nucleares en los foros dedicados al desarme se han concentrado en las funciones de seguridad y disuasión que cumplirían estas armas. Sin embargo, nosotros consideramos que es necesario garantizar que las consecuencias humanitarias de las armas nucleares y el derecho internacional humanitario tengan un lugar prominente en el debate. Los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki tuvieron lugar hace casi 65 años, pero es imprescindible que la tragedia humana de esos acontecimientos esté muy presente en nuestro pensamiento cuando se adopten decisiones relativas a la proliferación y al posible uso futuro de estas armas.

  4. ¿Es ésta la primera vez que el CICR se expide acerca de las armas nucleares?  

No, no es la primera vez. El Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja viene expresando su opinión acerca de las armas nucleares desde que se utilizaron por primera vez en Hiroshima, el 6 de agosto de 1945. El Dr. Marcel Junod, que en esa época se desempeñaba como delegado del CICR en Lejano Oriente, fue uno de los primeros testigos extranjeros de los efectos del ataque y más tarde, describió los devastadores efectos de la bomba en su obra " El desastre de Hiroshima " (publicada en la Revista Internacional de la Cruz Roja, en 1982), donde dejó constancia de la sobrecogedora devastación y del atroz sufrimiento humano que presenció.

El Movimiento hizo pública su alarma por el uso de las armas nucleares tras los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki y, en septiembre de 1950, el CICR expresó el deseo de que se pusiera fin a esas armas. En 1950, el CICR exhortó a los Estados partes en los Convenios de Ginebra a hacer todo lo posible por alcanzar un acuerdo sobre la prohibición de las armas nucleares. Posteriormente, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja articuló sus opiniones acerca de las armas de destrucción masiva, incluidas las nucleares, en las resoluciones adoptadas en ocho conferencias internacionales que contaron con la participación de los Estados, celebradas entre 1948 y 2009. Además, hemos presentado nuestra posición acerca de las armas nucleares ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en octubre de 1996 y, más recientemente, en octubre de 2009. El 20 de abril de 2010, el Sr. Jakob Kellenberger, actual Presidente del CICR, pronunció una alocución sobre este tema ante los diplomáticos y los representantes de las Misiones Permanentes en Ginebra. 

  5. ¿El CICR está haciendo un llamamiento a favor de la prohibición de las armas nucleares?  

Como institución humanitaria, el CICR insiste en que las armas nucleares no deben usarse jamás e insta a todos los Estados a aprovechar las excepcionales oportunidades que se han presentado para poner fin a la era del armamento nuclear.

Apoyamos con firmeza la prohibición y la eliminación de las armas nucleares mediante la concertación de un tratado internacional de carácter jurídicamente vinculante. Los Estados que son partes en el Tratado de No Proliferación Nuclear ya se han comprometido a celebrar negociaciones encaminadas a lograr la prohibición y la completa eliminación de las armas nucleares a través de un tratado internacional jurídicamente vinculante. Pero, para que sea eficaz, ese tratado deberá no sólo prohibir las armas nucleares sino también establecer otras medidas destinadas a impedir su proliferación y controlar el acceso a los materiales y la tecnología que puedan utilizarse para su producción.

  6. ¿Cuál es el papel del CICR en el debate más amplio sobre las armas nucleares?  

Consideramos que el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja puede efectuar una contribución importante, garantizando que el costo humano de las armas nucleares y las normas fundamentales del derecho internacional humanitario ocupen un lugar prominente en el debate sobre las armas nucleares. Para ello, el Movimiento recuerda a todas las partes interesadas la grave amenaza que esas armas entrañan para la humanidad, sensibiliza al público acerca de las actuales oportunidades y presta apoyo a las medidas claramente encaminadas a la eliminación de las armas nucleares.