• Enviar
  • Imprimir

Experiencia del CICR en el ámbito de la cirugía de guerra

26-05-2009 Entrevista

Chris Giannou, cirujano de guerra del CICR, explica el alcance y los objetivos de la nueva publicación de la Institución: War surgery: working with limited resources in armed conflict and other situations of violence (Cirugía de guerra: trabajar con recursos limitados en conflictos armados y otras situaciones de violencia). Como coautor del libro, el Dr. Giannou explica la política y las prácticas generales del CICR en materia de cirugía de guerra, así como el nuevo material que se presentan en la publicación.

     

 
   
Chris Giannou, cirujano de guerra del CICR 
                   
War surgery: working with limited resources in armed conflict and other situations of violence (Cirugía de guerra: trabajar con recursos limitados en conflictos armados y otras situaciones de violencia) 
         

  ¿Cuál es la idea básica detrás de esta nueva publicación?  

     

Las cirugías de guerra se desenvuelven en un ambiente austero y en circunstancias precarias. Se trata de situaciones que normalmente se definen como de subdesarrollo en lo que respecta a la infraestructura y la falta de recursos humanos y de tecnología moderna. Las condiciones de trabajo son difíciles, debido al entorno geográfico, el aislamiento del lugar y la exposición al clima, además del estrés y el peligro que acarrea el hecho de trabajar en una zona de conflicto armado. 

El CICR ha adquirido considerable experiencia en la atención de víctimas de los conflictos armados en entornos austeros, sobre todo en lugares donde el sistema de salud ha sufrido perturbaciones graves. Estos conocimientos se han obtenido durante la aplicación de tres programas distintos, pero relacionados entre sí, que la Institución lleva adelante en varios países afectados por conflictos armados y otras situaciones de violencia:

1. Hospitales independientes dirigidos por el CICR.

2. Apoyo a hospitales locales mediante la presencia, por períodos breves, de equipos de cirujanos expatriados, una de cuyas prioridades es formar al personal local y fortalecer sus capacidades; la provisión de suministros y equipos; la renovación de la infraestructura y de los sistemas de abastecimiento de agua y de saneamiento, y la provisión de incentivos económicos y salarios para el personal local, cuando es necesario.

3. Organización de seminarios sobre cir ugía de guerra, que ofrecen oportunidades para intercambiar experiencias y conocimientos entre colegas.

Esta nueva publicación reúne los conocimientos sobre definición de protocolos y procedimientos clínicos que el CICR adquirió a través de esos tres tipos de programas. Buena parte del contenido se basa en los debates e intercambios entre los cirujanos del CICR y los colegas que han participado en más de 120 seminarios sobre cirugía de guerra organizados por la Institución en más de treinta países afectados por conflictos.

  ¿Qué hay de nuevo en este libro?  

 
Para ayudar a los cirujanos que afrontan, por primera vez, el desafío de atender a pacientes con heridas de guerra en condiciones extremas, nuestros predecesores en el Departamento Médico del CICR habían publicado un manual básico de referencia: Surgery for victims of war (Cirugía para víctimas de guerra). Las primeras tres ediciones de este libro se distribuyeron ampliamente y tuvieron una excelente acogida en todo el mundo.
 

Inicialmente, se pensó en publicar una cuarta edición de esta obra clásica, pero la evolución de la práctica quirúrgica del CICR y las preguntas y solicitudes planteadas durante los seminarios sobre cirugía de guerra pronto nos hicieron ver que era necesario publicar un libro enteramente nuevo, en dos volúmenes.

En el volumen 1 se ha incluido una considerable cantidad de material nuevo, sobre todo en los capítulos no dedicados a la cirugía en sí, que abordan cuestiones generales relativas a la coordinación, la logística y los principios en que se basa la modalidad del CICR. Entre los materiales nuevos figuran los siguientes:

     
©CICR / B. Heger / sd-e-02138 
   
Sudán, región de Djebel Mara: un grupo de médicos con base en Nyala realiza una cirugía de urgencia en una clínica de campaña. 
           
  • Características especiales de la cirugía en tiempo de conflicto
  •    
  • Derecho internacional humanitario aplicable
  •    
  • Balística de las heridas
  •    
  • Epidemiología de las víctimas de guerra
  •    
  • La cadena del cuidado de las víctimas
 

También se han incluido las últimas novedades en el ámbito de la cirugía por trauma (resucitación en la sala de urgencias, cirugía de control de daños, y la tríada mortal formada por la hipotermia, la acidosis y la coagulopatía). Los capítulos relativos a la cirugía han sido reescritos por completo.

  ¿Puede darnos algunos ejemplos de lo que el CICR ha aprendido a través de estos programas de cirugía de guerra, a lo largo de los años?  

       

La modalidad del CICR se basa en el concepto de la idoneidad: lo que es idóneo para un contexto no necesariamente es aplicable a otro, y la clave del éxito en las actividades operacionales reside en definir la respuesta correcta -idónea- para cada situación.

Se pueden establecer varios niveles de atención quirúrgica para los heridos de guerra, según los recursos humanos y la tecnología disponibles. Hay cuatro niveles básicos de organización y complejidad para la atención quirúrgica de pacientes con heridas de guerra:

1. El ejército tradicional de un país industrializado, donde se ofrece al soldado el mismo nivel de atención que el que reciben las personas civiles víctimas de trauma en su país de origen.

2. Países con economía emergente, donde es posible recibir atención de alta complejidad en las ciudades principales, pero no en las zonas rurales remotas, donde tiene lugar la mayoría de los conflictos armados modernos.

3. Países de bajo nivel de ingresos donde, incluso en tiempo de paz, los servicios médicos básicos no dan abasto y el sistema de salud pública es una de las primeras víctimas del conflicto armado.

4. Actores no estatales y poblaciones civiles beligerantes. En este marco, la disponibilidad de atención médica puede ser casi inexistente.

En todos estos casos, las patologías son similares, pero los medios terapéuticos y de diagnóstico exhiben amplias diferencias. A veces, la tecnología es relativamente moderna y se dispone de abundante personal calificado. En la mayoría de los contextos donde está presente el CICR (niveles 3 y 4), lo " idóneo " suele consistir en aprovechar al máximo los limitados recursos disponibles. La experiencia del CICR ha demostrado que puede lograrse mucho en favor de los heridos de guerra media nte el uso de medios muy sencillos, pero científicamente adecuados e idóneos. Esta modalidad ha demostrado ser muy económica, lo que es sumamente importante en países con recursos económicos limitados, donde cada centavo que se gasta en la curación es un centavo menos para la prevención.

     
©CICR / V. Louis / so-e-00302 
   
Mogadiscio: Un médico en el hospital Keysaney, dirigido por la Media Luna Roja Somalí y apoyado por el CICR, opera a un paciente herido durante un bombardeo. 
         

  ¿Quiénes se beneficiarán más de esta publicación?  

     

En la mayoría de los casos, la práctica del CICR no se diferencia mucho de la que lleva adelante un hospital público en una zona rural de un país de bajo nivel de ingresos, que afronta la carga adicional que representa la atención de personas con heridas causadas por armas de guerra. La explicación de las técnicas corresponde al nivel de los conocimientos y de la práctica de los cirujanos generalistas en un hospital rural. Éstos suelen ser los primeros en examinar a los pacientes heridos durante un conflicto y saben que, en las c ircunstancias, es difícil o imposible derivarlos a establecimientos de mayor complejidad en la capital, ya que a veces ésta se encuentra a una distancia inaccesible. En este libro, intentamos ofrecer a los cirujanos civiles y militares de un país afectado por un conflicto, que carecen de formación especializada, asesoramiento básico sobre el tratamiento de diferentes heridas causadas por armas, describiendo los tipos de operaciones que han tenido buenos resultados en el ámbito del CICR y de prácticas comparables.

En segundo lugar, los cirujanos de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja o de organizaciones no gubernamentales, que salen por primera vez a cumplir una misión humanitaria y afrontan los desafíos de tratar patologías totalmente novedosas en condiciones extremas y en un entorno precario, sin duda se beneficiarán si leen este libro antes de partir.