• Enviar
  • Imprimir

Municiones en racimo: acción del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

30-07-2010

¿Qué hace el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para paliar los efectos de estas armas en la población civil?

  Desarrollo, promoción y aplicación de las normas  

     

El Movimiento desempeña una función clave en el desarrollo, la adopción y la promoción del derecho internacional humanitario.

Concretamente, el CICR lleva trabajando en la cuestión de las municiones en racimo desde el año 2000, cuando exhortó a que se adoptaran nuevas normas de derecho internacional humanitario que protegieran a la población civil de los efectos de estas armas. Asimismo, tanto la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja como el Consejo de Delegados llevan desde 1999 tratando de reforzar la protección a los civiles del empleo indiscriminado de armas y de sus efectos.

La novedad más destacable a este respecto es la Estrategia del Movimiento sobre las minas terrestres, las municiones en racimo y otros restos explosivos de guerra , de 2009, que fija objetivos concretos de cara a la promoción y aplicación de las normas relativas a las municiones en racimo.

  Prevención de accidentes y reducción de los efectos de la contaminación por armas  

     

“Contaminación por armas” es un término general que describe las actividades dirigidas a reducir los efectos de las minas, municiones en racimo y restos explosivos de guerra como bo mbas, granadas y proyectiles sin estallar que continúan matando y mutilando aun después del cese de los combates. En 1997, el CICR estableció en Ginebra un “Sector encargado de las actividades relativas a las minas”, como respuesta a la petición del Movimiento de que sea la organización de referencia en este ámbito.

Desde entonces, ha apoyado las actividades relativas a las minas en más de 40 países. El Movimiento lleva a cabo actividades de prevención de accidentes y reducción de los efectos de la contaminación por armas antes, durante y después de los conflictos, así como en situaciones de emergencia. Estas actividades pueden consistir en la recopilación y el análisis de datos, la reducción de riesgos, la educación sobre el peligro de estas armas, la realización de estudios técnicos y la remoción de artefactos.

Entre dichas actividades figuran la recopilación y análisis de datos, la reducción de riesgos, la educación sobre el peligro, y finalmente, los estudios técnicos y la remoción.