Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Primeras conclusiones del Proyecto "Porvenir" del CICR

16-12-1997 Comunicado de prensa 97/36

Ginebra (CICR) - El mes de julio de 1996, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) emprendió un proceso de análisis y de perspectiva del ámbito humanitario contemporáneo. Este proyecto se basa en cierto número de comprobaciones y de dificultades operacionales, relacionadas con la evolución de la situación, tanto en el mundo político como en la conducción de los conflictos modernos, desde el cese de la guerra fría. Los trágicos acontecimientos que marcaron la acción del CICR ese año de 1996 (en Burundi, el mes de junio, y en Chechenia, el mes de diciembre) contribuyeron a poner aun más de relieve la urgencia de la situación.

Tras más de un año de consultas y de debates a nivel interno y externo, durante los cuales los colaboradores del CICR manifestaron su opinión, se presentó el proyecto a la Asamblea del CICR (órgano supremo). Durante su reunión en Ginebra, los días 11 y 12 de diciembre de 1997, ésta aprobó el informe del proyecto " Porvenir " , con sus orientaciones y tomó varias decisiones estratégicas. Ese estudio es el marco de referencia del proyecto, que pasa así a la fase de realización. Hasta el mes de abril de 1998, se trazará y se aprobará un plan de aplicación, que después se aplicará gradualmente.

Mediante este ejercicio, el CICR reitera su misión fundamental, de índole exclusivamente humanitaria, y cuya vocación es proteger la vida y la dignidad de las víctimas de la guerra y de la violencia interna y prevenir los sufrimientos que estas situaciones causan.  

Una primera e importante comprobación es la incertidumbre que caracteriza, desde 1989, a la acción humanitaria. Preocupa particular mente al CICR el debilitamiento de las estructuras estatales, incluso aunque los Estados siguen siendo " los actores determinantes del sistema internacional " . El entorno internacional está influenciado por una corriente evolutiva que afecta a las necesidades mismas de las víctimas y de los agentes humanitarios. Le preocupa asimismo el no respeto de la dignidad humana en un creciente número de contextos, así como el recurso a la coartada humanitaria cuando no hay soluciones de índole política.

Así, las orientaciones estratégicas del CICR son:

  - revalorizar la acción humanitaria independiente, el conocimiento y el respeto del derecho y de los principios humanitarios,  

  - afianzar la acción por lo que atañe a la proximidad y a la duración,  

  - reforzar el dialogo con todos los       agentes,  

  - incrementar la eficacia de la Institución.  

La proximidad es uno de los conceptos clave del proyecto " Porvenir " . Ese concepto demuestra la voluntad que tiene y que tendrá el CICR de apoyarse más aun en sus colaboradores de diversas nacionalidades que prestan servicios sobre el terreno, y de consolidar sus relaciones con las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, miembros de un Movimiento que es una " fuerza autónoma esencial de la acción humanitaria a escala mundial " . Además, y habida cuenta de la índole de los conflictos contemporáneos, el CICR considera que su acción debe rápidamente " superar el marco de la estricta urgencia " ,   inscribirse " en la continuidad "   y servir para establecer una mejor relación entre las necesidades inmediatas y a más largo plazo.

Ante la creciente complejidad de las situaciones en las que ha de funcionar lo humanitario, el CICR se dotará de los medios para analizar y comprender mejor esos contextos. Ello implica la necesidad de movilizar las " fuerzas vivas del CICR en un esfuerzo de concertación con todos los agentes de la violencia " , sean tradicionales (como las fuerzas armadas de los Estados) o de más reciente formación.

Con esta finalidad, el CICR se compromete a manifestar una mayor apertura ante la diversidad cultural que lo rodea, relacionándose más estrechamente, en particular, con su Grupo de asesores internacionales al que consulta desde 1984, y con los dirigentes de Sociedades Nacionales. El CICR confirma, no obstante, que para conservar su independencia institucional se requiere el mantenimiento de la mononacionalidad suiza de su Asamblea.

En pocas palabras, el trabajo de síntesis realizado tiene como finalidad recordar al CICR que el contexto movedizo en el que lo humanitario de mañana ha de actuar lo obliga a potenciar la coherencia global de su acción y a adaptarse, sin perder por ello su identidad.