• Enviar
  • Imprimir

EL CICR y la Primera Guerra MundialII. La Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra

12-04-2000

       

  Museo Rath, Ginebra. Agencia Internacional de Prisioneros de Guerra. Ref. hist. 580/21

Las primeras grandes ofensivas de 1914 se caracterizaron por las batallas del norte y este de Francia, así como por los encarnizados combates en Rusia, dando paso a la captura de muchísimos prisioneros y causando bajas considerables.

Ya desde el comienzo de la guerra, el CICR tomó importantes medidas para hacer frente a esta dramática situación. El 15 de agosto de 1914, remitió una circular a las Sociedades Nacionales para pedirles que le indicaran la composición de sus comisiones especiales de prisioneros de guerra y proponerles que establecieran una oficina central en favor de los prisioneros de guerra, de conformidad con el cometido que le había conferido la Conferencia Internacional de la Cruz Roja, reunida en Washington el año 1912.

El 27 de agosto, el presidente del CICR, Gustave Ador, anunció mediante una circular la institución de la Agencia Internacional, con el fin de centralizar la información y la organización de los donativos a los prisioneros de guerra. Esta circular preveía igualmente que la Agencia clasificara las solicitudes recibidas y transmitiera una copia de las mismas a las Sociedades Nacionales del Estado detenedor para conocer el lugar de detención de las personas buscadas.

El 12 de octubre de 1914, la Agencia se instaló en el Museo Rath, en Ginebra, y estableció un sistema de tratamiento de información que le permitió tramitar con celeridad y eficacia las 5.000 solicitudes que le llegaban cada día.

   

  Agencia Central de Prisioneros de Guerra. Ficha de Charles de Gaulle . Ref. hist. 589/5

Basándose en las listas de los prisioneros de guerra que le facilitaron los Estados beligerantes, la Agencia hizo fichas para cada prisionero, clasificadas por ficheros nacionales, a las que se integraban las solicitudes de información. En cuanto “concordaba” una información con una solicitud, la Agencia podía aportar una respuesta a la familia o al municipio de origen de un prisionero de guerra al cual se refe ría la solicitud de información.

Para obtener información aun más precisa sobre la situación de los prisioneros de guerra, la Agencia estableció dos ficheros suplementarios: un fichero topográfico en el que se indicaba la ubicación de las tumbas de los soldados fallecidos y un fichero regimental.

Además, la Agencia se ocupó, al comienzo de la guerra, de la correspondencia, los donativos y los envíos de dinero a los prisioneros de guerra. Posteriormente, se hicieron cargo de esas actividades los servicios postales de los países neutrales: los correos suizo, danés, neerlandés y sueco.

Durante la guerra, la Agencia hizo 4.805.000 fichas y dio 1.854.914 paquetes y envíos de socorros colectivos.

El armisticio de noviembre de 1918 no entrañó el cierre de la Agencia, que prosiguió sus actividades de información en el marco de las grandes operaciones de repatriación de los prisioneros de las Potencias centrales y de los cautivos detenidos en Rusia.

Tras la firma de los tratados de paz de 1919, el CICR puso fin, el 31 de diciembre, al funcionamiento de la Agencia, que fue reemplazada por un servicio especializado en el CICR entre las dos guerras. Éste se encargaba de las investigaciones individuales, las gestiones relativas a los desaparecidos o incluso de expedir certificados a los ex prisioneros para que hagan valer sus derechos.

En 1916, la Cruz Roja Danesa abrió en Copenhague una agencia similar a la de Ginebra, que se encargó de recabar información sobre los prisioneros de guerra en el frente germano-ruso y prosiguió sus actividades hasta el 1 de abril de 1919. Durante la guerra, se estableció también otra agencia en Viena, bajo la égida del Gobierno austríaco, para tratar esencialmente las solicitudes relativas a los prisioneros de guerra austrohúngaros.