• Enviar
  • Imprimir

El conflicto entre Grecia y Turquía

25-11-2002

   

Guerra entre Grecia y Turquía 1922-1923. Se realiza una cirugía en un puesto

de socorros para los refugiados griegos de Asia Menor.

Ref. HIST-03132-18
 
 

Tras la Primera Guerra Mundial, Turquía parece quedar muy debilitada, y Grecia estima que podrá extender su soberanía en Asia Menor. En mayo de 1919, un cuerpo de expedicionarios griegos desembarca en Esmirna y emprende la conquista tierra adentro, llegando hasta la región central de Anatolia. Pero los turcos resisten; comienzan a recuperarse en agosto de 1922, y el 9 de septiembre reconquistan Esmirna. Se firma el armisticio en Moudania (Anatolia) el 11 de octubre de 1922. En enero de 1923, se reúne en Lausana una conferencia de todas las potencias interesadas en que se restablezca la paz en Oriente Próximo. El 30 de enero, Grecia y Turquía firman un acuerdo en el que se prevé la repatriación de todos los internados ci viles por ambas partes, cualquiera sea el número de ellos, y de todos los prisioneros de guerra turcos, así como de un número igual de prisioneros de guerra griegos. El resto de los prisioneros de guerra griegos serían repatriados después de la firma del tratado de paz, el 24 de julio de 1923. Estas operaciones de repatriación se llevarían adelante bajo los auspicios de una comisión de ejecución. Además, el conflicto greco-turco provocaría el éxodo hacia Grecia de millares de personas de origen griego, asentadas en Asia Menor, al tiempo que millares de habitantes de origen turco huirían de Tracia con destino a Turquía.

  La acción del CICR  

     

  En favor de los internados civiles y de los prisioneros de guerra  

En enero y febrero de 1922, y a principios de 1923, delegados del CICR visitan a prisioneros de guerra y a internados civiles detenidos por ambas partes. En Grecia, el CICR visita todos los campos de detención. La mayoría de los detenidos son civiles, principalmente mujeres, niños y ancianos. Los representantes de la Cruz Roja Griega efectúan visitas, con regularidad, a esos lugares de detención y distribuyen socorros entre los detenidos.

Tras una serie de visitas, el CICR solicita, en particular, que se repatrie prioritariamente a los ancianos, las mujeres y las personas que tienen familiares a cargo. Las repatriaciones comienzan a efectuarse poco después de la misión del Comité Internacional.

     

  En Turquía , un delegado del CICR visita a los prisioneros griegos que, a diferencia de los detenidos turcos en Grecia, son prácticamente todos militares. Estas personas han sido despojadas de sus efectos personales, y la Media Luna Roja Turca les provee vestimentas. Tras la visita, el delegado les entrega socorros materiales y en especie.

  En favor de los refugiados  

Con el apoyo de la Unión Internacional de Socorro para los Niños, de la Cruz Roja Griega y de la Media Luna Roja Turca, el CICR emprende una amplia acción de socorro en favor de los refugiados. Antes del armisticio, incluso, envía delegados a Grecia y a Turquía para precisar el número de refugiados y evaluar la índole de sus necesidades.

En Grecia, el delegado del CICR, que llega al lugar el 26 de septiembre de 1922, es recibido por los reyes. Le informan que unos 250.000 refugiados de origen griego ya han arribado al país y que se esperan miles de refugiados más. En ciertos lugares, estas personas están totalmente desprovistas de alimentos y vestimenta. Se forman comités griegos y extranjeros para socorrer a estos refugiados.

Por otra parte, miles de refugiados musulmanes huyen de Tracia occidental y llegan a Turquía. El 25 de septiembre de 1922, un delegado del CICR arriba a Constantinopla e inicia gestiones para enviar socorros a Anatolia, adonde se dirigirá más tarde para organizar las distribuciones.

Pero los refugiados son tan numerosos (más de dos millones en total) que los recursos de que dispone el CICR son insuficientes. Por este motivo, el Alto Comisionado para los Refugiados, con colaboración de la SDN, deberá hacerse cargo de esta acción de socorro.

  Gestiones en favor de las poblaciones minoritarias  

Desde 1921, el CICR recibe diferentes denuncias acerca del trato que reciben las poblaciones turcas de Tracia. El CICR estima que dichas denuncias son fundadas y solicita autorización, en junio de 1921, a la Cruz Roja y al Gobierno griego para enviar una misión de socorro al lugar. La propuesta fue rechazada.

En la misma época, la Cruz Roja Griega solicita al CICR organizar una acción de socorro en favor de las poblaciones otomanas cristianas de Anatolia que, según dicha organización, son víctimas de tratos indebidos. El CICR interviene ante el Gobierno turco para que uno de sus delegados pueda distribuir socorros a esas poblaciones, pero no se le da autorización.

  La repatriación de los internados civiles y de los prisioneros de guerra  

Tras el armisticio de Moudania, el 30 de enero, Grecia y Turquía firman un acuerdo en el que se prevé la repatriación de los prisioneros de guerra y de los internados civiles bajo los auspicios de una Comisión de ejecución, integrada por tres representantes de Sociedades de la Cruz Roja de Estados que habían permanecido neutrales durante la Primera Guerra Mundial, así como por un representante griego y un representante turco. El CICR debe designar los miembros de la Comisión y convoca entonces al Coronel Wildbolz y al Dr. Page de la Cruz Roja Suiza, y al Dr. Lindsjoë de la Cruz Roja Sueca.

Del 19 de marzo al 4 de mayo de 1923, la Comisión se encarga de la repatriación de 4.601 civiles turcos, de 320 civiles griegos, de 9.748 soldados y de 293 oficiales turcos, así como de un número similar de soldados y oficiales griegos. Los cerca de 5.000 prisioneros de guerra griegos restantes, que el CICR v isita de junio a julio de 1923, serán repatriados por la Comisión, tras la firma del tratado de paz. En total, se repatria a 33.183 prisioneros de guerra e internados civiles.

Si bien se constituyó fuera del CICR, la Comisión se desempeñó como un organismo del Comité Internacional; incluso lo convocó cuando encontró dificultades para llevar adelante sus operaciones y rindió cuenta ante el CICR de la ejecución de su cometido.