• Enviar
  • Imprimir

Acceso a las víctimas - transcripción de la conferencia de prensa del 3 de abril de 2003

03-04-2003 Conferencia de prensa por Balthasar Staehelin

  ¿Qué piensa el CICR de la idea de establecer "corredores humanitarios" para prestar socorro a las víctimas de la guerra de Irak?  

Para empezar, diré que el CICR ya está presente y despliega actividades operacionales en Bagdad, en Basora, en el sur, y en el norte de Irak. Por supuesto, las partes en conflicto tienen la obligación, de conformidad con el derecho internacional humanitario, de permitir que las organizaciones tengan acceso a las víctimas del conflicto armado para prestarles protección y asistencia. Los corredores humanitarios son, por definición, limitados en el tiempo y geográficamente. En este sentido, el CICR no considera que ésta sea la solución ideal, pues desea poder trabajar cuando haga falta. Además, es necesario negociar el establecimiento de los corredores humanitarios con los beligerantes, lo que puede ser una ardua tarea. Al respecto, el CICR no está promoviendo este concepto para sus actividades operacionales, pero los corredores pueden llegar a ser necesarios para la labor de otras organizaciones humanitarias. Su establecimiento es, sin duda alguna, difícilmente viable.

  ¿Cómo organiza el CICR el acceso a las víctimas de la guerra cuando presta asistencia?  

Las condiciones fundamentales son, por supuesto, la aceptación y la confianza de todos los beligerantes. Deben comprender que el CICR es una organización humanitaria, imparcial e independiente, cuyo cometido es prestar protección y asistencia a las víctimas de los conflictos armados. Es una relación que debemos entablar y estrechar con las autoridades. Desde hace 23 años hemos es tado presentes en Irak, sin interrupción. Así pues, pienso que, ya en las guerras anteriores, las autoridades iraquíes han tenido la oportunidad de conocer muy bien al CICR y su cometido. Los Aliados, por su parte, también han podido conocer al CICR y su cometido en muchas situaciones de guerra. Desde un punto de vista práctico, tenemos, sin duda alguna, que comunicar nuestros movimientos y señalar la ubicación de nuestros edificios a alguna entidad. Trabajaremos observando una transparencia total en relación con todos los beligerantes, pues, en mi opinión, es importante y necesario granjearnos la confianza de todas las partes.