• Enviar
  • Imprimir

¿Por qué el CICR visita a prisioneros de guerra y a internados civiles?

19-12-2003 PMF

Los prisioneros de guerra y los internados civiles se encuentran protegidos en virtud de los Convenios de Ginebra, en los cuales también se otorga al CICR el derecho de visitarlos.

  • El CICR ha recibido el mandato de la comunidad internacional, según los Convenios de Ginebra, de velar por la plena aplicación del derecho internacional humanitario. Entre las tareas del CICR, se encuentra la de visitar a personas privadas de su libertad en relación con un conflicto armado, sean militares o civiles.

  • La principal preocupación del CICR es que los prisioneros de guerra o internados civiles sean tratados de acuerdo con el derecho internacional humanitario. El objetivo del derecho es proteger la dignidad humana durante las situaciones más extremas, tales como los conflictos armados, a fin de evitar la caída en la barbarie.

  • Las visitas ayudan a asegurar el respeto por la vida y la dignidad de los prisioneros de guerra e internados civiles, recordando a las autoridades detenedoras, siempre que sea necesario, que tanto el tratamiento dado a los prisioneros como las condiciones de su detención deben corresponder a los estándares establecidos por el derecho internacional humanitario.

  • Asimismo, las visitas realizadas por el CICR brindan a las personas privadas de libertad la oportunidad de restablecer y mantener el contacto con sus familiares.

  • Las visitas a los lugares de detención permiten al CICR registrar a las personas privadas de libertad a fin de prevenir las desapariciones.

  • El CICR entabla un diálogo directo y confidencial sobre estos temas con las autoridades competentes; los hallazgos de los delegados son discutidos con las autoridades y son descritos en informes confidenciales.

  • Los delegados del CICR deben poder visitar a todos los prisioneros e internados que le incumben según su cometido, y deben tener acceso a todos los lugares dond e se encuentren. Las entrevistas se realizan en privado, y se le debe permitir al CICR repetir tales visitas según la periodicidad que considere necesaria