• Enviar
  • Imprimir

Estatuto del CICR: una categoría aparte

04-03-2004 por Gabor Rona

A veces, se califica al CICR de "organización no gubernamental" (ONG). De hecho, no lo es, pero tampoco es una organización internacional o intergubernamental. Entonces, ¿cual es su estatuto? Gabor Rona, de la División Jurídica del CICR nos lo explica.

  ¿Qué son exactamente las   ONG   y las   organizaciones intergubernamentales   ?  

     

Las ONG son organizaciones privadas como lo son las asociaciones, las federaciones, los sindicatos, los institutos y otros grupos. No las instituyen los Gobiernos ni son el resultado de un acuerdo intergubernamental. Las ONG pueden desempeñar un papel en asuntos internacionales sobre la base de las actividades que realizan, pero normalmente no poseen ni estatuto ni cometido oficiales como base para su existencia o para ejercer sus actividades.

Cuando los miembros o las actividades de una organización se limitan a un país específico, se habla de una ONG nacional; si sus actividades traspasan fronteras, se convierte en una ONG internacional. Entre las ONG internacionales más conocidas cabe destacar Médicos sin Fronteras, Amnistía Internacional, Human Rights Watch, Oxfam, etc.

El término " organización internacional " u " organización intergubernamental " presupone una asociación, instituida por varios Gobiernos mediante un tratado, con fines comunes a todos ellos y con sus propios órganos especiales para cumplir funciones específicas. Además de las normas por las que se define la estructura de la organización, habrá disposiciones sobre la finalidad de la asociación y los derechos y deberes de sus miembros.

Una organización internacional puede ser universal en cuanto a su alcance (como son Naciones Unidas, Organización Internacional para las Migraciones) o zonal (Organización de los Estados Americanos, Organización de la Unidad Africana, Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa. A diferencia de las ONG, las organizaciones intergubernamentales tienen, por definición, un cometido que le confieren los Gobiernos como base para su existencia y para ejercer sus actividades, y gozan de ciertas facilidades de trabajo conocidas en términos diplomáticos como " privilegios e inmunidades " .

  ¿Y el CICR?  

     

El CICR tiene una naturaleza híbrida. Como asociación privada creada a tenor del Código Civil suizo, su existencia propiamente dicha no viene dictada por los Gobiernos. Y sin embargo sus funciones y actividades –proteger y asistir a las víctimas de los conflictos– vienen dictadas por la comunidad internacional de Estados y se basan en el derecho internacional, en particular los Convenios de Ginebra, que figuran entre los tratados más ratificados en el mundo.

Esta es la razón por la que al CICR, como a cualquier organización intergubernamental, se le reconoce una " personalidad jurídica internacional " o un estatuto aparte. Goza de facilidades de trabajo (privilegios e inmunidades) comparables a los de Naciones Unidas, sus organismos y otras organizaciones intergubernamentales. Ejemplos de estas facilidades incluyen la exención de impuestos y de derechos de aduana, la inviolabilidad de locales y documentos y la inmunidad judicial.

  ¿Por qué es esto tan importante?  

     

El CICR sólo puede realizar su labor de protección y asistencia a las víctimas de los conflictos si se respetan sus principios de imparcialidad, independencia y neutralidad. Reconociendo los privilegios e inmunidades del CICR, los Estados y las organizaciones internacionales confirman el respeto de esos principios. Así, de conformidad con el derecho internacional, los Gobiernos, Naciones Unidas y otras organizaciones reconocen ampliamente los privilegios e inmunidades del CICR. Esto significa que no se considera al CICR como entidad privada o como ONG, sino como una organización intergubernamental por la labor que realiza de conformidad con su cometido internacional.

La base jurídica de los privilegios e inmunidades del CICR se refleja de diferentes formas, incluyendo:

  • Acuerdo de sede entre el CICR y los Gobiernos, o la legislación estatal. En los casi 80 países en los que el CICR despliega importantes actividades, se reconoce su personalidad jurídica internacional, su inmunidad judicial y su inmunidad testimonial (el derecho a no comparecer como testigo) mediante un tratado o por ley.

  • Decisiones judiciales. Varios tribunales nacionales e internacionales han estatuido sobre la inmunidad judicial y la inmunidad testimonial. Recientemente, el Tribunal Penal Internacional para ex Yugoslavia estableció la diferencia entre el CICR y las ONG refiriéndose al derecho internacional y a su estatuto jurídico internacional, incluyendo su derecho a no declarar como testigo. Las Reglas de Procedimiento y Prueba de la Corte Penal Internacional, recién establecida, también reflejan la postura de los más de cien Estados que redactaron el documento de que el CICR goza de inmunidad testimonial.

  • Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales. El CICR obtuvo el estatuto de observador en la Asamblea General de la ONU y goza de un estatuto parecido en otras organizaciones internacionales e intergubernamentales.