Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

La función policial y la protección de la persona humana

19-11-2008 Reportaje

A fin de contribuir a prevenir la violación de los derechos humanos por parte de la policía y las fuerzas de seguridad y a garantizar la protección de las personas en cualquier circunstancia, el CICR realiza diversas actividades en México y Panamá con el objetivo de lograr que las normas de derechos humanos y los principios humanitarios aplicables a la función policial se integren en la formación y el entrenamiento de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley.

El CICR trabaja en la enseñanza de las normas de derechos humanos y principios del derecho humanitario mediante el programa Servir y Proteger , " cuya estrategia global tiene como objetivo integrar estas normas y principios en la doctrina, la educación, el entrenamiento y el sistema disciplinario de las fuerzas policiales y de seguridad a fin de asegurar un respeto irrestricto por la vida y la dignidad humana en todo momento " , explica Sylvie Junod, delegada del CICR para México, América Central y el Caribe Hispanohablante.

     
©SSP 
   
Efectivos de la Policía Federal durante un curso dictado por el CICR. 
         

  La formación de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley  

En México, el CICR ha trabajado con la P olicía Federal Preventiva y con la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal en la formación de instructores en derechos humanos y principios humanitarios aplicables a la función policial. Actualmente, el CICR colabora con la Secretaría de Seguridad Pública Federal (SSP Federal) para lograr la integración de estas normas en la educación, el entrenamiento, la doctrina y el sistema de sanciones, así como en la capacitación de nuevos instructores, según se establece en el acuerdo de cooperación firmado por ambas instituciones en junio de 2008.

Las actividades de cooperación comenzaron con la realización de dos cursos para la Formación de Instructores de Derechos Humanos y Principios Humanitarios aplicables a la Función Policial realizados durante los meses de septiembre y octubre en los que participaron delegados, ponentes nacionales pertenecientes a organizaciones sociales, no gubernamentales y del Estado e instructores internacionales certificados por el CICR provenientes de otros países latinoamericanos donde la Institución desarrolla programas similares.

El oficial Héctor Quilantán, miembro de la Policía Federal e instructor internacional certificado por el CICR, subrayó la importancia de que los cursos sean impartidos por instructores policiales formados por el CICR: " eso facilita la apertura del conocimiento, debido a la experiencia, el lenguaje común y la afinidad profesional que surge del hecho de ser un policía que se dirige a otros policías " .

Además, los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley comprenden la importancia de conocer estos derechos por las fortalezas que proporcionan. " Aquel que se hace respetar y apreciar, va a ser un profesional protegiendo a los demás. Pero lo importante no es sólo el conocimiento teórico o doctrinario de estos principios, sino saber aplicarlos en la función policial " , agregó el mayor Luis Hernán Cayo Santillán, de la Policía Nacional de Perú e instructor invitado al primer curso, también certificado por el CICR.

En el marco de la cooperación con la SSP Federal, se realizó también una videoconferencia titulada " Uso Legítimo de la Fuerza en Operaciones Policiales " , impartida el 4 de octubre por Pascal Progin, delegado del CICR para las Fuerzas de Seguridad de América Latina. La conferencia tuvo lugar en las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública Federal y fue transmitida vía satélite y por internet a más de 2500 efectivos en más de 120 destacamentos. También asistieron representantes de la sociedad civil organizada y universidades.

  La policía panameña se capacita para trabajar con los refugiados del Darién  

     

Por otra parte, en Panamá, la delegación regional, en coordinación con la Policía Nacional de Fronteras de Panamá y la Sociedad Nacional de la Cruz Roja, programaron en octubre de 2008 la realización de dos cursos de derechos humanos y principios humanitarios aplicables a la función policial, uno en ciudad de Panamá y otro en la provincia de Metetí.

     
 
   
Gran cantidad de colombianos huyen de la violencia en su país y se refugian en la provincia pamnameña de Darién, en la frontera con Colombia. El CICR, en colaboración con la Sociedad Nacional de la Cruz Roja Panameña, realiza misiones regulares de atención médica y de restablecimiento de contactos familiares a fin de satisfacer las necesidades de esta población afectada por el conflicto armado colombiano. 
             

" El objetivo de estos cursos fue sensibilizar a los oficiales y suboficiales de la policía fronteriza sobre los derechos humanos y principios humanitarios vinculados a la función policial y ayudarlos en su labor con herramientas que les permit an responder a las necesidades de los refugiados con respeto de los derechos humanos " , afirma Pascal Progin, delegado del CICR para las Fuerzas de Seguridad en América Latina.

El CICR es conciente de que la mejor protección que puede ofrecerse es velar por el respeto de los principios fundamentales de humanidad en la conducción de las operaciones de las fuerzas de seguridad y de policia. Por eso, la educación de los derechos humanos y los principios humanitarios no puede quedarse en actividades de difusión, sino que " es necesario lograr la integración de estas normas en la doctrina, la educación y el entrenamiento, incluso en el sistema disciplinario para investigar y sancionar posibles excesos en el uso de la fuerza, a fin de lograr el pleno cumplimiento " , explica Dénes Benczédi, coordinador de comunicación de la delegación del CICR para México, América Central y el Caribe Hispanohablante.

Además, el CICR ha iniciado una reflexión sobre las consecuencias humanitarias de las situaciones de violencia interna y las necesidades de la población afectada y sobre la acción humanitaria que el CICR pudiera emprender para aliviar el sufrimiento de la población más vulnerable. La Institución se compromete a seguir trabajando con sus interlocutores privilegiados -autoridades políticas, fuerzas armadas, fuerzas de seguridad, académicos, periodistas y la sociedad civil organizada- para seguir mejorando la comprensión de estos fenómenos y para desarrollar la acción humanitaria neutral e independiente en situaciones de violencia.