• Enviar
  • Imprimir

Aceh: la reconstrucción llevará años

21-09-2005 Conferencia de prensa

La provincia de Aceh, Indonesia, fue devastada por el maremoto que se produjo el año pasado. Los esfuerzos para reconstruir la vida de la población deberán traducirse en un proyecto de largo plazo, dijo Walter Stocker, jefe de la delegación del CICR en Indonesia hasta hace poco. En la entrevista a continuación, también se refiere a las actividades del CICR durante el proceso de paz en Aceh.

  ¿Cómo reaccionó el CICR ante la catástrofe provocada por el maremoto?  

     

Lo primero que hay que señalar es que el CICR pudo reaccionar rápidamente, porque había estado trabajando en Aceh durante varios años, en relación con el conflicto. Nuestras actividades se concentraban en prestar apoyo a los equipos de la Cruz Roja Indonesia, que estaban formados por 700 voluntarios, pero 300 de ellos murieron en la catástrofe, lo cual dejó un vacío enorme. Rápidamente se sumaron cientos de voluntarios de otras provincias y del exterior.

Gracias a nuestra experiencia y nuestra red de contactos en el país, pudimos coordinar la acción de todos los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, sobre todo en lo relativo a la seguridad y al acceso a las víctimas del maremoto.

El CICR también ayudó a coordinar la acción entre los componentes del Movimiento, es decir la Federación Internacional, la Cruz Roja Indonesia y las casi treinta Sociedades Nacionales de todo el mundo que vinieron a ayudarnos.

Durante la etapa inicial de la acción de emergencia, el CICR pudo utilizar sus reservas locales de alimentos y de artículos esenciales. Además, instalamos una base logística importante en Singapur, con la ayuda de la Cruz Roja de Singapur. Nuestra tarea inmediata fue distribuir alimentos para unas pocas semanas entre los sobrevivientes, hasta que el Programa Mundial de Alimentos asumió esa labor.

Otro aspecto importante de nuestra respuesta fue el restablecimient o del contacto entre familiares y la búsqueda de personas desaparecidas, tarea que pudimos llevar adelante en colaboración con la Cruz Roja Indonesia. Creamos un sitio Web especial con la lista de las personas de las que los familiares no tenían noticias. Las personas detenidas también pudieron ponerse en contacto con sus parientes en regiones afectadas por el maremoto.

  Ocho meses después del desastre, ¿qué planes tiene el CICR a largo plazo?  

El CICR prácticamente ha finalizado las actividades operacionales destinadas a ayudar a las víctimas del maremoto que inició hace ocho meses. Todavía estamos conduciendo algunos proyectos de abastecimiento de agua y saneamiento, ayudando a garantizar que las personas que regresan a su comunidad tengan acceso al agua potable y a condiciones de higiene adecuadas. El CICR se está concentrando en sus tareas tradicionales, es decir las relacionadas con las consecuencias del conflicto y la promoción del derecho internacional humanitario.

No obstante, el CICR conserva alguna responsabilidad " residual " con respecto a las necesidades surgidas a raíz del maremoto. El CICR, la Federación Internacional y la Cruz Roja Indonesia han firmado un acuerdo con el organismo del Gobierno encargado de la reconstrucción, lo que significa que el CICR aún participa en la respuesta de la Cruz Roja y la Media Luna Roja ante la catástrofe. Para el CICR, esto supone continuar coordinando los esfuerzos de los componentes del Movimiento y cumplir su función habitual de ayudar a la población afectada por el conflicto.

  ¿Cuáles son los principales desafíos actuales en relación con la ayuda a las víctimas del maremoto?  

     

La transición de la etapa de emergencia a la de reconstrucción es un desafío importante, y está resultado más difícil de lo previsto. Debemos recordar que el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja ha recibido importantes sumas de dinero de los donantes, y que no es posible gastar todo ese dinero de un día para el otro. La mayor parte de las Sociedades Nacionales que participan en la reconstrucción prevén trabajar en esta zona por los próximos dos o tres años. Eso exige un esfuerzo de planificación importante, aparte del esfuerzo de ejecutar los programas.

Nuestra preocupación principal es la siguiente: cómo se le dice a una persona que su casa no podrá reconstruirse hasta 2008 y que, mientras tanto, tendrá que vivir en una carpa que el viento seguramente hará añicos antes de esa fecha. Además, esa persona seguirá dependiendo de la ayuda, porque no tiene medios para ganarse el sustento.

Esto significa que, mientras llevamos adelante proyectos de reconstrucción de largo plazo, debemos prestar asistencia a los más vulnerables, que seguirán necesitando ayuda, sobre todo los que viven en centros de alojamiento temporario porque no tienen otro lugar adonde ir. El Movimiento ha decidido que ésta es una de sus responsabilidades, porque esas personas tienen que vivir en condiciones dignas mientras esperan ser beneficiadas por los programas de reconstrucción.

  ¿Qué incidencias tiene el proceso de paz en Aceh en las actividades del CICR?  

Una consecuencia directa es la liberación de personas detenidas en relación con el conflicto. El CICR ha estado visitando a esas personas, por varios años en algunos casos, y nuestros delegados siguen visitando lugares de detención. Cuando las personas que han recibido una amnistía siguen detenidas, debatimos su situación con las autoridades y nos cercioramos de que se encuentren en condiciones de detención aceptables.

Además, seg uimos de cerca la evolución de la situación, y mantenemos el diálogo con las autoridades indonesias. Debo señalar que el CICR también efectúa visitas en lugares de detención en otras provincias de Indonesia, en relación con otras cuestiones, distintas del conflicto en Aceh.

El CICR desearía tener una presencia más fuerte en zonas donde se libraron enfrentamientos a fin de evaluar las necesidades de la población civil, incluidas las personas liberadas tras un período de detención. Hay cuestiones vinculadas a la protección de esas personas y a la discriminación. ¿Hasta qué punto podrán beneficiarse de los montos considerables que se han destinado a la reconstrucción y el desarrollo?