Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

CICR - Imágenes para TV: Darfur / Pakistán - Los campamentos: ¿una solución o un problema para las personas que huyen de los conflictos?

12-11-2009 Imágenes para TV

Al presentar un informe especial sobre las personas desplazadas, el CICR señala que, a finales de 2008, se estimaba que los conflictos armados habían obligado a huir de sus hogares a unos 26 millones de personas. *

     

    Transmisión de las imágenes para TV:      
   
    Eurovision, 12:30 - 12:45 GMT     Associated Press Global Video Wire (AP/GVW)     10 de noviembre, 12:15 - 12:30 GMT     11 de noviembre, 04:00 - 04:15 GMT    
    Material embargado hasta la 00.01 GMT del 12 de noviembre    
       
     
           

Al presentar un informe especial sobre las personas desplazadas, el CICR señala que, a finales de 2008, se estimaba que los conflictos armados habían obligado a huir de sus hogares a unos 26 millones de personas. Los campamentos de desplazados como el de Gereida, en Darfur, que ha llegado a alojar a 150.000 personas, reflejan sólo una mínima parte del problema. 

Aunque no caben dudas acerca de la importante función que desempeñan los campamentos para aliviar transitoriamente las situaciones de emergencia, esos centros a menudo crean otros pr oblemas y agravan las vulnerabilidades. Se necesitan nuevas estrategias para los millones de personas dispersadas por la guerra, que desaparecen de la vista y que pasan a depender de comunidades de acogida, o que luchan solas por su supervivencia. A causa de las infracciones que se cometen contra el derecho internacional humanitario, las personas desplazadas atraviesan situaciones extremadamente difíciles, como los ataques directos, los malos tratos, la violencia sexual o la pérdida de sus bienes o sus medios de subsistencia. 

  Los desplazados en Dafur  

     

Cuando estalló el conflicto en Darfur, Sudán, en 2003, cientos de miles de personas perdieron la vida o se vieron obligadas a huir de sus hogares. Muchas buscaron refugio en los campamentos, pero muchas más tuvieron que sobrevivir por sus propios medios o con la ayuda de comunidades de acogida. En su momento de máxima actividad, el campamento de Gereida proporcionó alojamiento a hasta 150.000 personas, pero ahora, en un entorno de relativa calma y estabilidad, muchos desplazados están dando los primeros pasos en el camino de regreso al hogar.

  Campamento de Gereida, Darfur  

     

El campamento de Gereida, en Darfur, uno de los mayores campamentos de personas desplazadas del mundo, ocupa una superficie de 12,4 km2 y tiene un perímetro de más de 30 km. El CICR administra este campamento desde hace dos años. Todos los meses, el Programa Mundial de Alimentos distribuye suministros alimentarios. El CICR proporciona agua potable, paquetes de ropa y jabón. Todos los niños pueden ir a la escuela.

Los residentes también tienen acceso a la atención médica gratuita. En el centro de nutrición del CICR, administrado conjuntamente con la Cruz Roja Británica y la Cruz Roja Australiana, las madres y los bebés menores de cinco meses reciben alimentación complementaria. El bebé de Caltun Ibrahim, Yusuf Musa, tiene sólo seis semanas de vida y su peso está por debajo del normal. " Al principio sufría, pero ahora está mejor " , dice la madre. Yusuf pesaba sólo 2,2 kilos, pero ya ha alcanzado los 2,9 kilos.

Las personas que viven en el campamento reciben servicios que jamás vieron en sus aldeas.

  Volver a casa  

     

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos desplazados se irán del campamento de Gereida. Los servicios se irán reduciendo a medida que aumente la estabilidad y la emergencia se transforme en recuperación. Las condiciones de seguridad en la zona han mejorado mucho. Una tropa de mantenimiento de la paz formada por 400 miembros está presente en el lugar y presta apoyo a las fuerzas gubernamentales encargadas de mantener la seguridad y el orden en la zona que rodea el campamento.

Jean-Marc Favre, jefe de la oficina del CICR en Gereida, dice: " En enero, el Gobierno se hizo cargo de Gereida y, desde entonces, la seguridad ha mejorado no sólo en el campamento y en la aldea, sino en los alrededores de Gereida, lo que permite a a las personas desplazadas salir libremente de Gereida para ir a recoger pasto o leña y trabajar en los campos sin temor a los ataques " .

La gente está aventurándose a salir del campamento y a cultivar terrenos que, durante años, fueron tierra de nadie. Muchas personas todavía no se han decidido a regresar a sus lugares de origen. Hacen viajes tentativos a sus poblados pero, al mismo tiempo, mantienen su presencia en el campamento.

Marie-Astrid Blondiaux, colaboradora del CICR, dice:   " Muchas personas van y vienen entre el campamento y este lugar, porque en el campamento cuentan con servicios como la educación, el agua, y las distribuciones de alimentos... Quieren vivir en esta aldea, pero no es fácil para ellos rehacer sus vidas en un lugar que, hace seis o siete meses, estaba despoblado " .

  Los desplazados fuera de los campamentos  

     

Las organizaciones internacionales procuran llegar hasta las personas que luchan por sobrevivir fuera de los campamentos.

Mariam y otros grupos familiares fellata, de la aldea de Sadoon, fueron expulsados de su hogar por hombres armados, que los enviaron en la dirección opuesta al campamento de Gereida. Mariam recuerda: " Jóvenes y viejos, todos caminábamos. Los hombres armados a caballo y a pie nos obligaban a seguir. Disparaban las armas por encima de nuestras cabezas. Caminamos durante dos días. Yo llevaba a mi bebé sobre la espalda. Estábamos exhaustos por el calor, pero caminamos dos días, siempre buscando un lugar donde descansar. Al tercer día, el bebé murió " .

El grupo de Mariam se refugió debajo de unos árboles, cerca de una aldea formada por cuatro o cinco casas, donde había un pequeño pozo de agua. Sobrevivieron realizando tareas rurales esporádicas, en un lugar situado a dos horas de caminata. Allí permanecieron durante cuatro años, totalmente aislados de la gigantesca operación humanitaria que se desarrollaba en Darfur.

Hace poco, regresaron a la aldea de Sadoon. El CICR les ha proporcionado semillas y herramientas. " Cuand o regresamos, la Cruz Roja salió a recibirnos " , dice Mariam. " Nos ayudaron mucho: trajeron lonas, telas, estufas y otras cosas " . Para conseguir agua y alimentos, los pobladores de la aldea van al campamento de Gereida. Mariam espera que, algun día, su aldea también goce de los servicios que ha visto en el campamento, en particular la escuela para los niños. 

  Los desplazados en Pakistán  

     

A finales de 2008, el Centro de Control de Desplazamientos Internos , una institución dependiente del Consejo Noruego de Refugiados, estimó en 11,6 millones la cantidad de desplazados en África, 4,5 millones en América, 3,9 millones en Oriente Próximo, 3,5 millones en Asia meridional y sudoriental, y 2,5 millones en Europa y Asia central.

En Pakistán, la violencia armada en las Áreas tribales bajo administración federal y en la Provincia de la Frontera del Noroeste ha dejado un saldo de miles de civiles muertos, un número mucho mayor de heridos, y ha causado el desplazamiento de millones de personas. Se estima que unos dos millones de personas desplazadas en agosto de 2009 no fueron a campamentos, sino que recurrieron al apoyo de comunidades de acogida.

Amjad huyó con su esposa de 15 años, su hermana y su hermano, cuando comenzaron los bombardeos en la aldea de Showr, en la zona de Matta de la región del valle de Swat. Amjad recuerda:   " Nuestra casa fue bombardeada y mi madre, mi padre, uno de mis hermanos y una de mis hermanas murieron en el acto. Nuestra casa, el auto y la carreta que usábamos para vender hortalizas también quedaron destruidos. Caminamos durante dos días para llegar a Mingora y alquilamos un vehículo para trasladar nos a Sheikh Maltoon. Nos refugiamos en una escuela. Hacía mucho calor, y el agua escaseaba. Había entre 50 y 60 personas en cada habitación " .

En la escuela, conocieron al hombre que es ahora su anfitrión. Arshad es un comerciante que vive en Sheikh Maltoon, una parte próspera de Mardan, pero a sólo dos horas, por automóvil, de los bombardeos. Arshad y sus vecinos suelen visitar el hospital con donaciones de ropa, alimentos y ventiladores. La historia del joven Amjad y de su nueva esposa dejó pensativo a Arshad.

Arshad dice:   " Un día, les pedí que vinieran a mi casa. No tenía una habitación exclusiva para ellos, pero levanté una pared en mi sala para hacer una pieza separada. Instalé una puerta, y les di la habitación. Hace cuatro meses que viven aquí " .

Al igual que una de cada cinco personas dispersadas por el conflicto, Amjad perdió sus medios de subsistencia. Arshad, su anfitrión, es más próspero que la mayoría, pero la carga para las comunidades de acogida puede ser sumamente pesada. Normalmente, las comunidades que acogen a los desplazados también se encuentran afectadas por el conflicto y les resulta muy gravoso mantener a sus " huéspedes " por períodos prolongados.

Las organizaciones internacionales asignan cada vez más recursos a los campamentos, en vez de dirigirlos hacia las comunidades que necesitan ayuda con urgencia. El CICR exhorta a reorientar las prioridades, a fin de incluir a las personas dispersadas por el conflicto que han encontrado refugio en comunidades de acogida. Por otra parte, si se fortaleciera el respeto del derecho internacional humanitario, posiblemente las personas no se verían obligadas a desplazarse. 

  * Cifra de personas internamente desplazadas por conflictos o violencia hasta diciembre de 2008 según una estimación del Centro de Monitoreo de Desplazamiento Interno  

  LISTA DE TOMAS  

     

  Fecha, lugar: Darfur/Pakistán, octubre/noviembre de 2009  

  Duración: 09' 55"  

  Formato: 16:9 anamórfico  

  Producción: Jan Powell  

  Sonido: inglés, francés, árabe, urdu, pashtun  

  Derecho de autor: CICR, acceso libre  

  Ref. del CICR: V F CR-F-01041-A  

     

  SUDÁN  

     

  Campamento de Gereida, Darfur  

0:00 Vistas aéreas del campamento de Gereida

0:08 Plano general del campamento de Gereida

0:16 Personas a lomo de burro

0:25 Grupo cerca del punto de distribución de alimentos

0:33 Fila de mujeres en el punto de distribución de alimentos

0:37 Una mujer dice los nombres de las personas que forman fila, para registrarlas

0:47 Mujeres que reciben paquetes de ropa del CICR

1:07 Personas que regresan a las carpas con los suministros

1:31 Primer plano, cereal

1:35 Mujer de edad

1:38 Bebé con las manos en una bolsa del CICR

1:42 Primer plano de manos que ponen el cereal en una lata

1:47 Primer plano del rostro de una mujer

1:52 Plano general de la distribución de alimentos a un grupo de personas

1:56 Mujeres con bolsas sobre la cabeza

1:59 Mujeres esperan en el Centro de Salud y Nutrición del CICR en el campamento de Gereida

2:03 Niño

2:06 Caltun Ibrahim y su hijo, Yusuf Musa

2:10 El médico examina a Yusuf Musa

2:25 Primer plano de Caltun

2:29 Bebé

  2:34   AUDIO: Caltun Ibrahim (en árabe)  

" Al principio sufría, pero ahora está mejor " .

2:39 Los niños entran a la escuela del campamento de Gereida

2:43 Docente escribe en el pizarrón

2:53 Alumnos sentados

2:58 Docente

3:01 Alumnos

  3:08 AUDIO: Jean-Marc Favre, jefe de la subdelegación del CICR en Gereida (en inglés)  

" En enero, el Gobierno se hizo cargo de Gereida y, desde entonces, la seguridad ha mejorado no sólo en el campamento y en la aldea, sino en los alrededores de Gereida, lo que permite a a las personas desplazadas salir de Gereida para ir a recoger pasto o leña y trabajar en los campos sin temor a ser atacadas " .

  3:32 Jean-Marc Favre, jefe de la subdelegación del CICR en Gereida (en francés)  

" En enero, el Gobierno se hizo cargo de Gereida y, desde entonces, la seguridad ha mejorado no sólo en el campamento y en la aldea, sino en los alrededores de Gereida, lo que permite a a las personas desplazadas salir de Gereida para ir a recoger pasto o leña y trabajar en los campos sin temor a ser atacadas " .

3:54 Tanques de la Misión de la ONU en Darfur

4:05 Cabras

4:10 Mujer con bebé sobre la espalda, cosechando maníes en un terreno cercano al campamento

  4:38 AUDIO: Astrid Blondiaux, jefa adjunta de la subdelegación del CICR (en inglés)  

" Muchas personas van y vienen entre el campamento y este lugar, porque en el campamento cuentan con servicios como la educación, el agua, las distribuciones de alimentos. La semana pasada, también recibieron jabón y ropa. Les gusta su lugar de origen y quieren vivir en esta aldea, pero no es fácil para ellos rehacer sus vidas en un lugar que, hace seis o siete meses, estaba despoblado " .

  Aldea de Sadoon, Darfur, Sudán  

5:09 Mariam y su burro

5:29 Sorgo

5:33 Mariam en el campo de sorgo

5:48 Viviendas techadas con lonas

  5:51   AUDIO: Mariam (en árabe)  

" Jóvenes y viejos, todos caminábamos. Los hombres armados a caballo y a pie nos obligaban a seguir. Disparaban las armas por encima de nuestras cabezas. Caminamos durante dos días " .

6:27 Primer plano de niño

  6:30 AUDIO: Mariam (en árabe)  

" Yo llevaba a mi bebé sobre la espalda. Estábamos exhaustos por el calor, pero caminamos dos días, siempre buscando un lugar donde descansar. Al tercer día, el bebé murió " .

6:46 Mariam cocina sobre el piso, con utensilios básicos

  7:01 AUDIO: Mariam (en árabe)  

" Cuando regresamos, la Cruz Roja salió a recibirnos. Nos ayudaron mucho: trajeron lonas, telas, estufas y otras cosas " .

7:13 Bebé

7:18 Plano general de la vivienda de Mariam

  PAKISTÁN  

     

  Mardan, en la zona noroeste de Pakistán  

     

7:23 Planos generales de la carretera principal

7:38 Exterior de una casa grande

7:47 Arshad (anfitrión) y los familiares de Amjad (personas desplazadas)

7:58 Los familiares de Amjad entran en una pequeña habitación

  8:08 AUDIO: Amjad (en urdu)  

" Nuestra casa fue bombardeada y mi madre, mi padre, uno de mis hermanos y una de mis hermanas murieron en el acto. Nuestra casa, el auto y la carreta que usábamos para vender hortalizas también quedaron destruidos. Caminamos durante dos días para llegar a Mingora y alquilamos un vehículo para trasladarnos a Sheikh Maltoon. Nos refugiamos en una escuela. Hacía mucho calor, y el agua escaseaba. Había entre 50 y 60 personas en cada habitación " .

8:47 Arshad habla con Amjad y su hermano

8:58 Amjad y su hermano

  9:05 AUDIO: Arshad (en pashtun)  

" Un día, les pedí que vinieran a mi casa. No ten ía una habitación exclusiva para ellos, pero levanté una pared en mi sala para crear una pieza separada. Instalé una puerta, y les di la habitación. Hace cuatro meses que viven aquí " .

9:35 Planos generales de la carretera principal

     

  Para más información:  

  Michelle Rockwell, CICR Ginebra, tel.: +41 79 251 9311 (inglés)  

  Anna Schaaf, CICR Ginebra, tel.: +41 79 217 3217 (francés, alemán)  

  Marçal Izard, CICR Ginebra, tel.: +41 79 217 3224 ó  
  (español)     Hicham Hassan, CICR El Cairo, tel.: +201 87 42 43 44 ó  

  (árabe)    

     

Para más información sobre las imágenes, rogamos comunicarse con:

  Jan Powell, CICR Ginebra, tel.: +41 79 251 9314 ó    

     

El informe: Desplazamientos internos en conflictos armados: responder a los desafíos      

     

     

     

     

   


  • Derechos de autor: ICRC
  • Duración: To be completed
  • Tipo de producto: Libro