• Enviar
  • Imprimir

Malí: la población del norte tiene dificultades para conservar sus medios de subsistencia

14-12-2012 Resumen de actividades

La población del norte de Malí se ha resentido con la marcha de la mayoría de los servicios técnicos, especialmente los de agricultura y ganadería. Para socorrerla, la Cruz Roja Maliense y el CICR distribuyen alimentos en favor de más de 400.000 personas y han emprendido una amplia campaña de vacunación animal.

La inseguridad ha obligado a numerosos ganaderos a desplazarse al sur o a los países vecinos. En su huida, algunos han perdido parte de su ganado a causa de las enfermedades o las dificultades de acceso al agua y los pastos. El sector agropecuario, pulmón de la economía de las familias, sufre los efectos encadenados del conflicto y las recurrentes crisis alimentarias.

« El conflicto armado, los avatares del clima y la fragilidad de la economía han exacerbado una situación ya de por sí precaria, de ahí la necesidad de seguir ayudando a la población a afrontar la crisis y a conservar sus medios de subsistencia », explicó Jean-Nicolas Marti, jefe de la delegación regional del CICR para Malí y Níger.

Apoyo a la vacunación de los animales

La sanidad animal reviste gran importancia para las comunidades del norte del país, donde los ingresos y la seguridad alimentaria dependen en gran medida de la ganadería. Los programas veterinarios puestos en marcha por el CICR contribuyen a satisfacer las necesidades básicas de la población.

La Cruz Roja Maliense y el CICR siguen colaborando en la amplia campaña de vacunación y tratamiento gratuito del ganado contra las epizootias locales emprendida por le Ministerio de Ganadería maliense. Así, el CICR tiene previsto tratar a 1.500.000 cabezas de ganado (bovino, ovino, caprino y camélido) en las regiones de Tombuctú, Kidal, Gao y Mopti. Los animales reciben tratamiento antiparasitario y vacunas contra zoopatías como la peste de los pequeños rumiantes, la pleuroneumonía contagiosa (ganado bovino), la pasteurelosis (dromedarios) y la viruela ovina.

El programa de adquisición de 15.000 cabezas de ganado bovino, ovino y caprino que concluyó en noviembre de 2012 en las regiones de Kidal, Gao y Tombuctú y que incluía las zonas rurales más alejadas ha permitido a la población vender sus animales más débiles y proporcionar carne a los más desfavorecidos.

Asistencia alimentaria a gran escala

Con la marcha de la mayoría de organismos del sector no estructurado y de los funcionarios estatales, la actividad económica ha bajado el ritmo en los núcleos urbanos del norte, donde gran parte de la población depende de la ayuda humanitaria.

« El elevado precio de los productos de primera necesidad contrasta con el bajo poder adquisitivo de la población, que no alcanza a cubrir sus necesidades básicas sin apoyo externo », explicó Jean-Nicolas Martí.

En este contexto, la Cruz Roja Maliense y el CICR prosiguen las distribuciones alimentarias que iniciaron el pasado mes de julio en favor de unos 420.000 habitantes, desplazados y otras personas vulnerables.

Apoyo a las actividades agrícolas

El conflicto ha impedido a la mayoría de las familias que viven en esta región aprovechar la temporada agrícola. La Cruz Roja Maliense y el CICR apoyan a estos agricultores para que diversifiquen su producción y desarrollen nuevos mecanismos de supervivencia. Así, en las regiones urbanas y, sobre todo, en las zonas rurales de Mopti, Tombuctú, Gao y Kidal, han emprendido un programa de apoyo a la producción agrícola en beneficio de más de 1.000 familias, consistente fundamentalmente en rehabilitar los sistemas de irrigación, brindar asesoramiento técnico y distribuir semillas y aperos.

Apoyo a las personas que regresan a sus lugares de origen

En marzo de 2012, cuando el conflicto alcanzaba su punto álgido, numerosas familias huyeron de sus aldeas para refugiarse en los países vecinos, especialmente en los campos de refugiados de Djibo y Deou (Burkina Faso) y M’berra (Mauritania). Cerca de cinco meses después, numerosos refugiados decidieron por voluntad propia regresar a sus localidades de origen.

La Cruz Roja Maliense y el CICR están ayudando a estas personas. Más de 12.000 han recibido nada más llegar lonas, mosquiteros impregnados de insecticida, esterillas mantas, utensilios de cocina, productos de aseo, baldes y ropa.

Para más información:
Germain Mwehu, CICR, Niamey, tel.: +227 97 45 43 82 ó +223 76 99 63 75
Wolde-Gabriel Saugeron, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 49 ó +41 79 217 32 06