Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Afganistán: el jefe saliente del CICR advierte de una crisis humanitaria

08-10-2012 Comunicado de prensa 12/197

Kabul/Ginebra (CICR) – El jefe saliente de la delegación de Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el señor Reto Stocker, ha declarado hoy en Kabul que, para los afganos de a pie, el conflicto armado en el país ha ido a peor. El señor Stocker deja Afganistán tras siete años en el cargo.

“Dejo este país con una profunda preocupación. Desde que llegué aquí en 2005, los grupos armados locales han proliferado, la población civil se ha visto atrapada en, no una, sino múltiples líneas del frente, y cada vez es más difícil para los afganos conseguir asistencia sanitaria”, declaró el señor Stocker. Además del conflicto armado, el sufrimiento de la población civil se ve agravado por otros factores. “Las dificultades ocasionadas por la coyuntura económica, el mal tiempo o los desastres naturales se han multiplicado, y las esperanzas de futuro se han ido desmoronando poco a poco”.

El señor Stocker hizo especial hincapié en la falta de acceso a la asistencia sanitaria que sufren los afganos. “Algunas cosas deberían ser intocables, y poner en peligro la asistencia sanitaria tendría que ser una de ellas. Los ataques al personal, los vehículos y las instalaciones de salud no pueden considerarse una parte normal de la conducción de la guerra. La asistencia sanitaria debe ser accesible para todo aquel que la necesite, y se debe prestar de manera imparcial y basada exclusivamente en criterios médicos”.

A pesar de estos problemas, también se han constatado algunos progresos. “En comparación con décadas precedentes, los medios de comunicación y la sociedad civil están denunciando más enérgicamente la dura situación que atraviesa la población”, afirmó el señor Stocker. “En estos años, el CICR ha podido plantear sus preocupaciones a las diversas partes en conflicto de una manera más directa y franca. Las partes se han mostrado más dispuestas a escucharnos y a seguir algunas de nuestras recomendaciones en relación con la conducción de las hostilidades y con la detención. No se puede decir lo mismo de otras zonas de conflicto actuales”.

Algunas cosas deberían ser intocables, y poner en peligro la asistencia sanitaria tendría que ser una de ellas. (..)La asistencia sanitaria debe ser accesible para todo aquel que la necesite.

El CICR sigue visitando a miles de personas detenidas en relación con el conflicto armado en centros penitenciarios de todo el país, tanto los que se encuentran bajo control afgano como los que se hallan bajo control internacional. “Nos preocupa que, con la retirada de las fuerzas internacionales y la reducción de la financiación destinada al Gobierno afgano, resulte más difícil mantener unas condiciones aceptables en las cárceles”, añadió.

El CICR lleva trabajando en Afganistán desde 1979. El país es escenario de la operación de mayor envergadura del CICR por lo que respecta a los recursos asignados. La Institución cuenta con más de 1.800 colaboradores que trabajan en 15 oficinas y con un presupuesto de 89 millones de francos suizos para 2012. El nuevo jefe de la delegación del CICR en Afganistán, Gherardo Pontradolfi, asumió su cargo este mes.


Para más información:
Robin Waudo, CICR, Kabul, tel.: +93 700 28 27 19
Abdul Hassib Rahimi, CICR, Kabul, tel: +93 700 27 64 65
Bijan Farnoudi, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 21 80 ó +41 79 536 92 59