• Enviar
  • Imprimir

Tratado sobre el Comercio de Armas: tan urgente como siempre

28-07-2012 Comunicado de prensa

Ginebra-Nueva York (CICR) – La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Tratado del Comercio de Armas, que concluyó el 27 de julio en Nueva York, no logró llegar a un acuerdo sobre un tratado destinado a reglamentar el comercio mundial de armas. Sin embargo, la Conferencia demostró que una importante mayoría de los Estados apoya una norma según la cual los Estados no deben transferir armas convencionales a los que probablemente las utilicen para cometer crímenes de guerra o graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos.

"Defrauda al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que los Estados no hayan podido adoptar un Tratado sobre el Comercio de Armas, dada la esperanza que se ponía en ello", dijo el jefe de la Unidad Armas del CICR, Peter Herby. "En nuestra opinión, el texto del proyecto final de tratado, que presentó el presidente de la Conferencia Diplomática, embajador Roberto García Moritán, era un avenencia razonable".

Según el texto, los Estados hubieran debido, entre otras cosas, evaluar el riesgo de que las armas y municiones convencionales que ellos transfieran sean utilizadas para cometer violaciones graves contra el derecho internacional humanitario y el derecho de los derechos humanos, y negarse a transferirlas en el caso de que exista un riesgo insoslayable. El CICR ha preconizado siempre el criterio relativo a la evaluación como una de las disposiciones más importantes del tratado.

"La necesidad de un tratado eficaz sobre el comercio de armas que proteja a las personas civiles contra las devastadoras consecuencias de las transferencias de armas no reglamentadas de forma adecuada sigue siendo tan urgente como siempre", destacó el señor Herby. "De hecho, es un imperativo humanitario. El CICR tiene la intención de seguir trabajando con los Estados, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, así como con las Naciones Unidas y otras organizaciones, para que se adopte en un futuro cercano un firme tratado sobre el comercio de armas".

Mientras las transferencias de armas sigan estando insuficientemente reglamentadas, la gente seguirá sufriendo las consecuencias, que son incalculables. El CICR insta a todos los Estados a implementar las estrictas medidas que estaban dispuestos a adoptar, a nivel nacional y regional, y a concluir negociaciones sobre el tratado sobre el comercio de armas de forma urgente.

El CICR ha hecho llamamientos con regularidad para que se impongan controles más estrictos a las transferencias internacionales de armas desde 1999, año en que hizo un estudio sobre la disponibilidad de armas a solicitud de los Estados Partes en los Convenios de Ginebra de 1949. El estudio, basado en la experiencia del CICR sobre el terreno, demuestra claramente que la disponibilidad no reglamentada de armas puede exacerbar las tensiones existentes, facilitar el uso indiscriminado de armas e incrementar el número de víctimas civiles. La falta de controles estrictos facilita también la comisión de violaciones del derecho humano y constituye una amenaza para la entrega de asistencia humanitaria.

Para más información:
Philippe Stoll, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 40 ó +41 79 536 92 49