Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Río+20: el CICR alerta sobre el impacto destructivo de la contaminación por armas

13-06-2012 Comunicado de prensa 12/117

Brasilia (CICR) – Durante la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, Río+20, que se está celebrando actualmente en la ciudad de Río de Janeiro, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) alerta sobre el impacto destructivo que la contaminación por armas causa en el ámbito del desarrollo sostenible.

Las municiones sin estallar, al igual que el armamento abandonado, matan y hieren a la población tanto rural como urbana, dando lugar a consecuencias graves para el desarrollo económico y social de la zona afectada. Además de daños físicos y psicológicos causados en la población, la contaminación por armas degrada el medio ambiente, contamina el suelo y las fuentes de agua, destruye la fauna y la flora y dificulta la utilización sostenible de recursos, entre otras cosas. El problema afecta a más del 40 % de los países donde el CICR realiza actividades.

"Contaminación por armas: devastación del medio ambiente y sufrimiento de la población" es el tema del puesto del CICR en el Parque de los Atletas, Río de Janeiro. Del 13 al 24 de junio, se expone una muestra fotográfica, material impreso y vídeos para el público general y para todos los participantes en los eventos relacionados con la Cumbre. El CICR también presentará esta problemática en el evento paralelo que se realizará durante la Tercera Reunión del Comité Preparatorio de la Conferencia (Prepcom III), el 14 de junio a las 13.30 h, en el salón T-5, en el Centro de Convenciones Riocentro con una ponencia titulada: "El impacto negativo de la contaminación por armas en el desarrollo sostenible".

"La contaminación por armas no sólo representa una amenaza permanente a la seguridad de poblaciones enteras sino que, además, impide el acceso a tierras cultivables, al agua potable y a los alimentos. En zonas de alto riesgo, servicios básicos como la atención médica y la educación también se ven afectados", advierte el jefe de la delegación del CICR para Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, Felipe Donoso."También dificulta el trabajo de asistencia a los más necesitados en tiempos de emergencia humanitaria".

Para responder a las consecuencias humanitarias generadas por la contaminación por armas, el CICR creó una Unidad que recolecta información sobre los posibles riesgos que enfrenta la población, y promueve programas de educación en zonas contaminadas para reducir los riesgos. En algunos casos, los equipos del CICR también pueden efectuar la remoción de armas y, de ese modo, hacer que edificios y la infraestructura esencial, como hospitales, escuelas, estaciones de bombeo de agua, sean un lugar seguro, a fin de posibilitar la rehabilitación en el período de postconflicto y la reanudación de los servicios básicos.

Actividades como éstas se han llevado a cabo en países donde los conflictos armados terminaron hace décadas, como Laos, y en otros que sufrieron conflictos recientes, como Irak y Libia. En este país, por ejemplo, el CICR destruyó o neutralizó más de 6.500 artefactos sin estallar desde el principio de 2011. Además, junto con la Media Luna Roja Libia, se llevaron a cabo varios programas de sensibilización a la población, para llamar la atención sobre los peligros causados por dichos artefactos.

Para mayor información:
Sandra Lefcovich, CICR, Brasilia, tel.: + +55 61 81 75 15 99