Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Colombia: algunos problemas humanitarios aumentan en zonas olvidadas

18-04-2012 Comunicado de prensa

Bogotá (CICR) – En 2011, la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia registró un aumento de algunos problemas humanitarios que afectan a la población civil, como desplazamientos forzados, amenazas, violencia sexual, infracciones contra la misión médica, y daños a bienes civiles. El CICR presenta hoy su informe anual, en Bogotá y en otras nueve ciudades colombianas donde tiene oficinas, a fin de recordar a todas las partes en conflicto la importancia de respetar y aplicar estrictamente las normas humanitarias.

"Nos preocupan el deterioro de la situación en algunas zonas, en muchos casos por la intensificación de los combates y las operaciones militares, y específicamente la falta de acceso de las comunidades alejadas a servicios básicos como los de salud, educación, agua y transporte", expresó Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR en Colombia. "Vemos con preocupación cómo muchos pobladores de esa otra Colombia caen cada vez más en el olvido.”

En 2011, el CICR documentó más de 760 presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y de otras normas básicas cometidas por todas las partes en conflicto en Colombia.  Más de 150.000 personas se beneficiaron directamente de las labores de la Institución en ámbitos como asistencia de emergencia para personas desplazadas, apoyo en la construcción de infraestructura menor, acceso a la salud, recuperación de restos mortales, pagos de gastos fúnebres, traslados en casos de amenazas, visitas a detenidos o facilitación de la liberación de personas en poder de grupos armados. En muchos casos, estas actividades se realizaron en colaboración con la Cruz Roja Colombiana.

Las regiones donde se registró un aumento de las consecuencias para las víctimas fueron: Cauca, Nariño, Chocó, Antioquia, Córdoba, Putumayo, Caquetá, Meta, Guaviare y Norte de Santander. En ciudades como Medellín, Tumaco y Buenaventura, las consecuencias del conflicto coexisten con otras formas de violencia organizada.

"Unos hombres armados entraron a mi casa, yo estaba sola con mi hijo de diez años", relata una de las víctimas atendidas por el CICR en 2011. "Ellos empezaron a acusarme de colaborar con los otros y me decían que tenía que hablar. Luego entre tres de ellos me violaron. Los otros no hacían nada, se quedaban mirando. Después de esto tuvimos que irnos. Caminamos doce horas con mi hijo hasta llegar a la ciudad.”

El CICR también documentó casos en los que la aspersión aérea de cultivos ilícitos afectó las plantaciones lícitas utilizadas para el sustento de comunidades en zonas de conflicto, lo que dificultó su acceso a la alimentación y a medios de sustento.

En 2012, el CICR seguirá trabajando en zonas apartadas de Colombia para brindar una respuesta efectiva a las víctimas y a las comunidades afectadas por la violencia, gracias a su  acceso privilegiado y al reconocimiento de que goza como organización neutral, imparcial e independiente. Asimismo, seguirá respondiendo a las consecuencias de otras situaciones de violencia en contextos urbanos.

Para más información:
María Cristina Rivera, CICR, Colombia, tel.: +57 311 491 07 75
Pascal Jequier, CICR COlombia (información en inglés y francés), tel.: +57 311 491 07 89