Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Malí: el CICR incrementa la ayuda humanitaria en el norte del país

12-09-2012 Comunicado de prensa

Ginebra/Niamey (CICR) – La situación humanitaria en el norte de Malí continúa siendo muy preocupante, ya que la población sufre aún el flagelo de las secuelas del conflicto armado y la persistente crisis alimentaria.

Así pues, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) hace un llamamiento a sus donantes para colectar 25 millones de francos suizos (más de 20 millones de euros), a fin de subvenir a las necesidades más acuciantes, sobre todo de víveres y medicamentos.

"La situación es cada vez más alarmante en el norte del país. Miles de personas, a las que el conflicto armado afectó de alguna u otra forma, dependen totalmente de la ayuda humanitaria y requieren, con urgencia, alimentos, atención médica o demás servicios de ayuda humanitaria", observa la jefa de Actividades Operacionales del CICR para África del Norte y del Oeste, Yasmin Praz Dessimoz. "Los fondos suplementarios nos permitirán reforzar la labor asistencial que realizamos en colaboración con la Cruz Roja Maliense".

Es la segunda vez que la Institución solicita, en 2012, fondos suplementarios para su labor en esta zona saheliana, aquejada igualmente de una grave crisis alimentaria. Con esta nueva solicitud, la operación del CICR en Malí pasa a ser la cuarta operación en el mundo en lo que a presupuesto se refiere.

"En los mercados, los alimentos se venden a precios prohibitivos para la mayoría de las familias. Los servicios públicos ya no prestan servicios básicos de salud ni proporcionan agua potable, por carecer, principalmente, de empleados calificados, pues muchos huyeron a raíz de los combates y debido a la falta de seguridad. La situación es tan calamitosa para los residentes como para los muchos desplazados."

Gracias a los fondos que se recaben, el CICR y la Cruz Roja Maliense podrán prestar ayuda alimentaria a unas 360.000 personas vulnerables en el norte de Malí, a saber, aquellas familias afectadas directamente por las hostilidades, las personas desplazadas a raíz del conflicto y las familias que acogen a desplazados y comparten con ellos sus escasos recursos . En Mopti, localidad situada en el centro del país, se distribuirán también víveres en favor de 60.000 desplazados procedentes del norte, como se hizo en las operaciones realizadas los meses de julio y agosto, en favor de 160.000 personas, en el norte del país. "Son casi millón y medio de personas las que se beneficiarán de nuestra ayuda alimentaria, en las regiones de Kidal, Gao, Tombuctú y Mopti", según las estimaciones de Yasmine Praz Dessimoz.  

Además, el CICR tiene previsto proseguir con la labor de apoyo al hospital de Gao (el mayor del norte de Malí) y al centro de salud de referencia de Ansongo, y seguir suministrando medicamentos y material médico a nueve centros comunitarios de salud.

Asimismo, la Institución continuará proveyendo carburante para los generadores eléctricos de Gao, Kidal y Tombuctú, velando con ello por la prestación de servicios de agua potable en favor de 60.000 habitantes de estas localidades. "Esos servicios son más urgentes aún en vista de los casos de cólera que se registraron en julio en la periferia de Gao y del elevado riesgo de que rebrote la enfermedad en esta época de lluvias", afirma la señora Praz Dessimoz.  

El CICR también visita a detenidos, tanto en el norte como en el sur de Malí, a fin de comprobar las condiciones de detención y el trato que esas personas reciben y comunica sus observaciones únicamente a los responsables de los detenidos.

El CICR es una de las pocas organizaciones humanitarias que tiene acceso a todo el norte de Malí.

Para más información:
Germain Mwehu, CICR, Niamey, tel.: +227 97 45 43 82 ó +223 76 99 63 75
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17