Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Declaración conjunta del presidente del CICR y del presidente de la FICR

08-05-2012 Comunicado de prensa

Hoy, en Filipinas, los jóvenes cuyas vidas dieron un vuelco a raíz de los tifones que se abatieron una y otra vez sobre el archipiélago, plantan manglares para prevenir nuevos daños a las viviendas y fortalecer los diques que protegen los viveros de peces, a fin de garantizar medios de subsistencia más seguros.

En Gambia, jóvenes músicos utilizan su arte para transmitir mensajes impactantes sobre las campañas de vacunación, la malaria y la prevención del VIH, con el fin de mejorar el acceso de la comunidad a una atención médica indispensable. En Rumania, los jóvenes voluntarios difunden mensajes similares mediante una novedosa línea de ayuda por SMS.

En Afganistán, donde el conflicto y la consiguiente inseguridad impiden que muchas personas accedan a la asistencia de salud, miles de voluntarios se inician a las técnicas básicas de primeros auxilios para que la población pueda beneficiarse de una atención primaria de salud vital.

En Líbano, a fin de fomentar el respeto por la diversidad y la cultura de la no violencia en una región del mundo que sufre cambios sin precedentes, los jóvenes luchan sin descanso para suscitar compromisos innovadores con la tolerancia, participando en festivales por la paz y aprovechando el poder de nuestros Principios Fundamentales.

Hoy, en el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, encomiamos todas esas iniciativas y alentamos a los jóvenes del mundo entero a que sigan haciendo más, haciéndolo mejor y logrando más.

Año tras año, el 8 de mayo nos brinda la oportunidad de conmemorar nuestra extraordinaria historia al servicio de la humanidad, fundada en los principios de neutralidad, imparcialidad y voluntariado. Este año, el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja nos lleva también a mirar hacia el futuro, mientras hacemos frente a situaciones de emergencia cuya frecuencia, gravedad y complejidad aumentan innegablemente. Ante situaciones tan diversas como son los disturbios civiles en Oriente Próximo, el conflicto abierto en Afganistán, la inseguridad alimentaria en el Sahel y las graves inundaciones en América del Sur, los más de 13 millones de voluntarios y trabajadores humanitarios, que integran nuestra red sólidamente arraigada, se superan día a día a fin de satisfacer las necesidades de las personas más vulnerables en todo el mundo. Sin embargo, no podemos dormirnos sobre los laureles.

Por el contrario, debemos continuar empeñándonos en reconocer mejor a todos esos jóvenes de la nueva generación de dirigentes, que sabrán sin duda llevar adelante nuestro Movimiento y cumplir el cometido de salvar vidas; debemos depositar toda nuestra confianza en ellos y dotarlos de los medios necesarios para actuar. Hoy, aplaudimos la iniciativa "Juventud en acción" y reconocemos el profundo impacto que los jóvenes, los cuales representan cerca de la mitad de nuestros voluntarios en todo el mundo, tienen en sus comunidades y en la escena mundial a través de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Frente a los graves problemas como son el cambio climático, los conflictos armados, la violencia, la migración y la urbanización, los jóvenes en todo el mundo dan muestras de que desean ser parte de la solución. Dedican su tiempo, su talento y su energía a prestar asistencia esencial a las personas necesitadas, sacando provecho de las posibilidades que les brinda la tecnología para movilizar a sus pares y asociar al público con las causas que les son importantes. Ayudan a las comunidades a prepararse para los desastres, velan por que la población tenga un acceso seguro y equitativo a la asistencia de salud, asumen la responsabilidad de lograr un cambio de comportamiento y promueven una cultura de la paz. En todo el mundo, los jóvenes aprenden las normas del derecho internacional humanitario, para que el día de mañana, como futuros dirigentes, sepan tomar las decisiones correctas y prevenir así el sufrimiento innecesario en caso de conflicto armado y otras situaciones de violencia.

Hoy, los jóvenes aportan ya mejoras notables en la vida de las personas vulnerables: Poseen la capacidad real para convertirse en los defensores de sus comunidades y transmitir los conocimientos especializados en un mundo cada vez más digitalizado. Por estas razones, es indispensable que los jóvenes ocupen puestos directivos dentro de la red humanitaria de nuestro Movimiento y tengan oportunidades reales de participar en el proceso de toma de decisiones estratégicas. A fin de poder contar con nuevas generaciones de voluntarios y dirigentes capaces de asumir el relevo, los jóvenes deberían encarnar cada vez más el rostro y la voz de nuestro Movimiento.

En el Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, conmemoremos juntos la valiosa historia de nuestro Movimiento al servicio de la humanidad. Celebremos también las valiosas promesas formuladas por nuestra “Juventud en acción” y hagamos nuestro el extraordinario potencial que ofrecen los jóvenes para un futuro todavía más radiante.

Jakob Kellenberger
Presidente,
Comité Internacional de la Cruz Roja

 

Tadateru Konoé
Presidente,
Federación Internacional de Sociedades
de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja

 

 

Más información:

Bijan Frederic Farnoudi, CICR, +41 79 536 9259
Susan Chippendale, FICR, +41 79 959 2536