Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Somalia: el conflicto y las lluvias discontinuas prolongan la inseguridad alimentaria

29-06-2012 Comunicado de prensa 12/132

Ginebra/Nairobi (CICR) – Un año después de que la crisis generada en Somalia por la sequía alcanzara su punto álgido, amplios segmentos de la población somalí siguen siendo muy vulnerables a la inseguridad alimentaria y la desnutrición, hecho que preocupa al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

La situación tiene visos de continuar debido a los efectos combinados de la sequía y el conflicto actual.

“Gracias a los esfuerzos humanitarios y a que la última cosecha ha sido abundante, la situación nutricional general ha mejorado desde el año pasado. Sin embargo, muchos somalíes siguen teniendo dificultades para cubrir sus necesidades básicas, y los índices de desnutrición siguen siendo alarmantes”, señaló Olivier Humbert-Droz, jefe adjunto de la delegación del CICR en Somalia. “Asimismo, los enfrentamientos armados que se siguen librando en el país obligan a la población a huir de sus hogares o entorpecen la producción de alimentos y otras actividades económicas”.

“Las precipitaciones registradas entre abril y junio en algunas zonas fueron inferiores a la media y estuvieron mal repartidas en el tiempo, lo que mermó la capacidad de muchas familias de cultivar alimentos o criar ganado para satisfacer sus necesidades”, explicó el señor Humbert-Droz. “Esta capacidad se ha resentido aún más por los enfrentamientos armados que asolan el país y por las precarias condiciones de seguridad”

Desde que comenzó la sequía y la crisis nutricional en 2011, el CICR, con el apoyo asiduo de la Media Luna Roja Somalí, ha ayudado a unos dos millones de personas a cubrir sus necesidades alimentarias básicas mediante operaciones de socorro a gran escala desplegadas en Somalia central y meridional, así como en Puntlandia. La distribución más reciente, dirigida a 764.000 agricultores damnificados por la sequía, ganaderos y personas desplazadas a raíz de los combates tenía por objeto proporcionarles reservas de alimentos básicos para dos meses, entre ellos, arroz, frijoles, aceite vegetal y una mezcla de maíz y soja, con el fin de ayudarles a paliar el período de “carestía” que media hasta la cosecha de julio. Los beneficiarios de estos alimentos pudieron conservar así bienes indispensables para su subsistencia que, de otro modo habrían tenido que vender a precios envilecidos, simplemente para tener algo que comer.

“El CICR ha atendido las necesidades urgentes y a largo plazo de los somalíes, mediante proyectos dirigidos a restablecer o fomentar los medios de subsistencia y la seguridad económica de una población debilitada por años de conflicto y desastres naturales recurrentes”, declaró Mohamed Sheik-Ali, coordinador de los programas de seguridad económica del CICR en el país. “Nuestro objetivo es promover su autosuficiencia. A menos que sobrevengan nuevas calamidades, los beneficiarios de la ayuda deberían tener alimentos suficientes para cubrir sus necesidades básicas durante, al menos, seis meses”.

Si bien en este momento las distribuciones de alimentos están destinadas a paliar el sufrimiento más inmediato, el CICR también ayuda a las comunidades a fortalecer y mantener sus propios medios de subsistencia. El pasado año, más de 640.000 personas se beneficiaron de la labor llevada a cabo por el CICR para impulsar la producción alimentaria de los agricultores y ganaderos, por ejemplo mediante la distribución de insumos agrícolas y la renovación de los canales de irrigación. Asimismo, durante el mismo período, cerca de 200.000 personas vieron mejorado el acceso al agua, otro recursos escaso en Somalia.

El CICR lleva dos décadas atendiendo las necesidades más urgentes de la población somalí, y ayudando a las comunidades a sobrellevar tantas desgracias sucesivas y a conservar su capacidad de valerse por sí mismas.

Para más información:
Anna Schaaf, CICR, Nairobi, tel.: +254 722 51 27 28
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17