Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Sudán del Sur: desesperados esfuerzos por la asistencia de salud en el país más nuevo del mundo

06-07-2012 Comunicado de prensa 12/138

Ginebra-Juba (CICR) – Un año tras la independencia de Sudán del Sur, aún hay muchas necesidades humanitarias que no se han atendido.

Las comunidades carecen el acceso a los servicios básicos de salud. La situación es particularmente difícil en las regiones en el norte, cercanas a la frontera con Sudán. En esta región, los recientes enfrentamientos han incidido directamente en la disponibilidad y en el precio de los alimentos, lo cual ha aumentado el número de muertes de niños a causa de la malnutrición.

"Durante los últimos tres meses, desde que se intensificaron los combates, se ha registrado, en el Hospital Universitario de Malakal, un considerable aumento en las admisiones por causa de malnutrición infantil", dijo el jefe de la delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Sudán del Sur, Melker Mabeck. "Asimismo, los niños llegan en peores condiciones de salud".

La población en Sudán del Sur tiene un deficiente acceso a la asistencia de salud. Escasean las instalaciones, así como personal de salud calificado; también es limitado el suministro de fármacos y de equipos. Según el Ministerio de Salud, en Sudán del Sur hay unos 120 médicos y apenas más de 100 enfermeros para una población estimada de casi nueve millones de personas.  Esta cifra queda muy por debajo de la proporción médico-paciente en el vecino país de Kenia, por ejemplo, donde hay 14 médicos por 100.000 personas, lo cual supone una proporción multiplicada por diez respecto de la registrada en Sudán del Sur, según las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud correspondientes a 2006. Corren especialmente riesgos los grupos vulnerables como mujeres, niños y heridos: Sudán del Sur tiene el índice de mortalidad materna más alto del mundo.

Además, el país está expuesto a enfermedades, dado que en muchas regiones son endémicas la meningitis, el sarampión, la fiebre amarilla y la tos ferina. Las enfermedades que se pueden prevenir como la malaria y las infecciones respiratorias agudas son los principales problemas de salud. Son también comunes la oncocercosis, la enfermedad del sueño y el cólera.

Otro problema es el número estimado de 50.000 personas en el país que adolecen de discapacidad física, cuya causa suelen ser heridas relacionadas con el conflicto armado. Las minas terrestres que se solían usar en el conflicto previo a la independencia entre el norte y el sur, aún se emplean hoy.

Junto con el Gobierno de Sudán del Sur, el CICR administra un centro de rehabilitación física en Juba, el único operacional en su género en el país. "Una proporción considerable de amputados son víctimas de las minas terrestres o de municiones sin estallar que fueron abandonadas después de los enfrentamientos", dijo el administrador del proyecto del CICR en el centro,  Gerd Van de Velde. "La labor de rehabilitación que hacemos aquí brinda a estas personas una oportunidad para reanudar una vida productiva".

El CICR también proporciona apoyo para las instalaciones de asistencia de salud, como el Hospital Universitario de Malakal. Como único hospital de referencia para los estados de Unidad, Jonglei y Alto Nilo, el hospital tiene una amplia área de captación de unos tres millones de habitantes. Las minas terrestres plantean un problema en la región. Durante la temporada de lluvia, que acaba de empezar, gran parte de esta región queda aislada casi totalmente. Un equipo médico del CICR basado en el hospital presta servicios pediátricos y de fisioterapia, además de asistencia traumática y asistencia quirúrgica de emergencia. También imparte formación práctica para el personal del hospital.

El año 1986, el CICR comenzó a desplegar actividades operacionales en el sur de Sudán. La Institución abrió una delegación en Juba, la ciudad más grande de Sudán del Sur, cuando el país se hizo independiente el 9 de julio de 2011. En el nuevo país, el CICR también tiene dos subdelegaciones en Malakal y en Wau. En Sudán del Sur, el CICR trabaja para prevenir las violaciones del derecho internacional humanitario y ayuda a las comunidades afectadas por el conflicto, a fin de que puedan sobrevivir a la situación y bastarse a sí mismos.

Material de vídeo B-Roll, que se puede descargar gratuitamente para difusión:

una serie en tres partes en la cual se ilustran las dificultades que se afrontan en la asistencia de salud en Sudán del Sur. Difundida en Eurovisión News Feeds y en www.icrcvideonewsroom.org:

6 de julio:10.00 h GMT:  Malnutrition rising as fighting continues in world's newest nation (Aumenta la malnutrición en tanto que continúan los enfrentamientos en el país más nuevo del mundo)
8 de julio:10.00 h GMT:   Struggle for health care in world's newest nation (Dificultades que afronta la asistencia de salud en el país más nuevo del mundo)
9 de julio:08.30 h GMT:  Growing need for care for South Sudan's amputees (La asistencia para los amputados en Sudán del Sur es cada vez más necesaria)

Sudán del Sur: hechos y cifras

Entre julio de 2011 y junio de 2012:

  • en el Hospital Universitario de Malakal, más de 750 pacientes se beneficiaron con operaciones quirúrgicas de emergencia efectuadas por el equipo quirúrgico del CICR. Del número total de pacientes, más de la mitad sufría de heridas por armas;
  • un número de 450 personas heridas durante los enfrentamientos recibió tratamiento, gracias a los suministros médicos y fármacos donados por el CICR para 10 hospitales y varios puestos de primeros auxilios;
  • más de 2.000 personas con discapacidades físicas recibieron tratamiento mediante los servicios de rehabilitación física apoyados por el CICR. Se colocaron más de 400 prótesis para amputados; también se entregaron cientos de órtesis, sillas de ruedas, muletas y bastones. Un poco más de 1.000 pacientes también se beneficiaron de los servicios de terapia física. Desde 2008, aproximadamente el 30% de amputados que ha recibido prótesis del CICR era víctima de accidentes relacionados con las minas terrestres.

Para más información:
Ewan Watson, CICR, Juba, tel.: +211 912 17 89 46
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17


Fotos

Malakal, Sudán del Sur. En la unidad de pediatría del Hospital Escuela de Malakal, el doctor Giorgio Monti realiza su recorrida matutina. 

Malakal, Sudán del Sur. En la unidad de pediatría del Hospital Escuela de Malakal, el doctor Giorgio Monti realiza su recorrida matutina.
© T. Stoddart / Getty Images / CICR