Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Día Internacional de la Mujer: ayudar a las mujeres a tomar las riendas de su situación

06-03-2012 Comunicado de prensa

Ginebra (CICR) – Aunque la mayoría de las personas desaparecidas a raíz de un conflicto armado son hombres, también sus madres, esposas y otros parientes que dejan atrás experimentan un agudo sufrimiento y suelen afrontar severas dificultades.

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) insta a que se tomen más medidas para ayudar a estas mujeres a satisfacer sus necesidades concretas y a recuperar su dignidad y esperanza, sin dejar de hacer hincapié en la responsabilidad que tienen las partes en un conflicto de buscar a las personas desaparecidas y facilitar información a los familiares.

"En distintas partes del mundo, las mujeres han demostrado una extraordinaria capacidad para superar las dificultades y tomar las riendas de su situación", señaló María Teresa Garrido Otoya, asesora del CICR en cuestiones relacionadas con las mujeres y la guerra. "Brindándoles alguna oportunidad, las mujeres encuentran medios novedosos y eficaces para mantenerse a ellas mismas y a sus familiares".

Al margen de la angustia de no saber qué ha pasado con sus esposos, sus hijos u otros familiares, las mujeres y niñas en tales circunstancias afrontan enormes dificultades prácticas: como en muchos casos han perdido al cabeza de familia, han de luchar para atender las necesidades básicas de la familia, como alimentos y educación para sus hijos. "También afrontan obstáculos jurídicos y administrativos, cuando tienen que reclamar los bienes de sus maridos o el derecho a recibir asistencia pública para aliviar la dificultad financiera de sus familias", dijo la señora Garrido Otoya.  "Además, con frecuencia, sus comunidades las estigmatizan. Por ejemplo, no sabiendo si sus esposos están vivos o muertos, muchas de ellas no visten o actúan como viudas; ante lo cual, sus comunidades, que no comprenden su comportamiento, las dejan desprovistas de toda posible ayuda por parte de alguno de sus miembros".

El CICR se esfuerza por proporcionar muy distintos tipos de ayuda para satisfacer las necesidades específicas de las mujeres cuyos familiares han desaparecido. En Libia, las familias siguen dirigiéndose diariamente a la Institución, con la esperanza de que podrá contribuir a averiguar qué ha ocurrido con sus seres queridos. En Irak, el CICR se ocupa de las mujeres cuyos esposos están en paradero desconocido, facilitándoles la realización de actividades generadoras de ingresos, de poca envergadura, por ejemplo, abrir una tienda o trabajar como peluqueras.

En Nepal, el CICR proporciona asesoramiento y contribuye a crear grupos de apoyo para disminuir en alguna medida la angustia y el sufrimiento de las esposas y madres de personas desaparecidas. Los grupos de apoyo permiten a estas mujeres reunirse y compartir su dolor, aunque a veces tanto ellas como sus familiares hayan formado parte, anteriormente, de bandos opuestos en el conflicto.

Devisara y Laxmi son dos mujeres nepalíes de bandos manifiestamente opuestos actualmente aliadas: las une el dolor.  "Anduvimos solas durante días", explicó Devisara.  "Ahora andamos en busca de justicia como víctimas de ambos lados del conflicto, lo que resulta precioso para las dos: compartimos nuestro sufrimiento mutuamente".  Laxmi concuerda en que no deben perder la esperanza y en que deben seguir adelante.

En el marco del derecho internacional humanitario, todos tienen derecho a saber qué ha ocurrido con sus familiares desaparecidos. Incumbe a las partes en el conflicto buscar a los desaparecidos y proporcionar a sus familiares información sobre su suerte; esta es una obligación que se mantiene tras el final del conflicto armado.  Las autoridades deben preocuparse por que se satisfagan las necesidades de las familias de las personas desaparecidas. Y el medio más eficaz para lograrlo es dotar a las mujeres que ahora son cabeza de familia de los instrumentos para salir adelante por sí mismas, sin tener que recurrir a la ayuda externa.

Para más información:
Dorothea Krimitsas, CICR, Ginebra, tel: +41 22 730 25 90 ó +41 79 251 93 18


Fotos

Nepal, distrito de Achham, frente a la filial de la Cruz Roja Nepalesa en Mangalsen. La esposa de una persona desaparecida con una publicaciòn del CICR acerca de desaparecidos en Nepal. 

Nepal, distrito de Achham, frente a la filial de la Cruz Roja Nepalesa en Mangalsen. La esposa de una persona desaparecida con una publicaciòn del CICR acerca de desaparecidos en Nepal.
© CICR / B. Farnoudi / v-p-np-e-00222

Irak, provincia de Missan, Amara. Soma es una viuda madre de seis hijos. La mujer pudo abrir una tienda de alimentos gracias a un proyecto de microemprendimientos del CICR. 

Irak, provincia de Missan, Amara. Soma es una viuda madre de seis hijos. La mujer pudo abrir una tienda de alimentos gracias a un proyecto de microemprendimientos del CICR.
© CICR / M. Greub / v-p-iq-e-00917

Perú, Ayacucho. Adelina García, presidenta de una asociación de familiares de secuestrados, detenidos y desaparecidos, aún busca a su esposo, quien desapareció en 1983. 

Perú, Ayacucho. Adelina García, presidenta de una asociación de familiares de secuestrados, detenidos y desaparecidos, aún busca a su esposo, quien desapareció en 1983.
© CICR / M. Burgos / v-p-pe-e-00493

Azerbaiyán, Shamkir. Una madre revisa fotografías en busca de su hijo desaparecido. 

Azerbaiyán, Shamkir. Una madre revisa fotografías en busca de su hijo desaparecido.
© CICR / T. Babayev / V-P-AZ-E-00272