Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Tratado sobre el Comercio de Armas: un paso histórico para reducir el sufrimiento humano

02-04-2013 Comunicado de prensa 13/55

Ginebra (CICR) – El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) acoge con satisfacción la adopción del Tratado sobre el Comercio de Armas. En la votación que tuvo lugar hoy durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, una mayoría de Estados acordó fijar, por primera vez, controles sobre las transferencias internacionales de armas convencionales y municiones.

"Este es un momento histórico y una respuesta aceptable al sufrimiento humano que se ha generalizado a causa de falta de regulación de la disponibilidad de armas", aseguró el presidente del CICR. Peter Maurer. "Ahora, el texto debe aplicarse de buena fe, para que tenga un efecto positivo en la vida, la salud y el bienestar de millones de personas de todo el mundo. Si se aplica debidamente, impedirá la transferencia de armas cuando exista un riesgo manifiesto de que se cometan crímenes de guerra o graves violaciones de los derechos humanos".

En el tratado adoptado hoy se fijan normas jurídicamente vinculantes para regular el comercio internacional de armas convencionales y municiones. Exige que los Estados nieguen la transferencia de armas y municiones, cuando sepan o quepa prever un riesgo importante de que estas armas y/o municiones se emplearán para cometer determinados crímenes internacionales como el genocidio, crímenes de lesa humanidad o crímenes de guerra. Un principio fundamental para sustentar esta exigencia, y que explícitamente se refrenda en el texto, es el deber de los Estados a respetar y hacer respetar el derecho internacional humanitario.

Aunque una amplia mayoría de Estados convino en adoptar el Tratado sobre el Comercio de Armas, el CICR reconoce que algunos Estados no votaron en favor del texto. "Exhortamos a todos los Estados a que se adhieran al tratado y fomenten su objetivo humanitario", dijo el señor Maurer. "Esto ayudará, en última instancia, a proteger a la población de una violencia armada gratuita y reducirá el sufrimiento humano".

En la mayoría de los países en los que trabaja, el CICR afronta las terribles consecuencias que tienen para los civiles los controles inadecuados de las transferencias de armas convencionales. En 1999, el CICR publicó un estudio encomendado por los Estados Partes en los Convenios de Ginebra en el que se mostraba que, en muchas situaciones, el riesgo de muerte, de heridas o de desplazamiento de civiles y de abusos es mayor cuando hay una gran disponibilidad de armas. Esta disponibilidad generalizada de las armas tiende a prolongar los conflictos, facilita las violaciones del derecho internacional humanitario y expone a los civiles a un gran peligro de muerte o de sufrir heridas, a raíz de una violencia relacionada con las armas, incluso después de que han terminado los conflictos armados.

Para más información:
Claire Kaplun, CICR, Bagdad, tel.: +41 22 730 33 55 ó +41 79 244 64 63