Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

La tuberculosis en las cárceles: un problema de salud acuciante

22-03-2013 Comunicado de prensa 13/49

Ginebra (CICR) – La tuberculosis, una enfermedad contagiosa que puede ser mortal, constituye un grave problema en los centros penitenciarios. Con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebrará el próximo 24 de marzo, el CICR desea hacer un llamamiento a los directores de prisiones, las autoridades sanitarias y la comunidad internacional en su conjunto para que presten más atención a los peligros que plantean el actual aumento de la tuberculosis multidrogorresistente (TB -MDR) en las cárceles y su propagación fuera de ellas.

La tuberculosis multidrogorresistente  se está propagando a un ritmo alarmante en todo el mundo”, afirmó el doctor Raed Abu Rabi, del CICR. “Esta enfermedad mortal resulta especialmente virulenta en los centros de detención”.

La tuberculosis puede llegar a ser 100 veces más prevalente dentro de las cárceles que fuera de ellas. Esto suele deberse al hacinamiento de los reclusos, a una ventilación insuficiente, al desconocimiento de las medidas preventivas y a la falta de supervisión y cumplimiento del tratamiento. Una atención médica deficiente no solo impide la curación de los pacientes tuberculosos, sino que contribuye a la aparición de cepas resistentes que infectan a los pacientes, a otros reclusos y, en general, a toda la comunidad.

“Cada vez hay más pacientes en las cárceles que desarrollan cepas de la tuberculosis muy resistentes a los medicamentos. Cuando esto ocurre, la tuberculosis, que antes tenía cura, puede convertirse en una enfermedad sumamente difícil de tratar; algunos pacientes no se pueden curar con los tratamientos farmacológicos existentes. La combinación de tuberculosis multidrogorresistente con el VIH/sida o la hepatitis C agrava aún más el problema, explicó el doctor Abu Rabi.

El CICR lleva muchos años combatiendo la tuberculosis en las cárceles del sur del Cáucaso, Asia Central y Uganda. Colabora, además, con las autoridades de Kirguistán y Filipinas en la lucha contra esta enfermedad. El problema de la tuberculosis en las cárceles constituye un motivo de gran preocupación y debe formar parte integral de cualquier política de salud pública que tenga por objeto controlar y, eventualmente, erradicar la enfermedad.

Para más información:
David-Pierre Marquet, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 25 02 ó +41 79 536 92 48