Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Siria: urge ampliar la respuesta humanitaria a las necesidades

13-05-2013 Comunicado de prensa 13/88

Ginebra (CICR) – Más de dos años después del inicio de la crisis en Siria, el conflicto y sus efectos en los países vecinos se han convertido en una grave catástrofe humanitaria.

Sin una solución política a la vista y dada la brecha cada vez mayor entre las necesidades de la población siria y la respuesta humanitaria sobre el terreno, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) debe aumentar significativamente sus actividades de asistencia en favor de la población civil gravemente afectada por la violencia.

El CICR solicita a sus donantes la cantidad adicional de 62,3 millones de francos suizos (unos 65,2 millones de dólares EE.UU. o 50,5 millones de euros) a fin de incrementar, de aquí a finales de año, sus actividades en favor de las personas vulnerables que sufren los efectos del conflicto armado en Siria y en los países vecinos. Con esos fondos adicionales, el presupuesto total del CICR para las actividades en Siria en 2013 se elevará a 101,3 millones de francos suizos (unos 82 millones de euros). Se tratará de la operación de mayor envergadura de la Institución a nivel mundial por lo que respecta al presupuesto.

"Hasta la fecha, han recibido ayuda millones de civiles en Siria y en otros países. En los últimos meses, hemos tenido mejor acceso a algunas de las zonas más afectadas del país", dijo el jefe de Actividades Operacionales del CICR para Oriente Próximo y Oriente Medio, Robert Mardini, en una conferencia de prensa organizada en Ginebra. "Sin embargo, la respuesta humanitaria general a las crecientes necesidades de millones de sirios sigue siendo insuficiente y se ve obstaculizada por las restricciones de seguridad y por los excesivos controles militares y burocráticos. Nuestro plan de incrementar nuestra respuesta es modesto en relación con las necesidades, pero ambicioso en relación con la realidad que se vive sobre el terreno".

"Muchas personas continúan luchando día a día para sobrevivir, sobre todo a causa de la intensificación de los enfrentamientos y de una economía sumamente debilitada. Pese a que hemos instado en repetidas ocasiones a las partes en el conflicto a que respeten las normas básicas de la guerra, en la realidad sobre el terreno no se percibe ninguna mejora. Se siguen registrando centenares de muertos y heridos por día. Miles de personas están detenidas o desaparecidas. Y continúan los ataques contra las instalaciones y el personal de salud", añadió el señor Mardini. "Familias enteras se desplazan en forma constante para buscar refugio en lugares más seguros. Cuatro millones de personas se han desplazado hasta el momento dentro de Siria, mientras que un 1,2 millones de personas han tenido que cruzar las fronteras e instalarse en países vecinos. Y esta tendencia continúa. Las personas que han permanecido en algunas ciudades o poblados se han quedado prácticamente sin nada y viven con temor y angustia permanentes".

Cerca de un cuarto de los trabajadores sirios han perdido sus puestos de trabajo desde el  inicio del conflicto. La producción agrícola está en caída libre, ya que miles de agricultores se ven en la imposibilidad de acceder a sus tierras en forma segura o de conseguir los insumos agrícolas que necesitan. La inflación crece en forma descontrolada. Según un estudio de mercado que recientemente realizó el CICR, los precios de la canasta básica de alimentos han aumentado más del 50% desde marzo de 2011. En las zonas sitiadas y en las zonas de conflicto, sobre todo, la alta demanda y la escasez de insumos han provocado el aumento del precio de productos básicos como el pan en un 1.000%. En general, el precio de los alimentos, el combustible y los medicamentos se ha disparado, y el poder adquisitivo del ciudadano común se ha visto severamente disminuido, razón por la cual se va ampliando el sector de población que vive en una situación de inseguridad económica.

"Hoy en día, millones de personas atraviesan una realidad desesperante. Nuestra prioridad es mejorar las condiciones de vida y restablecer los servicios públicos esenciales, como el suministro de agua potable y la recolección y eliminación de los residuos", dijo el señor Mardini. "Junto con voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria, haremos distribuciones mensuales de paquetes de alimentos para 450.000 personas, en su mayoría desplazadas, y de otros artículos de primera necesidad para 112.500 personas. Además, nos aseguraremos de que más de 12,5 millones de personas en todo el país sigan recibiendo agua potable. Aumentaremos también el apoyo a la infraestructura de salud y, a través de sesiones de capacitación, mejoraremos las competencias de los trabajadores de salud que tratan a los heridos de guerra".

"En los últimos meses, hemos visto que nuestro diálogo con las autoridades y con la oposición ha dado sus frutos. Junto con la Media Luna Roja Árabe Siria, hemos logrado acceder a las zonas afectadas por el conflicto, como Idlib, Alepo, Homs, Hama, Deir Ezor y Damasco Rural, donde nuestro personal ha podido permanecer hasta una semana, en algunos casos", agregó el jefe de Actividades del CICR. "El acceso sin restricciones y las pausas humanitarias más frecuentes son fundamentales para la expansión de nuestras operaciones humanitarias".

El conflicto también ha afectado los países vecinos, que hacen todo lo que pueden para acoger a los miles de personas que cada día huyen de los intensos enfrentamientos en Siria. "Nuestro esfuerzo no se detiene en la frontera; también estamos ayudando a los sirios que han buscado refugio en otros países, como Jordania, Líbano e Irak. Pero en esos países nuestro papel consiste en reforzar la asistencia humanitaria que ya se les brinda", dijo el señor Mardini. En Líbano, el CICR ayudará a los servicios médicos de urgencia de la Cruz Roja Libanesa a incrementar sus operaciones en favor de las personas heridas que llegan de Siria y asumirá los gastos del tratamiento de más pacientes. En Jordania, el CICR entregará material quirúrgico y otros insumos médicos para el tratamiento de pacientes con heridas causadas por armas a puestos de salud fronterizos y a algunos hospitales. En estos dos países, el CICR entregará socorros de urgencia a los refugiados a medida que vayan llegando.

En 2012, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria distribuyeron alimentos para 1,5 millones de personas, agua para 14 millones de personas y otros artículos básicos (productos de aseo personal, utensilios de cocina, mantas y colchones) para 0,5 millones de personas, además de suministrar insumos médicos para el tratamiento de miles de heridos y enfermos en Siria. La Media Luna Roja Árabe Siria, principal asociado del CICR en el país, también ha prestado servicios de asistencia de salud y de primeros auxilios a heridos y enfermos. “Los voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria siguen estando sumamente motivados, pese a que 19 de sus colegas han perdido la vida en el desempeño de sus funciones”, dijo el señor Mardini. "Siguen arriesgando la vida a diario para salvar la vida de otras personas y prestar socorro a los necesitados".


Para más información:
Dibeh Fakhr, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 37 23 ó +41 79 447 37 26
Rima Kamal, CICR, Damasco, tel.: +963 930 33 67 18 ó +963 11 331 04 76
Samar El Kadi, CICR, Beirut, tel.: +961 70 15 39 28
Hala Shamlawi, CICR, Amman, tel.: +962 777 39 87 94