Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

República Centroafricana: la población está atrapada en la violencia armada

19-09-2013 Comunicado de prensa 13/159

Ginebra (CICR) – El deterioro de la situación en la República Centroafricana y las consecuencias humanitarias para la población son motivo de graves preocupaciones. Los recientes enfrentamientos en la zona occidental del país son los más cruentos que el país ha experimentado desde marzo de 2013.


   © CICR/Boris Heger. Bangui. Algunos de los heridos fueron evacuados de la zona de combate por el CICR.

 "Las principales víctimas de la violencia son las personas civiles. La prioridad es atender a los heridos y ayudar a las familias cuyas viviendas han sido incendiadas o saqueadas. También es preciso sepultar a los muertos, que a veces yacen abandonados", explica Stefan Bigler, jefe de un equipo del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que se halla en la ciudad de Bouca desde el 12 de septiembre.

Barrios enteros de esta ciudad de más de 20.000 habitantes han quedado desiertos. Los pobladores han huido, dejando atrás todas sus pertenencias. Se han refugiado en el bosque, con familiares o en edificios religiosos. El CICR evacuó por avión a 13 heridos graves, de Batangafo al hospital de derivación en Bangui. En una semana, los voluntarios de la Cruz Roja Centroafricana recogieron los restos de 30 personas, a fin de proceder a su identificación e inhumación.   

Casi todos los centros de salud están cerrados y la población depende casi exclusivamente de la ayuda humanitaria. "Lejos de la capital, el acceso a la asistencia médica es sumamente limitado y las necesidades son enormes", dijo Bonaventure Bazirutwabo, coordinador de salud del CICR.

El acceso a las víctimas también se ve obstaculizado por la violencia que prevalece en ciertas zonas. Debido a los enfrentamientos que tuvieron lugar en la carretera a Bossangoa,  la llegada de los equipos del CICR se retrasó varios días.

"Todas las partes en el conflicto deben abstenerse de cometer actos de violencia contra los civiles, así como contra el personal médico y las instalaciones de salud", declara Georgios Georgantas, jefe de la delegación del CICR en Bangui. "Es fundamental que se garantice la seguridad de las organizaciones humanitarias, a fin de que puedan llegar a todas las víctimas y prestarles ayuda. Está en juego la supervivencia de la población".

Para más información:
Vincent Pouget, CICR, Bangui, tel.: +236 75 64 30 07
Wolde-Gabriel Saugeron, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 31 49 ó +41 79 244 64 05