Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

RD Congo: preocupación por las víctimas de los enfrentamientos en Kivu Norte

01-11-2013 Comunicado de prensa 13/184

Ginebra/Kinshasa/Kigali/Kampala (CICR) – La reanudación de las hostilidades entre las fuerzas armadas congoleñas y el grupo armado M23 en el territorio de Rutshuru, en el este de la República Democrática del Congo (RDC), ha tenido consecuencias humanitarias importantes, que se hacen sentir también en Uganda y Ruanda.

 "En estas situaciones, siempre existe el riesgo de que elementos incontrolados de la población, de las fuerzas armadas o de los grupos armados cometan actos de venganza o de represalia. Exhortamos a las autoridades a hacer todos los esfuerzos posibles para prevenir esos actos", declaró Alessandra Menegon, jefa de la delegación del CICR en la RDC.

"Los combatientes capturados o que se han rendido, así como toda otra persona detenida, deben ser tratados con humanidad y se debe respetar su vida y su dignidad. Esperamos poder empezar a visitar a estas personas pronto, para evaluar sus condiciones de detención", añadió la señora Menegon.

Tras la reanudación de las hostilidades el 25 de octubre, el CICR y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la República Democrática del Congo, de Ruanda y de Uganda trabajan infatigablemente para prestar asistencia y protección a las personas afectadas por el conflicto, se trate de heridos, desplazados o refugiados.

En Goma, en la RDC, un equipo de cirujanos del CICR atiende a los heridos de guerra en el hospital de Ndosho. El CICR ha proporcionado al hospital militar de Katindo insumos médicos y quirúrgicos suficientes para tratar a 50 heridos de guerra, así como bolsas para cadáveres. Asimismo, la Institución abastece de agua potable a este hospital, suministrándole 10.000 litros de agua por día.  

En las zonas afectadas por los enfrentamientos, voluntarios de la Cruz Roja de la República Democrática del Congo han comenzado a recoger e inhumar cadáveres. La necesidad de tener en cuenta los riesgos que representan los restos explosivos de guerra dificulta aún más su trabajo. Mientras que un equipo del CICR, que se encuentra en Rutshuru desde hace dos días, se ocupa de evaluar las necesidades humanitarias en la región, otro equipo parte hoy para reforzar las capacidades de asistencia psicológica en la casa de escucha de la ciudad, que constituye un centro de apoyo para las víctimas de la violencia sexual.

En Ruanda, los voluntarios de la Cruz Roja Ruandesa se han movilizado a lo largo de la frontera para prestar servicios de primeros auxilios a las personas que fueron heridas mientras huían de las zonas de combate. El martes, un equipo del CICR llegó al hospital de Gisenyi, que recibió a numerosas personas heridas a raíz de la violencia en Rutshuru. El CICR ayuda a las autoridades de los hospitales ruandeses a atender a estos heridos, proporcionando material médico y brindando asesoramiento técnico; asimismo, un cirujano del CICR prestó asistencia a los médicos ruaneses. El 31 de octubre, un paciente que necesitaba atención especializada pudo ser evacuado a un hospital público en Kigali.

Miles de familias han huido a Uganda, donde el CICR, con el apoyo de los voluntarios de la Cruz Roja de Uganda presentes en los centros de refugiados, ofrece a éstos la posibilidad de restablecer el contacto con sus familiares e identifica a los menores que quedaron separados de su familia durante el desplazamiento.

Más información:
Annick Bouvier, CICR, Kinshasa, tel.: +243 81 700 85 36
Jean-Pascal Moret, CICR, Goma, tel.: +243 81 700 77 86
Jean-Yves Clémenzo, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 22 71 ó +41 79 217 32 17
Emmanuel Kagimbura, CICR, Kigali, tel.: +250 788 30 05 09
Adebayo Olowo-Ake, CICR, Kampala, tel.: +256 77 222 19 94