• Enviar
  • Imprimir

Siria: la situación humanitaria es catastrófica

15-02-2013 Conferencia de prensa

"En Siria, la situación humanitaria es ni más ni menos que catastrófica", anunció el director de Actividades Operacionales del CICR, Pierre Krähenbühl, luego de una visita de cuatro días de duración en ese país. Numerosos civiles han resultado muertos o heridos. Millones han tenido que desplazarse y miles han desaparecido o han sido arrestados.

Los señores Pierre Krähenbühl y Walter Cotte (subsecretario general del Programa de Servicios de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja) informaron en una conferencia de prensa sobre su reciente visita a Siria.

A continuación, un resumen de la información que brindaron en la conferencia.

Situación general

Luego de dos años, y sin que se vislumbre el fin de los enfrentamientos militares, la situación que atraviesa la población es catastrófica. Numerosos civiles han muerto o resultado heridos. Millones han tenido que desplazarse y miles han desaparecido o han sido arrestados.

En algunas partes de Damasco rural, la infraestructura ha sido destruida, al igual que numerosos bienes, lo que agrava las difíciles condiciones en que vive la población siria. Los equipos del CICR que despliegan actividades en el terreno en todo el país hacen hincapié en la situación desesperante de los civiles que han tenido que huir una y otra vez a medida que se desplazan las líneas del frente.

Mujeres y niños se han refugiado en mezquitas, escuelas, centros deportivos y otros edificios públicos. Otras tantas personas se han instalado en parques y refugios improvisados. Han sobrevivido durante semanas con un apoyo mínimo, sin electricidad ni agua corriente.

Las instalaciones y el personal de salud continúan sufriendo actos de violencia. Se ha informado de numerosos casos de pacientes arrestados dentro de los hospitales, de represalias contra médicos y enfermeros, de ataques contra ambulancias y de abuso de esos vehículos. Si bien es difícil verificar cada uno de esos actos de violencia, la tendencia es generalizada y motivo de grave preocupación.

En Siria, las operaciones humanitarias son sumamente complejas. Las limitaciones son muchas, pero las de mayor peso son la extrema falta de seguridad, la fluidez de las líneas del frente y la multiplicidad de actores armados, incluidas las fuerzas de seguridad gubernamentales y diversos grupos de oposición armados.

Actividades del CICR y de la Media Luna Roja Árabe Siria

El CICR ha podido realizar varias actividades significativas en el terreno, junto con su socio, la Media Luna Roja Árabe Siria. Además, ha podido desplegar esa labor en zonas controladas por la oposición.

En 2012, el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria realizaron más de 100 viajes a diferentes partes del país. Distribuyeron alimentos y paquetes con artículos de aseo para un millón y medio de personas, muchas de ellas desplazadas, sin acceso a bienes o servicios básicos desde que abandonaron sus hogares.

Nuestros proyectos de abastecimiento de agua han ayudado a millones de personas en todas las provincias, independientemente de dónde estuvieran viviendo. En el marco de esos proyectos, se repararon conductos junto con contratistas locales en Aleppo, se instaló un generador en Homs, que abastece de agua a unas 800.000 personas, y se entregó agua por vía terrestre a campamentos de desplazados. En todo el país, se procedió a clorar el agua para garantizar que fuera apta para el consumo.

Además, hemos mejorado las condiciones de vida y el abastecimiento de agua en 290 centros donde se han refugiados unas 88.000 personas desplazadas, en localidades como Aleppo, Homs, Sweida y Deir Ezzor.

Por otro lado, hemos distribuido insumos médicos en muchas partes del país.

Para la Media Luna Roja Árabe Siria, el cambio de ritmo ha sido trágico. En Damasco, por ejemplo, el centro de coordinación de esa Sociedad Nacional acostumbraba realizar unas 25 operaciones con ambulancias diarias. Ese número se ha duplicado, lo que conlleva una mayor necesidad de recursos. Además de trabajar con el CICR, la Media Luna Roja Árabe Siria está prestando apoyo psicosocial, sobre todo a niños. La Sociedad Nacional cuenta con 11.000 voluntarios, sumamente motivados, comprometidos con la labor que despliegan en el terreno y cercanos a la comunidad. Ocho de ellos han perdido la vida en el cumplimiento de su denodada labor.

Desafíos

Operaciones a través de las fronteras versus operaciones a través de las líneas del frente

En los últimos meses, mucho se ha debatido en torno a la imparcialidad de la prestación de ayuda y de otras maneras de llegar a la población que se encuentra en zonas controladas por la oposición. Se ha propuesto realizar operaciones a través de las fronteras. Para el CICR, es legítimo analizar diferentes formas de asegurar que la ayuda llegue a las personas que la necesitan, pero hemos optado por las operaciones a través de las líneas del frente. Ello no significa que el CICR excluya la posibilidad de realizar operaciones a través de las fronteras, sino que sólo emprenderíamos acciones de ese tipo con el consentimiento de todos los interesados (el Gobierno sirio, la oposición y los Gobiernos de los países vecinos afectados). Nuestra reciente visita a Al Houleh ha demostrado que somos capaces de cruzar las líneas del frente para prestar ayuda.

Es un desafío realizar cada vez más operaciones a través de las líneas del frente, sobre todo porque, como en todo conflicto, a ninguna parte le agrada vernos cruzar a la zona controlada por su enemigo. Pero esa es nuestra manera de prestar ayuda humanitaria, construir aceptación y tratar de llegar a las zonas más afectadas. En mis reuniones con el viceministro de Relaciones Exteriores de Siria (Hossam Alaa Eddine), subrayé la importancia de que el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria tuvieran mejor acceso a todas las regiones donde las necesidades son urgentes, incluidas las que están controladas por la oposición.

Necesidad de reforzar las actividades

Tras un período difícil entre julio y octubre de 2012, cuando los movimientos en el terreno estaban extremadamente limitados, en los últimos cuatro meses ha aumentado el número de equipos del CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria que han podido acceder a regiones complicadas. A finales de enero, pudimos prestar ayuda en Al Houleh, localidad controlada por la oposición, y ese es un signo de mejoría. He regresado de Siria con la convicción de que podemos y debemos ampliar nuestras actividades en las semanas y meses venideros, así como de que podemos y debemos aprovechar nuestra creciente presencia en las zonas más delicadas, incluidas las que controla la oposición.

Bienestar de los detenidos

Las visitas a las personas detenidas no han avanzado como hubiésemos querido a lo largo de los últimos seis meses.

El CICR ha realizado dos visitas desde 2011 a las cárceles centrales de Aleppo y Damasco. Es un hecho positivo, pero no suficiente. Por supuesto, algunos lugares de detención se encuentran en zonas demasiado peligrosas para que ingresemos. Pero ese acceso limitado significa que no se efectúa ningún seguimiento de la situación de los detenidos. Lo cual sería muy preocupante en todo conflicto armado, y sin duda es una grave preocupación en el caso de Siria.

Durante su reunión en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el señor Krähenbühl solicitó que las autoridades tomaran medidas concretas en relación con un plan de visitas a varias cárceles, sobre la base de la promesa que en su momento hicieran y que reconfirmaron durante la reunión Es vital que el CICR pueda reanudar a la brevedad las visitas a las cárceles a fin de efectuar un seguimiento efectivo de las condiciones de detención y del trato que se brinda a los detenidos, de conformidad con los procedimientos que el CICR aplica en todo el mundo. En los próximos días, el CICR continuará ejerciendo presión sobre las autoridades sirias en torno a este tema.

Por último, cabe mencionar el impacto devastador de los ataques contra instalaciones médicas, personal de salud, etc. Se nos ha informado recientemente de un incidente en el norte de Siria, en el que se arrestó dentro de un hospital a personas heridas y luego fueron hallados muertos miembros del personal de salud porque se los consideraba sospechosos de haber facilitado la información que dio lugar a los arrestos. A causa de incidentes como éste, lo que era un sistema de salud eficiente se está convirtiendo en un terreno baldío en muchas partes del país. Algunos hospitales han sido tomados por grupos armados, y numerosos médicos y enfermeros motivados han huido de las zonas más peligrosas.

El futuro

Desde que comenzó el conflicto en Siria, muchos se han preguntado si trabajar en Siria no es acaso una "misión imposible", plagada de limitaciones y del riesgo de ser instrumentalizados. Es necesario reforzar significativamente la respuesta humanitaria colectiva; el CICR y la Media Luna Roja Árabe Siria están esforzándose en ese sentido. Se ha comentado que el CICR es ingenuo al creer que puede desplegar una operación verdaderamente imparcial desde el interior de Siria en beneficio de los civiles de todas las partes. El CICR admite que debe seguir atento a ese debate y que son muchos los dilemas que se presentan. Pero siempre hemos preferido los dilemas asociados a estar presentes, tratando de llegar a tantas personas como sea posible. Es exactamente eso lo que está haciendo el CICR.


Fotos

Una familia camina entre los escombros en Alepo, Siria. 

Al-Massir, Alepo, Siria.
Una familia camina entre los escombros.
© Reuters / M. Salman