Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Colombia: la situación humanitaria sigue siendo preocupante

01-02-2006 Conferencia de prensa

En una conferencia de prensa realizada en Ginebra, el director de Actividades Operacionales del CICR, Pierre Krähenbühl, dijo que la situación de las personas afectadas por la violencia que persiste en Colombia sigue siendo grave. En una reciente visita a ese país, el señor Krähenbühl se entrevistó con las partes en el conflicto y visitó varios programas de la Institución.

 
© ICRC / Boris Heger / co-e-00137  

Cocorna. Una delegada del CICR registra los datos de las personas desplazadas antes de una distribución de socorros./div>

   
© ICRC / Carlos Rios / co-e-00024 
   
Cuita, departamento de Chocó. El CICR negocia el acceso de los equipos médicos a zonas aisladas y acompaña a los equipos médicos colombianos a esas zonas.  


   
© ICRC / Boris Heger / co-e-00117 

Quibdo, prisión de Anayancy. En privado, un detenido describe su vida cotidiana a una delegada del CICR.  


   

En la conferencia de prensa, Pierre Krähenbühl dijo que era importante recordar que la situación de conflicto armado que vive Colombia lleva ya unas cuatro décadas.

" En Colombia, no hay ninguna persona que no haya sido afectada de una manera u otra por la violencia que vive el país " , dijo.

Agregó que, en una de las localidades que visitó, los pobladores se tomaron el tiempo de explicarle que la violencia repercute en ellos de diferentes formas: extorsiones, secuestros, desplazamientos forzados, sumados al miedo que experimentan día a día.

Dijo también que el país ha tomado importantes iniciativas internas para responder a las necesidades que surgen en los planos humanitario y social a raíz del conflicto.

El señor Krähenbühl explicó que Colombia se halla en medio de un período complejo, con la actual desmovilización de los grupos llamados de " autodefensa " y el proceso de diálogo entre el Gobierno y el grupo armado de oposición ELN (Ejército de Liberación Nacional). Según Krähenbühl, las negociaciones entre las autoridades y las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) son menos fluidas.

  Las personas desplazadas  

     

El director de Actividades Operacionales del CICR dijo que uno de los aspectos más preocupantes de la violencia en Colombia sigue siendo la cantidad de personas que deben desplazarse a raíz del conflicto. Según las cifras oficiales del Gobierno, hay en Colombia 1,8 millones de desplazados, aunque otras fue ntes calculan un número más alto.

Dijo que los pobladores por lo general se ven obligados a abandonar sus hogares para vivir de la mejor manera que pueden en los cinturones de pobreza que rodean a las grandes ciudades, lo que les genera importantes dificultades de integración social.

La prioridad del CICR, en colaboración con las autoridades y con otras organizaciones humanitarias, como el Programa Mundial de Alimentos, es satisfacer las necesidades de las personas desplazadas en el corto plazo, es decir durante los tres primeros meses posteriores al desplazamiento. Lo que los desplazados más necesitan son alimentos, alojamiento y acceso a la atención médica. El CICR prevé asistir a unos 45.000 desplazados internos durante el presente año, pero está preparado para beneficiar a un mayor número de personas, llegado el caso.

El señor Krähenbühl también dijo que era preocupante que un mayor número de personas hayan sido obligadas a huir en enero de 2006 que en el mismo período el año pasado. Recientemente, unos 1.600 indígenas fueron forzados a abandonar sus hogares en el departamento de Cauca, al sudoeste del país, tras el recrudecimiento de las hostilidades. 

A pesar de que el CICR y sus socios están en condiciones de satisfacer las necesidades de estas personas recientemente desplazadas, sigue habiendo problemas significativos con respecto a las necesidades de los desplazados a mediano y a largo plazo, añadió Krähenbühl. Dijo que el CICR plantea con frecuencia esta cuestión a las autoridades y las insta a que la consideren prioritaria.

Además, señaló que es necesario evitar nuevos desplazamientos. En recientes fallos vinculantes del Tribunal Constitucional del país, se ha decidido aumentar el presupuesto gubernamental destinado a esta cuestión, pero el señor Krähenbühl dijo que aún queda por ver cómo eso se traducirá en medidas concretas y en una respuesta a l argo plazo por parte de las autoridades.

El señor Krähenbühl destacó también las actividades del CICR en favor de la población civil en general, sobre todo las destinadas a facilitar el acceso a la atención médica. La Institución negocia con regularidad el acceso de sus equipos médicos a comunidades aisladas y acompaña a los equipos médicos colombianos a esas zonas.

  Detención  

El CICR continúa visitando a las personas detenidas por las autoridades colombianas en relación con la violencia. Paralelamente, sigue esforzándose para visitar a las personas retenidas por los grupos armados de oposición.

El señor Krähenbühl dijo que la sobrepoblación en los establecimientos penitenciarios sigue siendo un problema de gravedad.

  Las personas desaparecidas  

     

El CICR procura acercarse con regularidad a los grupos armados de oposición a fin de informarse sobre el paradero de las personas dadas por desaparecidas a raíz del conflicto. Se esfuerza por que la cuestión siga figurando como una de las más importantes en la agenda política y en las futuras negociaciones para poner término a la violencia. 

Actualmente, la Institución está tratando unos 3.600 casos documentados de personas desaparecidas, basándose en testimonios de familiares.

El señor Krähenbühl dijo que el CICR está preparado para actuar como facilitador e intermediario en las liberaciones de rehenes y de policías y soldados en poder de los grupos armados. Sin embargo, agregó que hay pocos indicios de que las negociaciones hayan avanzado.

El CICR cuenta actualmente con unos 280 colaboradores en Colombia. El presupue sto que ha destinado a las actividades que realizará en Colombia a lo largo de 2006, a fin de responder a las necesidades de las personas afectadas por la violencia, alcanza los 24,6 millones de francos suizos (19,2 millones de dólares estadounidenses / 15,8 millones de euros).

La Institución ha establecido algunas zonas prioritarias donde concentra sus actividades. El señor Krähenbühl destacó la alta calidad del diálogo que el CICR mantiene con todos los actores que participan en el conflicto.