Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Irak: la población civil sigue pagando el precio más caro del conflicto

01-12-2006 Conferencia de prensa

Desde septiembre de 2006, más de 7.000 personas han muerto en Irak, en ataques contra la población civil. El jefe de actividades operacionales del CICR para Oriente Próximo y África del Norte, Georges Comninos, describió el día a día de la población civil iraquí, así como las actividades que realiza el CICR para darle protección y asistencia, en una conferencia de prensa realizada en Ginebra.

" Los atentados con bombas o con coches bomba, los disparos, los secuestros y los asesinatos se han vuelto moneda corriente en Irak y, sin duda, es la población civil la que paga el precio más caro del conflicto armado " , declaró el señor Comninos .  

El señor Comninos observó que el ciclo de violencia sigue alimentándose. Mencionó, como ejemplo, que inmediatamente después de los ataques y los atentados perpetrados la semana pasada en Bagdad y en Sadr City, se inició otra serie de ataques contra la población civil.

A causa de la absoluta inseguridad que impera en el país, es difícil, para la población, tener acceso a los servicios básicos, como la atención médica, el agua potable y la electricidad.

El señor Comninos hizo referencia a una visita que realizó recientemente en Irak, en la que pudo comprobar las dificultades que afronta la población civil. " Hoy en día, en Irak, es raro encontrar una familia que no haya sido afectada por el conflicto. El miedo a morir o a ser secuestrado en el propio país es omnipresente. Incluso el mero hecho de quedarse en casa no siempre es una garantía de seguridad. "

Según la Media Luna Roja del Irak, más de 42.000 familias habrían tenido que desplazarse desde febrero de 2006.

Habida cuenta de las circunstancias, la prioridad del CICR en este momento es la protección de la población civil.

El señor Comninos declaró que el CICR sigue decidido a hacer todo lo posible para satisfacer las necesidades más urgentes de la población iraquí, a pesar de las graves preocupaciones en materia de s eguridad que limitan la presencia de la Institución en el terreno, así como sus desplazamientos en el país. Destacó algunas de las actividades realizadas por el CICR en los últimos tres meses.

El CICR prestó asistencia médica y quirúrgica a los hospitales de la mayoría de las grandes ciudades, a fin de ayudarlos a responder a la afluencia de víctimas, y prestó apoyo a institutos forenses de todo el país, para que puedan dar el debido tratamiento a los restos mortales. .

El CICR, en cooperación con la Media Luna Roja del Irak, también entregó socorros de urgencia, como víveres y artículos de primera necesidad, a 14.000 familias desplazadas. Prevé ayudar a otras 15.000 familias de aquí a fin de año.

Sin embargo, " por más importante que sea, esa asistencia es ínfima en relación con la enormidad de las necesidades " , añadió Georgios Comninos.

Finalizó recordando a todos los que participan en esa situación de violencia que, más allá de la complejidad de lo que está en juego en el conflicto iraquí, " es inaceptable y contrario a los principios más elementales de humanidad y del derecho tomar como objetivo de los ataques a personas que no participan en las hostilidades. Los actores estatales, como los no estatales, están vinculados por esas normas " .

" El CICR insta una vez más a todas las partes en el conflicto a que respeten las normas del derecho internacional humanitario y se abstengan de atacar a las personas civiles y los bienes de carácter civil. Además, pide encarecidamente a todas las personas que pueden utilizar su influencia moral y política en ese contexto a que inciten a respetar la vida y la dignidad humanas. "