Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Filipinas: Andreas pide la liberación de Eugenio

22-04-2009 Conferencia de prensa

El colaborador del CICR Andreas Notter dio una conferencia de prensa tras haber pasado 93 días en cautiverio en Filipinas. Habló sobre el alivio que siente ahora y pidió la liberación de Eugenio Vagni, el último colaborador del CICR que sigue secuestrado. Los tres colaboradores del CICR fueron secuestrados el 15 de enero después de realizar una visita de rutina a la cárcel provincial de Jolo.

     
©CICR/T. Gassmann/ch-e-00330 
   
Andreas Notter durante una conferencia de prensa en la sede del CICR en Ginebra. 
           

En una conferencia de prensa ofrecida en la sede del CICR en Ginebra, Andreas Notter manifestó su alegría y su alivio por estar de vuelta en casa. Agradeció a sus amigos, sus familiares y sus colegas, así como a las autoridades de Filipinas y de Suiza, el apoyo que le dieron durante la dramática situación que vivió y los esfuerzos realizados para lograr su liberación.

    " Aprecio profundamente la amistad de amigos desconocidos, a los que nunca he visto. Al salir de la selva, me di cuenta de cuánta gente estaba pensando en nosotros, preocupándose y orando por nosotros. "

Pero su felicidad de estar libre otra vez se ve opacada por la tristeza de saber que su colega, Eugenio Vagni, sigue en cautiverio desde hace casi 100 días.

" Me preocupa mucho mi colega, Eugenio Vagni, sobre todo por su salud. Como tiene una hernia, a veces tiene dificultades para caminar. "

Dijo que vio a Eugenio por última vez cerca del 16 de abril, cuando fueron separados. Pidió que Eugenio fuera liberado para que se le brinde la atención médica que necesita.

  Condiciones del cautiverio  

     

Andreas Notter dijo que él, Eugenio y Mary Jean fueron bien tratados por los secuestradores durante el cautiverio, pero que las condiciones en la selva son muy difíciles, ya que con frecuencia se producen fuertes lluvias, entre otros inconvenientes.

En general, su jornada comenzaba a las 5:30 de la mañana, cuando los despertaba el llamado a la oración. El desayuno consistía en té o café y arroz. Cuando no tenían que desplazarse, ocupaban el tiempo conversando, jugando a las cartas y realizando tareas de rutina, como lavar la ropa, preparar la comida o cortar leña.

Cuando era posible, también hablaban de las actividades del CICR con sus secuestradores, tratando de que comprendieran que estaban en la región solamente para ayudar a las personas afectadas por los enfrentamientos.

  Presión y miedo  

     

También hubo momentos de presión y miedo extremos, explicó.

" Cuando había tiroteos —pues algunos choques se produjeron— la situación era bastante complicada. " Agregó que se tomó muy seriamente las amenazas de muerte proferidas por los secuestradores.

También hubo ocasiones en que tuvieron que desplazarse muy rápidamente del lugar donde estaban establecidos.

" A veces tuvimos que empacar en unos segundos, sabiendo que si no lo hacíamos tendríamos que dejar algunas de nuestras pertenencias en el lugar. "

Las ocasiones en que pudieron comunicarse con sus familiares por teléfono fueron extremadamente valiosas para los tres cautivos, pues de ese modo sabían que se estaba haciendo todo lo posible para que los liberaran en forma segura.

  El momento de la liberación  

     

Andreas Notter explicó que el momento de la liberación fue confuso para él. Iba caminando con sus secuestradores por la selva en la noche y de pronto, en un momento inesperado, se d io cuenta de que estaba solo. Logró salir de la selva y la primera persona que vio fue un poblador.

  Futuro con el CICR  

     

Por el momento, la prioridad de Andreas es estar con sus familiares y sus amigos, pero dijo que desea continuar trabajando con el CICR en el futuro.

  Rescate  

     

En la conferencia de prensa, el director de Operaciones del CICR, Pierre Krähenbühl, subrayó que el CICR no pagó ningún rescate por la liberación de los dos colaboradores.

" Durante esta crisis, el CICR no ha recibido ningún pedido de rescate. La política del CICR es no pagar rescates. "

  "Que Eugenio pueda volver a casa"  

     

El señor Krähenbühl agradeció a todas las personas que ayudaron para que Andreas Notter vuelva a casa, incluida la Cruz Roja de Filipinas y su presidente, el senador Richard Gordon, las autoridades filipinas y suizas a nivel local y nacional, y los colegas del CICR en Filipinas y en Ginebra.

Dijo que el CICR continuó sus actividades en favor de las personas desplazadas a causa de los enfrentamientos en la región a lo largo de toda la crisis y seguirá haciéndolo.

Por último, pidió una vez más la liberación inmediata e incondicional de Eugenio Vagni. " Que Eugenio pueda volver a casa. "