• Enviar
  • Imprimir

Refugiados, retornados y desplazados: declaración del CICR ante la ONU, 2012

07-11-2012 Declaración

Asamblea General de las Naciones Unidas, 67° período de sesiones, Tercera Comisión, Tema 62, declaración del CICR, Nueva York, 7 de noviembre de 2012

Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, cuestiones relativas a los refugiados, los retornados, los desplazados y asuntos humanitarios

Señor Presidente:

Se necesita urgentemente que las personas en situación de desplazamiento prolongado puedan beneficiarse de los sistemas de bienestar social y de los proyectos de desarrollo en la misma medida que los otros segmentos de la población (...)"

El sufrimiento de los desplazados internos no ha disminuido en los últimos años, contrariamente a la atención que la comunidad internacional presta a este problema. Algunos ejemplos de situaciones que ponen de relieve el dramatismo de esta realidad humanitaria son las operaciones a gran escala llevadas a cabo en favor de los desplazados internos en Somalia, Irak, República Democrática del Congo o Colombia. La comunidad internacional también se ha movilizado en el pasado en los planos político y normativo con la adopción de los Principios rectores de los desplazamientos internos, la Convención de Kampala y la Política del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja relativa al desplazamiento interno.

En general, creemos que la respuesta humanitaria a las necesidades urgentes en las fases "agudas" de un conflicto armado han mejorado, pero éstas circunstancias no son más que la “punta del iceberg”, y el desplazamiento sigue destruyendo y poniendo en peligro la vida y los medios de subsistencia de millones de personas en el mundo. Por su parte, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), mediante sus actividades de protección y asistencia, responde en la actualidad a las necesidades de los desplazados y de las comunidades que los acogen en unos 35 países y sigue esforzándose por evitar el desplazamiento de personas. Al mismo tiempo, promueve la protección que el derecho internacional humanitario, el derecho de los derechos humanos y las normas internacionales pertinentes otorgan a los desplazados internos.

 

Señor Presidente:

(...) el primer año de desplazamiento no es forzosamente el más difícil o complicado, sino los años siguientes, cuando el interés de los medios de comunicación disminuye y los recursos empiezan a escasear"

El CICR quiere aprovechar esta ocasión para poner especialmente de relieve la crítica situación de las víctimas de desplazamientos prolongados en una cuarentena de países. Por experiencia sabemos que el primer año de desplazamiento no es forzosamente el más difícil o complicado, sino los años siguientes, cuando el interés de los medios de comunicación disminuye y los recursos empiezan a escasear. Posiblemente esos millones de personas habrán escapado a los peligros más grandes, pero a menudo sólo tienen ante sí un futuro incierto, y la amenaza del desplazamiento forzado pesa constantemente sobre ellos. Casi todos carecen también de un alojamiento adecuado, de educación, de servicios de salud y de medios para ganarse la vida, una situación que puede prolongarse durante años. En algunas ocasiones, esto se debe a la ambigüedad de su situación legal o a la falta de los documentos necesarios. Se necesita urgentemente que las personas en situación de desplazamiento prolongado puedan beneficiarse de los sistemas de bienestar social y de los proyectos de desarrollo en la misma medida que los otros segmentos de la población, así como gozar de los derechos básicos y contar con soluciones a su situación que sean sostenibles, como la integración en el lugar donde estén desplazados, el regreso voluntario o la reubicación.

El CICR, en colaboración con los Estados concernidos y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, presta especial atención a los principales intereses de los desplazados desde el punto de vista humanitario, Cabe citar entre ellos la libertad de movimiento, la conservación de la unidad familiar, la prohibición del regreso forzado, el respeto por los derechos de propiedad y la creación de condiciones aceptables para su regreso como, por ejemplo, la seguridad, el acceso a los servicios y las actividades económicas y la remoción de minas.

En este sentido, un ejemplo práctico puede resultar ilustrativo. En un contexto de desplazamiento a grandes centros urbanos a causa de la violencia en sus zonas rurales de origen, los afectados se dieron cuenta de que la forma en se desenvolvían tradicionalmente no era efectiva en el nuevo entorno. Después de estudiar los modelos de vulnerabilidad y el sistema de bienestar social puesto en marcha por el Gobierno en cuestión, los delegados del CICR examinaron la cuestión con las autoridades y la Sociedad Nacional, y se hicieron propuestas encaminadas a abordar mejor algunos de los problemas identificados: los voluntarios de la Sociedad Nacional explican el funcionamiento del sistema de bienestar social a los desplazados internos, y la forma en que deben solicitar y cómo recibirán los subsidios a que tienen derecho. Al mismo tiempo, los grupos de desplazados internos más vulnerables reciben ayuda para cubrir las necesidades más inmediatas hasta que reciban el subsidio del Gobierno.

Para terminar, Señor Presidente, el CICR insta a los Gobiernos, así como a los organismos humanitarios y de desarrollo, a que se ocupen de las necesidades de las víctimas de los desplazamientos prolongados. Éstas deben ser siempre una de las principales preocupaciones de los Gobiernos y de los organismos pertinentes, y constituir una prioridad en sus agendas. En sus actividades sobre el terreno, el CICR hará todo lo posible por que se actúe en ese sentido, prestando su apoyo a los Gobiernos concernidos.

Gracias, Señor Presidente.