• Enviar
  • Imprimir

Declaración del CICR sobre los criterios de DIH que deben incorporarse en el Tratado sobre el comercio de armas

01-03-2011 Declaración

Comité preparatorio encargado de elaborar el Tratado sobre el comercio de armas, Nueva York, 28 de febrero a 4 de marzo de 2011. Declaración del CICR.

Permítame agradecerle, señor presidente, esta segunda oportunidad que nos brinda de compartir algunas reflexiones sobre uno de los proyectos. 

El CICR documentó por primera vez los problemas humanitarios que plantea la escasa reglamentación de la disponibilidad de armas en un informe titulado “La disponibilidad de armas y la situación de la población civil en los conflictos armados”, que se publicó en 1999. La conclusión del informe establece que la disponibilidad generalizada de armas facilita la comisión de violaciones del derecho internacional humanitario (DIH) e impide la prestación de asistencia a las víctimas. Desde finales de los años 1990, el CICR ha instado a que se reglamente en mayor medida las transferencias internacionales de armas y municiones, como una forma de reducir el sufrimiento que causa la falta de reglamentación de la disponibilidad de armas. Un objetivo importante del Tratado sobre el comercio de armas es reducir el costo humano de la insuficiente reglamentación de la disponibilidad de armas a través de la aplicación de controles más estrictos y responsables de las transferencias de armas convencionales.

En particular, el Tratado debería reflejar la obligación que tienen todos los Estados de respetar y hacer respetar el DIH, estableciendo el respeto del DIH como uno de los criterios fundamentales para decidir una transferencia de armas, de tal modo que las armas no terminen en manos de quienes pueden llegar a emplearlas para cometer infracciones graves del DIH.

A la luz de esa obligación de hacer respetar el DIH, el Tratado sobre el comercio de armas debería incluir el requisito de evaluar la probabilidad de que se cometan infracciones graves d el DIH con las armas transferidas, así como de no autorizar las transferencias si existe un riesgo manifiesto de que se las emplee para cometer infracciones graves del DIH. Esas violaciones graves del DIH incluyen las contravenciones graves de los Convenios de Ginebra, en los que son Partes todos los Estados, así como las infracciones graves del Protocolo adicional I a los Convenios de Ginebra, y otros crímenes de guerra, como los que figuran en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. Será imposible alcanzar el objetivo del Tratado si éste establece medidas que no incluyen la posibilidad de denegar una operación cuando existe un riesgo manifiesto de que se cometan violaciones graves del DIH con las armas transferidas.

Por otro lado, señor presidente, quisiéramos formular algunos comentarios sobre la redacción del proyecto relativo a los Criterios. Por lo que respecta al apartado I, tal como ya han mencionado varias delegaciones en el día de hoy, los términos “deberían, cuando corresponda, considerar” sugieren que los Estados tienen la opción de aplicar o no los criterios mencionados. Lo cual no es coherente con los criterios que figuran en la Parte A, sobre las obligaciones internacionales existentes, que los Estados deben respetar en todo momento. También son incompatibles con la formulación de los criterios de las Partes B y C, que establecen la firme obligación de no transferir armas si existen riesgos sustanciales. Por ello, proponemos eliminar la expresión “cuando corresponda, considerar” y reemplazarla por el término “aplicar”.

La redacción actual del apartado A(2) meramente recuerda a los Estados que deben respetar sus obligaciones existentes, sean cuales sean. La disposición tendría mayor efecto si se refiriera a las obligaciones existentes de los Estados respecto de las transferencias de armas convencionales. El aspecto clave en ese sentido es que la transferencia no infrinja ninguna de las obligaciones o compromisos de los Estado s existentes en el derecho internacional. Por ello, proponemos la siguiente formulación: “Los Estados Partes no deberán autorizar una transferencia de armas convencionales si esa transferencia infringiría alguna de sus obligaciones o compromisos conforme al derecho internacional”.

En cuanto al apartado B(2), proponemos reemplazar la conjunción “y” por la conjunción “o”. La redacción original podría interpretarse como un requisito de que se rechace una transferencia sólo si existe un riesgo sustancial de violaciones del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos. Dado que esos dos ordenamientos jurídicos no siempre se aplican en las mismas circunstancias, es importante que este apartado refleje dos criterios independientes.

Tenemos otros comentarios sobre la redacción de este proyecto, y nos complacería en grado sumo ponerlos a disposición de los Estados interesados y de su secretaría.

Por último, el CICR quisiera invitar a las delegaciones a que consulten su “Guía Práctica” sobre la aplicación de los criterios del DIH a las decisiones sobre transferencias de armas (disponible en español, francés, inglés y ruso). La finalidad de la Guía es ayudar a los Estados a aplicar los criterios de DIH proponiendo la elaboración de directrices para evaluar el riesgo de que se cometan infracciones graves del DIH. La Guía define un conjunto de indicadores que pueden utilizarse como una base para esas evaluaciones, ofrece una lista de las infracciones graves y de los crímenes de guerra a los que he hecho referencia, y propone una lista ilustrativa de fuentes de información relevantes para efectuar las evaluaciones de riesgos.

Gracias.