• Enviar
  • Imprimir

Estado de los Protocolos adicionales a los Convenios de Ginebra de 1949, relativos a la protección de las víctimas de los conflictos armados

18-10-2010 Declaración

Naciones Unidas, Asamblea General, sexagésimo quinto período de sesiones, Sexta Comisión, tema 82 del orden del día, declaración del CICR, Nueva York, 18 de octubre de 2010.

Gracias, señor Presidente.

Hace 33 años, la comunidad internacional adoptó los Protocolos I y II y, hace cinco, el Protocolo III adicional a los Convenios de Ginebra de 1949. Si bien los Convenios de Ginebra han sido ratificados por todos los países del mundo, hoy asciende a 170 el número de Estados Partes en el Protocolo adicional 1, a 165 el de los Estados Partes en el Protocolo adicional II, y a 53 el de Estados Partes en el Protocolo adicional III. El CICR acoge con beneplácito este sostenido avance en la participación de los Estados en los Protocolos adicionales, instrumentos que forman parte de la base del derecho internacional humanitario. El CICR alienta a los Estados que aún no lo hayan hecho, a ratificar los Protocolos cuanto antes, a fin de fortalecer la protección de las víctimas de los conflictos armados dondequiera que se encuentren.

La protección de las víctimas de los conflictos armados también se ha visto mejorada por la adopción de nuevos tratados destinados a prevenir o mitigar las consecuencias humanitarias de los conflictos armados. Por ejemplo, al adoptar la Convención sobre Municiones en Racimo , que entró en vigor el 1º de agosto de 2010, los Estados han realizado un avance significativo para poner fin al sufrimiento causado por estas armas. Esto ilustra la adaptabilidad del derecho internacional humanitario a la realidad práctica sobre el terreno.

La comunidad internacional debe, sin duda alguna, seguir desarrollando el derecho internacional humanitario siempre que proceda, a fin de encarar los desafíos jurídicos y humanitarios contemporáneos que se vayan planteando. De conformidad con su cometido, el CICR seguirá examinando la introducción de nuevas disposiciones convencionales en el ámbito del derecho internacional humanitario, que contribuyan a la protección de las víctimas de los conflictos armados.

En este sentido, el CICR ha realizado un amplio estudio interno de dos años de duración con el fin de identificar los ámbitos del derecho internacional humanitario que ofrezcan margen para el desarrollo.

En ese estudio, el CICR evalúa las preocupaciones de índole humanitaria que se plantean en los conflictos armados de hoy, especialmente en los conflictos no internacionales, con miras a encarar posibles lagunas o debilidades en el actual derecho convencional y en el derecho consuetudinario. En general, las conclusiones del estudio señalan que el derecho internacional humanitario sigue siendo un marco apropiado para reglamentar el comportamiento de las partes en los conflictos armados. Si las partes en cuestión respetaran adecuadamente las normas básicas del derecho internacional humanitario, la mayoría de las cuestiones humanitarias que actualmente se suscitan durante los conflictos dejarían de existir.

  Sin embargo , el estudio también demostró que el derecho internacional humanitario, en su estado actual, no siempre ofrece soluciones enteramente satisfactorias a todas las necesidades humanitarias que se observan sobre el terreno. Los siguientes ámbitos suscitan preocupaciones particulares:

 
  • la protección de las personas privadas de libertad, especialmente en conflictos armados no internacionales;
  •    
  • los mecanismos de control del respeto del derecho internacional humanitario y las reparaciones para las víctimas de infracciones;
  •    
  • la protección de las personas internamente desplazadas, y
  •    
  • la protección del medio ambiente.
 

El 21 de septiembre de 2010, en Ginebra, el Presidente del CICR ofreció detalles sobre esta labor en una declaración oficial distribuida a las Misiones Permanentes, que puede consultarse en el sitio web de la Institución. El CICR quisiera ahora abrir un diálogo con los Estados y otras partes interesadas acerca del seguimiento de las conclusiones alcanzadas en el estudio. El CICR recibirá con agrado las observaciones o sugerencias que se formulen tanto en lo que respecta al fondo de las cuestiones como los procedimientos conexos. El CICR tiene particular interés en saber la medida en que los Estados y otros interesados coinciden con nuestra interpretación de las cuestiones humanitarias que afrontamos y los consiguientes desafíos que se plantean para el derecho humanitario.

El cometido del CICR también comprende las actividades destinadas a mejorar la comprensión del derecho internacional humanitario. Por ejemplo, en agosto de 2010, el CICR dio a conocer una nueva base de datos sobre el derecho internacional humanitario consuetudinario , la cual, gracias a sus periódicas actualizaciones, ofrece un medio para seguir de cerca la aplicación y la interpretación de esa rama del derecho. El estudio del CICR sobre el derecho internacional humanitario consuetudinario ha sido utilizado como referencia jurídica por el CICR, por los Estados, por las Naciones Unidas y por tribunales internacionales y nacionales. Ahora, se ha puesto a disposición del público en Internet.

Otro ejemplo es la publicación por el CICR, en 2009, de su " Guía para interpretar la noción de participación directa en las hostilidades según el derecho internacional humanitario " . Durante su extensa labor humanitaria sobr e el terreno, el CICR ha sido testigo de cómo la falta de claridad en la distinción entre las funciones civiles y militares y la creciente participación de personas civiles en las operaciones militares causan confusión con respecto a quién constituye un objetivo militar legítimo y quién debe ser protegido contra los ataques directos. En este sentido, la Guía ofrece las recomendaciones del CICR sobre el modo de interpretar las disposiciones del derecho internacional humanitario sobre la noción de participación directa en las hostilidades. Aunque esta guía no es jurídicamente vinculante, el CICR espera que la utilicen los Estados, los grupos armados no estatales, los profesionales y los académicos y que, en última instancia, ayude a proteger mejor a la población civil contra los peligros de la guerra.

Otra iniciativa destinada a encarar mejor los desafíos contemporáneos fue el documento de Montreux , de 2008, relativo a las empresas de servicios militares y de seguridad privadas. Este documento es resultado de una iniciativa conjunta del Gobierno suizo y el CICR, en consulta con expertos gubernamentales, la sociedad civil y el sector de los servicios militares y de seguridad privados. En el documento de Montreux se reafirma la obligación de los Estados de garantizar que las empresas de servicios militares y de seguridad privadas que despliegan actividades en conflictos armados cumplan con el derecho internacional humanitario y el derecho internacional de los derechos humanos.

Estas iniciativas ponen de manifiesto el permanente dinamismo del derecho internacional humanitario. Sin embargo, éste sólo podrá alcanzar su objetivo de proteger a las víctimas de los conflictos armados cuando sea respetado y cuando exista la voluntad política de aplicarlo.

Señor Presidente:

La falta de respeto de las normas aplicables es la causa principal del sufrimiento durante los conflictos armados.

Hoy, cabe recordar que diversos tratados imponen a los Estados la obligación de armonizar tanto su marco jurídico nacional como sus prácticas con el derecho internacional humanitario. Pueden hacerlo adoptando una amplia gama de medidas de aplicación nacional, entre las que figuran la adopción de medidas legislativas y administrativas y la elaboración de manuales militares y programas de instrucción militar adecuados para el ámbito de las fuerzas armadas y de seguridad. Como siempre, el CICR y las sociedades nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja están dispuestos a prestarles ayuda en los esfuerzos que hagan en este sentido.

Además, se ha de alentar a los Estados partes en el Protocolo I adicional a los Convenios de Ginebra a que formulen la declaración prevista en su artículo 90 y consideren la posibilidad de utilizar, cuando proceda, los servicios de la Comisión Internacional de Encuesta.

No cabe duda de que el cumplimiento con el derecho internacional humanitario y la respuesta a otras preocupaciones de índole humanitaria serán objeto de debate entre los Estados aquí representados y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que se celebrará en noviembre de 2011. Esta importante reunión humanitaria seguirá analizando los nuevos desafíos y tendencias que se observan en los conflictos armados contemporáneos y otras situaciones de violencia.

Por último, señor Presidente, el CICR desea expresar su agradecimiento a los Estados miembros que han presentado informes nacionales de conformidad con la resolución A/RES/63/125, así como a la Oficina de Asuntos Jurídicos, que preparó el Informe del Secretario General. El CICR invita a los Estados miembros a examinar la forma de mejorar el proceso de presentación de informes bienales.

Sin duda, es conveniente que presente informes el mayor número posible de países. El CICR está dispuesto a colaborar con los Estados miembros interesados y la Secretaría para examinar el proceso de presentación de informes y formular recomendaciones, por ejemplo la introducción de posibles criterios en relación con la información a presentar, o un modelo o plantilla de informe voluntario que faciliten la preparación y compilación de informes nacionales.

Gracias, señor Presidente.