• Enviar
  • Imprimir

Chad: asistencia a las personas desplazadas, detenidas y heridas, incluso en el este del país

19-11-2010 Resumen de actividades

La situación en Chad sigue siendo motivo de preocupación desde el punto de vista humanitario, dado la precariedad generalizada de las condiciones de seguridad, sobre todo en el este del país. El CICR continúa trabajando para prestar asistencia sobre todo a las personas desplazadas de sus hogares, así como a las personas heridas y detenidas. A continuación, se presenta un resumen de las actividades del CICR en Chad de enero a septiembre de 2010.

     
©CICR/C. Kazé  
   
Abéché, este de Chad. Distribución de herramientas y semillas. 
               
©CICR/M. I. Saleh 
   
Adé en Dar Sila, sudeste de Chad. Distribución de herramientas agrícolas y semillas. 
                 
©CICR/M. I. Saleh 
   
Sesión de rehabilitación física en el hospital regional de Abéché. 
               
©CICR/M. I. Saleh 
   
Biltine, este de Chad. Reunión del CICR con líderes comunitarios de las regiones de Kobé y Dar Tama. 
           

Chad sigue siendo un país inestable que ha sido adversamente afectado por los enfrentamientos en Darfur. Hay 300.000 sudaneses y centroafricanos viviendo como refugiados en Chad, mientras miles de chadianos siguen sin poder regresar a sus hogares.

El conflicto en Chad en gran medida se ha calmado. Sin embargo, las condiciones de seguridad siguen siendo precarias, sobre todo en el este, donde la delincuencia y las armas pequeñas han proliferado. El entorno propenso a la violencia impide a miles de personas regresar a vivir a sus aldeas, y la crisis está exacerbando las tensiones entre comunidades, sobre todo por el control del agua y la tierra, así como entre las personas desplazadas y sus comunidades anfitrionas. El riesgo de enfrentamientos es permanente.

Tras el secuestro, en noviembre de 2009, de uno de sus colaboradores en Kawa, en el este de Chad, el CICR suspendió temporariamente sus actividades en esa zona. Cuando los delegados fueron liberados en marzo de 2010, la Institución reanudó sus actividades.

" Seguimos ayudando a la población " , dice Judith Greenwood, jefa de delegación. " Pero hoy en día vamos a los lugares donde hay necesidades específicas para prestar asistencia a las personas desplazadas, heridas, detenidas y los miembros más vulnerables de la población local " .

  Personas privadas de libertad  

     

En el período reseñado, el CICR visitó más de 2.600 detenidos, a 430 de los cuales dio seguimiento individual. En total, los delegados hicieron 52 visitas a 17 lugares de detención en todo el país.

La finalidad de las visitas es verificar que las condiciones de detención sean satisfactorias, que se respete la integridad física y mental de los detenidos, y que éstos gocen de garantías procesales adecuadas. El CICR mantiene un diálogo confidencial en forma regular con las autoridades detenedoras, y les hace llegar las observaciones y las recomendaciones que considere necesarias.

La Institución continúa acercándose a los organismos y las autoridades pertinentes a fin de efectuar el traslado a los centros de orientación de los menores capturados en relación con grupos armados y, de ese modo, les ayuda a reinsertarse en la sociedad.

En abril, el CICR organizó un seminario para 80 abogados y otros funcionarios del Ministerio de Justicia sobre los requisitos básicos para que las condiciones de detención sean aceptables. Los participantes intercambiaron experiencias con delegados del CICR.

  Restablecimiento del contacto entre familiares  

     

El CICR explicó sus actividades de restablecimiento del contacto entre familiares separados en campamentos de refugiados en el este de Chad. En ese marco, el CICR:

  • recogió 1.912 mensajes de Cruz Roja (53 de niños separados de sus familiares) y entregó 1.817 mensajes de ese tipo (27 de niños separados de sus familiares);

  • buscó a 25 personas tras recibir la correspondiente solicitud de búsqueda de parte de los familiares;

  • reunió a 8 niños con sus familiares.

  Ayuda a desplazados, retornados y residentes locales  

     

En diciembre de 2009, los enfrentamientos entre las fuerzas armadas chadianas y una fuerza rebelde en el sur, cerca de Korbol, obligaron a muchas familias a huir de sus hogares. Tras una distribución inicial realizada por las autoridades, el CICR entregó a un centenar de familias artículos básicos, como lonas alquitranadas, contenedores de agua, baldes, jabón, mantas, mosquiteros y utensilios de cocina.

  • El CICR también entregó 40.000 dosis de vacunas para el ganado en la región de Assoungha y 20.000 dosis en la zona de Diourf Al Ahmar.

  • A comienzos de octubre, el CICR distribuyó semillas e implementos agrícolas a 200 horticultores que viven cerca de Abéché. Esa actividad se realizó en forma conjunta con la Cruz Roja de Chad y la autoridad de desarrollo rural del país (sección de Ouaddai).

  • Con el apoyo del CICR, la Cruz Roja de Chad socorrió a las víctimas de las recientes inundaciones. En Abéché, 240 familias recibieron artículos básicos (lonas alquitranadas, mantas, contenedores de agua, baldes, vestimenta, jabón, colchonetas y mosquiteros). Se prestó una ayuda similar en Goz Baida, en el sur, así como en Bongo y Lere. Veinte voluntarios de la Cruz Roja en Abéché también asistieron a un curso que les brindó el CICR sobre realización de encuestas sobre las condiciones de vida de la población.

  Atención a los heridos  

     

El hospital de Abéché es el único centro de derivación en el este del país que puede atender a los heridos y a otras pacientes que necesiten cirugía de urgencia. Es decir que brinda atención médica a una población de unos dos millones de personas, incluidos 260.000 refugiados y más de 170.000 desplaz ados.

El CICR presta apoyo a gran escala al hospital, a través de un equipo de cirugía de siete miembros. Esos especialistas en cirugía de guerra dividen su tiempo entre el quirófano y la guardia de cuidados postoperatorios. En el período reseñado, atendieron a 45 víctimas con heridas de guerra y realizaron 733 cirugías de urgencia. El CICR también apoya activamente al servicio de fisioterapia.

  Apoyo a los centros de rehabilitación física  

En total, el centro de colocación de prótesis y rehabilitación de Kabalaye, en N'Djamena y el centro de Notre Dame de la Paix en el poblado sureño de Moundou produjo y colocó 260 miembros artificiales (232 de ellos para amputados de guerra), así como 402 órtesis.

El CICR derivó 60 amputados del norte y el este de Chad al centro de N'Djamena, donde se les colocarán miembros artificiales. Cubrió los costos de la estadía de los pacientes en el centro. 

  Mejorar el acceso al agua  

     

En Abéché, el CICR reparó y desinfectó 12 pozos. Gracias a esas tareas, un total de 3.000 personas tienen mejor acceso a agua apta para el consumo y pueden aprovechar mejor la temporada de lluvias, dado que cuentan con mejores medios de recolección de agua y mejores técnicas de almacenamiento.

  Prevenir las violaciones del derecho internacional humanitario  

El CICR prosiguió con sus esfuerzos por difundir y lograr un mayor respeto de las normas del derecho internacional humanitario, así como de su misión y sus actividades. La finalidad fue transmitir el mensaje de que los civiles y el personal de los orga nismos humanitarios deben ser preservados de los ataques y respetados.

Se organizaron varios eventos promocionales en todo el país, a los que asistieron más de mil personas: soldados, cadetes, miembros de contingentes internacionales, policías, líderes comunitarios y religiosos, estudiantes, dirigentes políticos y representantes de varios grupos de la sociedad civil.

Por último, el CICR continuó apoyando los esfuerzos de las autoridades chadianas por incorporar el derecho internacional humanitario en la legislación nacional y en el entrenamiento, la doctrina y los procedimientos operacionales de las fuerzas armadas y los servicios de seguridad del país.