• Enviar
  • Imprimir

Zimbabue: responder a las necesidades básicas de los prisioneros

01-11-2010 Resumen de actividades

A medida que la economía de Zimbabue se estabiliza, el CICR ha ido reduciendo progresivamente sus actividades de asistencia en las zonas rurales. Actualmente el CICR se concentra en i seguir mejorando las condiciones de vida de los prisioneros, al tiempo que mantiene una serie de proyectos de saneamiento, provisión de agua y salud en policlínicos de Harare.

     
©CICR/O. Moeckli 
   
Masvingo, Zimbabue. El enfermero del centro de detención de Masvingo explica a un prisionero que padece desnutrición el tratamiento que deberá seguir. 
               
©CICR/O. Moeckli 
   
Masvingo, Zimbabue. Un detenido pesa las hortalizas antes de cocinarlas. 
               
©CICR/O. Moeckli 
   
Masvingo, Zimbabue. El responsable de intendencia del centro de detención de Masvingo verifica que la cantidad de alimentos enviada a la cocina corresponda al total de las raciones necesarias para los detenidos. 
               
©CICR/O. Moeckli 
   
Masvingo, Zimbabue. Un detenido recibe la visita de su esposa. 
           

  Mejorar las condiciones de vida de los detenidos  

En lo que va del año, el CICR ha visitado detenidos en 26 de las 46 cárceles de Zimbabue sea una vez por mes o cada dos meses. En conjunto, estas 26 cárceles albergan a más de 10.000 prisioneros, es decir, más del 70 por ciento de la población carcelaria total de Zimbabue. El CICR también ha realizado visitas ad hoc a los establecimientos penitenciarios. En sus visitas, el CICR no sólo ha verificado las condiciones materiales de detención, sino también el respeto de las garantías procesales, el trato que reciben los detenidos en general, la capacidad de alojamiento y la condición de grupos particularmente vulnerables como los menores, las mujeres y las personas con enfermedades mentales.

" La situación en las cárceles de Zimbabue ha mejorado respecto de hace dos años”, dijo Thomas Merkelbach, jefe de la delegación regional del CICR en Harare. “Las tasas de desnutrición han disminuido considerablemente. No obstante, el CICR, en cooperación con el Servicio Penitenciario de Zimbabue, sigue adoptando medidas para mejorar las condiciones de vida en las cárceles de todo el país”.

A finales de 2008, por el efecto combinado de malas cosechas, un brote de cólera y graves problemas económicos, en las cárceles de Zimbabue se registraron casos de desnutrición grave y problemas de salud generalizados. Tras la firma de un acuerdo con el Ministerio de Justicia en marzo de 2009, el CICR comenzó a visitar a personas detenidas con el objeto de evaluar las condiciones en que se encuentran y el trato que reciben.

Sobre la base de sus conclusiones, el CICR lanzó una operación de asistencia de emergencia para mejorar el estado nutricional de los prisioneros, que incluyó alimentación terapéutica para aquellos cuyo grado de desnutrición era severo, como así también la distribución de alimentos en general para evitar una mayor desnutrición.

Hoy en día, el CICR continúa ayudando a mejorar la situación nutricional y suministrando alimentos, además de realizar actividades para mejorar las cocinas de las cárceles, proporcionar mantas y artículos de higiene y mejorar el acceso de los detenidos a la atención médica. Asimismo, el CICR está mejorando el suministro de agua y el saneamiento, y reforzando la preparación ante posibles brotes de enfermedades como el cólera.

“Hacemos recomendaciones a las autoridades, que son las principales responsables por las condiciones de detención, en temas tales como la manera de mejorar el suministro de alimentos”, sostuvo Filipa Marques, delegada del CICR encargada de coordinar las actividades de la Institución en las cárceles de Zimbabue. “A veces, con pequeños cambios se logran importantes mejoras en las vidas de los detenidos”.

El CICR continuó complementando la alimentación provista por el Servicio Penitenciario de Zimbabue, para lo cual entregó guisantes y aceite a 17 de las cárceles más grandes, las cuales albergan en conjunto unos 8.300 prisioneros, o aproximadamente un 65 por ciento de toda la población carcelaria del país. Desde junio de 2010, también suministra cacahuates para contribuir a la prevención de la pelagra, enfermedad resultando de una deficiencia vitamínica que provoca lesiones en la piel y diarrea.

En julio, el CICR y el Servicio Penitenciario de Zimbabue finalizaron un plan de acción conjunto para mejorar la producción de plantas leguminosas, cacahuates y otras hortalizas en las huertas de las cárceles. Además de prestar a sistencia técnica y capacitación, el CICR suministró las semillas, los fertilizantes y las herramientas necesarias para cultivar guisantes y hortalizas. Los sistemas de riego se están refaccionando a los efectos de mejorar la producción durante la próxima campaña.

El Servicio Penitenciario de Zimbabue y el CICR han organizado cursos de capacitación y talleres dirigidos a ofrecer una atención de médica de mayor calidad. El CICR también colabora con el servicio penitenciario para que las clínicas penitenciarias dispongan del equipamiento básico y los medicamentos esenciales, además de que los detenidos enfermos reciban tratamiento adecuado.

Asimismo, en 2010 el CICR:

  • reparó y mejoró las cocinas de 10 cárceles, a las cuales suministró repuestos eléctricos, ollas y hornillos, actividad que benefició a unos 5.000 detenidos;

  • mejoró el acceso a fuentes de agua de calidad confiable en cinco cárceles, lo cual redundó en beneficio de unos 2.200 detenidos, guardias y familiares que habitan en los complejos penitenciarios;

  • distribuyó mantas, jabones de tocador, detergente para lavar la ropa y productos de limpieza para el hogar entre los detenidos en las 26 prisiones que ha visitado periódicamente;

  • realizó dos entregas bimestrales de medicamentos esenciales, equipamiento médico básico, formularios médicos y otros artículos de librería a fin de complementar los insumos del Servicio Penitenciario de Zimbabue para todos los servicios de salud penitenciarios;

  • ofreció a los detenidos la oportunidad de escribir una carta a algún familiar; más de 5.000 prisioneros lo hicieron.

  Asistencia a los policlínicos de Harare  

Tras una década de significativa decadenc ia, el sistema nacional de salud de Zimbabue está en proceso de lenta recuperación, fundamentalmente gracias a la asistencia que la comunidad internacional brinda al Ministerio de Salud y Bienestar Infantil. Según la evaluación trimestral más reciente realizada por UNICEF, el 92 por ciento de las clínicas rurales y el 87 por ciento de las que se encuentran en zonas urbanas ya no sufren escasez de medicamentos básicos. Entre enero y septiembre de 2010, 770 personas padecieron cólera, en comparación con casi 100.000 enfermos en el mismo período de 2009.

No obstante, los Servicios de Salud de la ciudad de Harare, que son responsables del sistema de salud de la capital y no dependen del Ministerio de Salud, aún luchan por recuperarse. Estos servicios carecen de los fondos necesarios para adquirir artículos como medicamentos esenciales, insumos médicos, artículos de limpieza y de librería. Además, no tienen pleno acceso a los canales de abastecimiento establecidos por los donantes internacionales.

El CICR comenzó a brindar asistencia a los Servicios de Salud de la ciudad de Harare en 2007, y para 2009 ya ofrecía respaldo a los 12 policlínicos a cargo de dichos Servicios en los suburbios de la capital donde se registra una alta densidad de población. Los policlínicos, donde se atiende a cerca de 1.200.000 personas, ofrecen servicios de calidad que incluyen atención médica curativa, planificación familiar, atención preparto y posparto y partos limpios y seguros.

En 2010, el CICR ha continuado con el abastecimiento de medicamentos, insumos médicos, mobiliario, materiales de limpieza y artículos de librería a los 12 policlínicos. Los medicamentos provistos por el CICR cubrieron aproximadamente el 75 por ciento de las necesidades, en comparación con casi el 100 por ciento en 2009. Esta reducción se debe a las mejoras en los canales de abastecimiento de medicamentos que se lograron este año.

Mediante l a provisión de equipamiento médico y mobiliario, el CICR mejoró las condiciones de las salas de maternidad de las clínicas. Asimismo, proporcionó artículos de mantenimiento necesarios para realizar refacciones en siete clínicas.

Más de 600.000 pacientes han recibido tratamiento curativo en los 12 policlínicos en lo que va del año.

  Restablecimiento del contacto entre familiares  

La población de la República Democrática del Congo, Somalia y demás países de África se sigue viendo forzada a buscar refugio en la región debido a los conflictos permanentes en esos países. En Botsuana, Malaui, Namibia y Zimbabue, se han registrado los datos de unos 25.000 refugiados, cifra que representa sólo una pequeña parte del total, ya que no están incluidos los refugiados en centros urbanos.

Dado que numerosas personas desplazadas han perdido contacto con sus familiares, el CICR y las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región les están ayudando a buscar a sus familiares, así como a restablecer y mantener el contacto con ellos y mantenerlos toda vez que sea posible.

En lo que va de este año, los refugiados de Botsuana, Malaui, Namibia y Zimbabue ya han intercambiado más de 1.200 mensajes de Cruz Roja con sus familiares (se trata de breves noticias sobre la familia). 

  Fortalecimiento de las capacidades de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja  

En 2010, el CICR continuó brindando apoyo a las cinco Sociedades Nacionales incluidas en su delegación regional (Botsuana, Malaui, Namibia, Zambia y Zimbabue) mediante actividades de búsqueda, preparación y respuesta ante desastres y con su labor de promoción de los principios humanitarios básicos. Además de brindar financiamiento, ese apoyo consisti ó en:

  • un seminario sobre restablecimiento del contacto entre familiares, organizado para las nueve Sociedades Nacionales de la Cruz Roja incluidas en las delegaciones regionales del CICR en Harare y Pretoria;

  • planificación para emergencias, desarrollada por la Cruz Roja de Zimbabue ante el posible regreso de refugiados zimbabuenses a Sudáfrica, para escapar de la violencia xenófoba;

  • seminarios organizados para los miembros recientemente elegidos para formar parte de los órganos directivos de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja en Botsuana y Namibia.

  Promoción del derecho internacional humanitario  

El CICR sigue dando a conocer y fomentando el respeto del derecho internacional humanitario entre las autoridades públicas, el personal de las fuerzas armadas y los estudiantes. Este año el CICR:

  • realizó sesiones informativas sobre derecho internacional humanitario para casi 300 oficiales de Malaui, Namibia y Zimbabue; 

  • participó en cursos sobre mantenimiento de la paz que tuvieron lugar en Malaui, Zambia y Zimbabue, donde se asesoró a los participantes respecto del papel que desempeñan el CICR y el derecho internacional humanitario en operaciones de apoyo a la paz; 

  • organizó sesiones sobre derecho internacional humanitario para los miembros de comités interministeriales en Botsuana, Zambia y Zimbabue para ayudarles a ratificar instrumentos de derecho internacional humanitario e incorporar sus disposiciones en la legislación nacional;

  • cooperó con las fuerzas de defensa de Zimbabue en la capacitación de instructores en materia de derecho internacional humanitario.