• Enviar
  • Imprimir

Chad: el CICR ayuda a los migrantes y a las poblaciones residentes vulnerables

27-10-2011 Resumen de actividades

En un contexto donde se ha pasado de la urgencia a una relativa estabilidad en las zonas este y sur, el CICR ha seguido realizando sus actividades de asistencia a la población vulnerable. La Institución realizó operaciones para ayudar a los migrantes, en particular los que provenían de Libia debido al conflicto armado que asola ese país desde febrero de 2011.

Chad sigue siendo estructuralmente frágil y se ve directamente afectado por los conflictos del pasado. El país recibe ha recibido cerca de 285.000 refugiados sudaneses, 95.000 refugiados centroafricanos y varias decenas de miles de migrantes económicos, que han vuelto de Libia.

Pese a la ausencia de enfrentamientos armados dentro del territorio, la seguridad aún es volátil. La delincuencia, la proliferación de armas livianas y la permeabilidad de las fronteras mantienen el país en una situación de incertidumbre.

A través de su acción en favor de las personas desplazadas, los heridos de bala, los detenidos y los más vulnerables, el CICR responde de manera flexible a un contexto humanitario cambiante. Su enfoque combina racionalización y continuidad en el este y en el sur, y toma en consideración las nuevas dinámicas en el norte.

Resumen de las actividades realizadas entre enero y junio de 2011.

Visita a personas privadas de libertad

Los equipos del CICR continuaron con sus visitas a los principales lugares de detención administrados por la Presidencia y los Ministerios de Defensa, del Interior y de Justicia. El objetivo es verificar la situación de los detenidos y formular recomendaciones a las autoridades a fin de mejorar las condiciones de detención.

Durante el primer semestre de 2011, el CICR:

  • visitó a 3.570 detenidos;
  • facilitó el contacto entre los detenidos y sus familiares a través de mensajes de la Cruz Roja, saludos por teléfono y llamadas breves;
  • entregó una ayuda para cubrir los gastos de transporte a los detenidos de seguridad que se beneficiaron de una amnistía y pudieron regresar a sus hogares;
  • organizó un taller dirigido a diversos actores del medio carcelario, así como a unos doce administradores sobre las temáticas de salud, agua y saneamiento.

Restablecimiento del contacto entre familiares

A fin de restablecer y de mantener el contacto entre las personas separadas por los conflictos y otras situaciones de violencia, el CICR siguió realizando sus actividades de restablecimiento del contacto entre familiares en favor de los refugiados sudaneses y centroafricanos, así como de las poblaciones desplazadas y de los migrantes de Chad que escaparon de los combates en Libia:

  • se recogieron 793 mensajes de la Cruz Roja y se distribuyeron 616;
  • se halló a 144 niños (incluidos algunos ex niños soldado y refugiados sudaneses) y sus familiares, y se facilitaron 34 reuniones familiares;
  • 63 niños vinculados con las fuerzas armadas y los grupos armados restablecieron el contacto con sus familiares;
  • 26 personas fueron localizadas, tras las solicitudes de búsqueda presentadas por sus familiares;
  • gracias a una cooperación con la Cruz Roja de Chad, el CICR facilitó más de 3.000 llamadas y distribuyó más de 1.300 tarjetas SIM a ciudadanos de Chad que escapaban del conflicto libio.

Asistencia a las personas desplazadas que regresan a sus hogares y a los residentes

Las poblaciones de la región de Kouno y Korbol en el sur del país, desplazadas por los combates de diciembre de 2009, comenzaron a regresar a principios de este año. El CICR acompañó este movimiento a través de un apoyo material y financiero a 12 grupos masculinos y 7 femeninos, mientras que 77 hogares recibieron cabras. También se distribuyeron frutas y verduras a unas 100 familias. Asimismo, debido a una epidemia de peste caprina, se pudo vacunar y preservar el ganado de unas 1.020 familias. Esa asistencia ayudó a cerca de la mitad de los hogares afectados por la violencia que tuvo lugar en esa zona en el pasado.

En el este de Chad, donde la situación también se está normalizando después de los últimos disturbios de abril de 2010, el CICR finalizó un programa de asistencia económica, basado en la formación y la reinserción laboral de los ayudantes de veterinaria, la asistencia a los servicios veterinarios y el apoyo agrícola. Durante esos seis meses, se entregó a las autoridades unas 40.000 dosis de vacunas y cerca de  cuarenta ayudantes de veterinaria recibieron formación y equipos para poder garantizar la salud de los animales de unas 2.700 familias. La distribución de azadas y semillas a cerca de 3.000 hogares, así como la creación de cursos de capacitación agrícola para unos cincuenta representantes de las comunidades, reforzaron sus capacidades.

Atención de los heridos

Habida cuenta de la calma que vive Chad desde hace ya varios meses, el equipo de cirugía del CICR ahora atiende urgencias de todo tipo. Asume los gastos de carácter médico de las personas sin recursos y de los heridos de bala.

  • De principios de enero a fines de mayo de 2011, se efectuaron 442 operaciones quirúrgicas.
  • El CICR siguió brindando apoyo al hospital de Abéché a través de la capacitación de los profesores de la Escuela de Salud (ESA). Brindó capacitación a estudiantes de la ESA, además de formar y remunerar a nuevos fisioterapeutas. Por otro lado, distribuyó productos de higiene, equipos y medicamentos y realizó actividades en el ámbito de agua y saneamiento.

Apoyo a los centros de rehabilitación física

El CICR sigue siendo el principal sostén de los Centros de ortopedia y reeducación de Kabalay (CARK) en Yamena y en la Maison Notre Dame de la Paix (MNDP) en Moundou, en el sur del país. Estos dos centros siguieron recibiendo apoyo a fin de mejorar los servicios ofrecidos a las víctimas de armas o municiones, así como a muchos amputados del este y el norte:

  • 203 amputados recibieron servicios;
  • se colocaron prótesis a 83 nuevos pacientes;
  • se entregaron 189 prótesis (135 a víctimas de minas);
  • se colocaron órtesis a 78 nuevos pacientes;
  • se entregaron 201 órtesis (18 a víctimas de minas)

Prevención de las violaciones del derecho internacional humanitario (DIH)

Después de la aprobación de un plan de acción sobre la promoción del DIH por parte del CICR y altos mandos de las fuerzas armadas de Chad, el CICR sostuvo sus esfuerzos por dar a conocer las normas del derecho internacional humanitario a los distintos portadores de armas. Más de 1.500 miembros de las fuerzas de defensa y seguridad de las escuelas militares, comandos regionales y unidades operativas lograron una mejor comprensión del derecho de la guerra y del papel del CICR. Esas sesiones, a veces realizadas en conjunto con instructores militares de Chad, se centraron en la protección de los civiles y de las organizaciones humanitarias. También se organizaron varias sesiones dirigidas a unos 300 miembros del Destacamento Integrado de Seguridad (DIS), responsables de la seguridad de las personas desplazadas y de los trabajadores humanitarios.

Cooperación con la Cruz Roja de Chad

En el marco de la cooperación dentro del movimiento, el CICR apoyó a la Cruz Roja de Chad (CRC) en sus actividades de preparación para la gestión de catástrofes, difusión de los principios humanitarios y restablecimiento del contacto entre familiares. En estrecha colaboración con la CRC, el CICR facilitó el restablecimiento del contacto de 16.000 migrantes de Chad que escaparon de la violencia en Libia con sus familiares, a través de la red telefónica instalada en Faya Largeau. En 2011, el CICR apoyó la capacitación en primeros auxilios, con miras a las próximas elecciones, y la construcción de dos oficinas regionales de la Cruz Roja de Chad en Batha y Guera.


Fotos

Distribución de semillas en el este de Chad. 

Distribución de semillas en el este de Chad.
© CICR / M. Keller

Grupo de personas regresan a sus hogares después de una estadía en Libia. 

Grupo de personas regresan a sus hogares después de una estadía en Libia.
© CICR / CRT

Reunión de familiares separados por el conflicto. 

Reunión de familiares separados por el conflicto.
© CICR / T. Gassmann