• Enviar
  • Imprimir

Irak: brindar a las personas discapacitadas la oportunidad de recuperar una vida normal

20-10-2011 Resumen de actividades

Los sufrimientos físicos y psicológicos no son los únicos traumas que experimentan las personas discapacitadas. A menudo, también afrontan dificultades económicas. El CICR les proporciona prótesis y servicios de rehabilitación física, y ayuda a los que desean establecer pequeñas empresas.

Falta poco para que Nafith se case. Casarse no es algo inusual para un hombre de 32 años que vive en Erbil, en el norte de Irak pero, hasta hace poco, Nafith nunca creyó que le sucedería a él. Nafith quedó severamente discapacitado tras la explosión de una bomba en racimo en 2003, y dependía principalmente de la ayuda del Estado para su supervivencia. Lo que recibió no era suficiente para pensar en formar una familia. Pero, en 2010, fue contratado como trabajador manual en el centro de rehabilitación física del CICR en Erbil. "Mi vida cambió por completo", dijo. "Ahora tengo un salario, lo que me permite vivir como todo el mundo".

Los años de conflicto y otras situaciones de violencia en Irak dejaron un saldo de unas 150.000 personas discapacitadas. Algunos sufrieron lesiones durante los enfrentamientos, pero la mayoría son personas civiles heridas por minas terrestres, artefactos explosivos sin estallar y otros restos explosivos de guerra.  Nafith perdió sus piernas mientras se hallaba en un almuerzo campestre con sus amigos.

Nasrin, una mujer de 30 años, sufrió lesiones a la edad de 10 años. "Una y otra vez, me preguntaba: ¿qué hice, cuál fue mi crimen? Era sólo una niña inocente", dijo.  Al igual que Nafith, Nasrin tuvo que dejar la escuela y es, por lo tanto, analfabeta. Pasa la mayor parte del tiempo en casa, ayudando a su madre con las tareas domésticas. Aunque sigue deseando casarse y vivir una vida "normal", Nasrin se siente mejor ahora, porque lleva una prótesis proporcionada por el CICR. "Antes de recibir la prótesis cojeaba, pero ahora nadie se da cuenta de que estoy discapacitada", explicó Nasrin. A menudo, las prótesis brindan a las personas discapacitadas la satisfacción de no verse diferentes de los demás.

El CICR proporciona servicios de rehabilitación física en Irak desde 1993.  Dirige su propio centro de rehabilitación física en Erbil. Además, mediante cursos de formación y donaciones de equipos, presta apoyo a la única escuela de ortopedia en Irak, a un taller que fabrica muletas, a nueve centros de rehabilitación física administrados por el Ministerio de Salud de Irak, y a otro centro de este tipo que depende del Ministerio de Defensa. El CICR también proporciona donativos a personas discapacitadas que son jefes de familia, para permitirles  iniciar pequeñas empresas en sectores como la agricultura y los oficios manuales. El objetivo de la asistencia no es sólo ayudar a estas personas a cuidar de sus familias, sino también restablecer su dignidad, haciéndolas sentir útiles y necesarias otra vez.

Ayudar a las personas afectadas por dificultades económicas

En Irak, muchas personas siguen luchando por ganarse la vida y sostener a sus familias. Entre junio y agosto, el CICR:

  • organizó un plan de "dinero por trabajo" en cuyo marco se mejoraron 18 kilómetros de canales de riego y 21 hectáreas de tierras de cultivo, en beneficio de 4.100 personas desplazadas y residentes de las gobernaciones de Diyala y Dohuk;
  • vacunó a 37.600 animales pertenecientes a 680 granjeros del distrito de Makhmour, gobernación de Nínive;
  • distribuyó 152 toneladas de fertilizante a 352 agricultores necesitados en Bagdad, Anbar y Salah Al-Din;
  • proporcionó 258 donaciones a personas discapacitadas y mujeres jefas de familia en Nínive, Kirkuk, Sulaimaniya, Erbil, Bagdad y Basora, permitiéndoles iniciar pequeñas empresas y recuperar la autonomía económica;
  • distribuyó paquetes de alimentos y artículos de higiene a más de 1.800 personas desplazadas por los recientes bombardeos en las zonas de la frontera norte;
  • distribuyó alimentos y artículos de higiene a más de 6.500 huérfanos, mujeres jefas de familia y personas desplazadas en Diyala, Anbar, Salah al-Din, Kirkuk y Nínive, en ocasión de las festividades de Ramadán y Eid al-Fitr.

Ayudar a los centros de atención de salud

En algunas zonas rurales y otros lugares afectados por conflictos, los servicios de atención de salud tienen dificultades para responder a las necesidades de la población civil. El CICR proporciona apoyo in situ a determinados centros de atención primaria de la salud, ayudando a renovar las instalaciones y a formar al personal.

Entre junio y agosto, el CICR:

• organizó dos cursos sobre el mejoramiento de los servicios de urgencia en Sulaimaniya, con la participación de 17 médicos y 53 enfermeros (en total, han recibido formación hasta ahora 801 profesionales de la salud);

• proporcionó apoyo in situ a ocho centros de atención primaria de la salud en las gobernaciones de Nínive, Kirkuk, Diyala, Babel y Shanifiya, que atienden a aproximadamente 260.000 personas.
Durante los últimos 12 años, el CICR ha prestado servicios de terapia ocupacional y socorros a los pacientes del hospital psiquiátrico Al-Rashad, en Bagdad.

Agua potable y saneamiento

En gran parte de Irak, el acceso al agua potable sigue siendo un problema. Los ingenieros del CICR reparan y renuevan los sistemas de abastecimiento de agua, energía eléctrica y saneamiento, sobre todo en los lugares que siguen afectados por la violencia y en zonas rurales, con el fin de mejorar los servicios provistos en las comunidades y en los centros de salud.

Entre junio y agosto, el CICR distribuyó con regularidad agua potable en camiones cisterna en Ciudad al-Sadr,  gobernación de Bagdad, para casi 5.000 personas desplazadas. En cooperación con las autoridades competentes y con su apoyo, también finalizó seis importantes proyectos en beneficio de más de 3 millones de personas en todo el país. El CICR:

  • mejoró 10 sistemas de abastecimiento de agua en la gobernación de Bagdad, que abastecen a casi 2, 5 millones de personas;
  • renovó la estación de bombeo de Mohammed al-Sakran, subdistrito de Al-Husseiniya, gobernación de Bagdad, en beneficio de casi medio millón de personas;
  • suministró e instaló un equipo de desalinización de agua en el subdistrito de Adhaim, gobernación de Diyala, para abastecer agua a unas 20.000 personas;
  • instaló un equipo compacto de purificación de agua en Um Snaim, distrito de Zubaidiyah, gobernación de Wasit, que abastece a unas 15.000 personas;
  • mejoró los sistemas de abastecimiento de agua en Bazawaya y Snuni, gobernación de Nínive, que abastecen a aproximadamente 15.000 personas cada uno;
  • aumentó la capacidad y mejoró la calidad del agua suministrada por una unidad de suministro de agua en Hay al-Askery, subdistrito de al Alam, gobernación de Salah al-Din, en beneficio de unas 13.000 personas;
  • reemplazó y extendió las redes de abastecimiento de agua en Al Ni'aasa y Al Fahham, distrito de Shat al-Arab, gobernación de Basora, que abastecen a casi 4.000 personas;
  • aumentó el suministro de agua en el asentamiento para personas desplazadas de Rabeea, gobernación de Nínive, beneficiando a 2.500 personas;
  • renovó y realizó tareas de mantenimiento en seis centros de atención primaria de la salud, que atienden a más de 900 pacientes diarios;
  • renovó la sala de autopsias del Instituto de Medicina Forense en Bagdad;
  • renovó la clínica de salud en la cárcel de Rusafa, Bagdad; y
  • mejoró las unidades de saneamiento y el sistema cloacal de la cárcel de Hilla, gobernación de Babel.

Visitas a detenidos

Entre junio y agosto, los delegados del CICR visitaron  a personas detenidas por las autoridades iraquíes y por diversas ramas del Gobierno Regional de Kurdistán en 48 lugares de detención, en 13 gobernaciones. Evaluaron las condiciones de detención y el trato que reciben los detenidos, y presentaron en forma confidencial sus observaciones y recomendaciones a las autoridades detenedoras. En algunos lugares, el CICR proporcionó a los detenidos elementos para la higiene y artículos recreativos, como libros y juegos. Los detenidos en Bagdad, Nayaf, Hilla y Diwaniyah recibieron dátiles y baklavas en ocasión de las festividades de Ramadán y Eid al-Fitr.

El CICR ayuda a restablecer y mantener el contacto entre las personas que se hallan en centros de detención y sus familiares.  Entre junio y agosto, los detenidos y sus familiares intercambiaron unos 400 mensajes de Cruz Roja, en Irak y otros países. El CICR respondió a aproximadamente 1.000 solicitudes de familiares que deseaban averiguar el paradero de familiares detenidos o desaparecidos. Cinco detenidos liberados fueron repatriados por voluntad propia bajo los auspicios del CICR.

Averiguar el paradero de las personas desaparecidas

En junio, se realizaron dos misiones exploratorias bajo los auspicios del CICR, en dos lugares donde, según los informes recibidos, se había sepultado a personas desaparecidas, uno en territorio iraquí y el otro en Kuwait. Durante la misión en Kuwait, se hallaron y exhumaron restos humanos que presumiblemente correspondían a 32 soldados iraquíes muertos durante la guerra de 1990-1991 y que fueron entregados a las autoridades iraquíes en julio.

En julio, se realizó una primera misión exploratoria conjunta entre Irak e Irán bajo los auspicios del CICR en la península de Al Fao, con el propósito de localizar los restos de soldados muertos durante la guerra Irán-Irak. Las partes acordaron realizar tareas de excavación en forma conjunta más tarde este año.

El CICR siguió fortaleciendo las capacidades de las instituciones nacionales, facilitando la participación de  especialistas iraquíes procedentes de Bagdad y Erbil en un curso de 10 días sobre genética forense organizado en el Reino Unido, y proporcionando publicaciones especializadas al Departamento Forense y a al laboratorio de ADN del Instituto de Medicina Forense de Bagdad.

Remoción de municiones sin estallar

Irak está sembrado de más de 25 millones de minas, artefactos explosivos sin estallar y otros restos explosivos de guerra, particularmente a lo largo de las fronteras con Irán y Turquía. Como resultado de esta situación, corren peligro la seguridad y los medios de subsistencia de más de 1,6 millones de iraquíes. Durante los últimos 12 meses, el CICR ha retirado más de 1.800 artefactos explosivos sin estallar en 27 comunidades, cuya población total asciende a más de 10.000 personas.

Entre junio y agosto, los especialistas en limpieza de minas del CICR realizaron tres evaluaciones en el campamento de Al Wafeeden, en Kut, gobernación de Wasit, donde se alojan 1.000 personas desplazadas. Se encontraron más de 2.500 artefactos explosivos sin estallar.

Promover el respeto del derecho internacional humanitario

Recordar a las partes en conflicto su obligación de proteger a los civiles es un aspecto fundamental de la labor del CICR. La Institución también se esfuerza por promover y fortalecer el conocimiento del derecho internacional humanitario mediante la organización de presentaciones y cursos de formación para las fuerzas armadas, las fuerzas policiales, el personal penitenciario, los estudiantes y los docentes.

Entre junio y agosto, el CICR organizó cinco sesiones informativas para 245 miembros del ejército de Irak, las fuerzas de seguridad Assayesh y la policía kurda. En cooperación con el Centro para el Fomento de los valores y principios militares y el desarrollo del liderazgo, organizó un taller y un curso de formación de formadores sobre el derecho internacional humanitario.


Fotos

Nafith, también discapacitado, trabaja en el centro de rehabilitación física del CICR en Erbil. 

Nafith, también discapacitado, trabaja en el centro de rehabilitación física del CICR en Erbil.
© CICR / A. Yassin

Basora. Con ayuda del CICR, Intithar puso en marcha un pequeño negocio para sustentar a su familia después de la muerte de su esposo. 

Basora. Con ayuda del CICR, Intithar puso en marcha un pequeño negocio para sustentar a su familia después de la muerte de su esposo.
© CICR / Ed Ou

Kirkuk. Un canal de riego rehabilitado en Daquq con el apoyo del CICR. 

Kirkuk. Un canal de riego rehabilitado en Daquq con el apoyo del CICR.
© CICR / Ed Ou

Amara. Un especialista en contaminación por armas inspecciona artefactos explosivos sin estallar. 

Amara. Un especialista en contaminación por armas inspecciona artefactos explosivos sin estallar.
© CICR / Ed Ou