• Enviar
  • Imprimir

Pakistán: afrontar los numerosos problemas ligados a la inseguridad

27-05-2011 Resumen de actividades N° 01/11

Las operaciones militares en la provincia de Jyber Pajtunjwa y en las Áreas Tribales bajo Administración Federal, unidas al marcado aumento de los atentados suicidas contra las fuerzas de seguridad y los intereses extranjeros en las principales ciudades están afectando gravemente a la población civil.

     
©CICR/J. Ahmad/v-p-pk-e-01244 
   
Pakistán. Empleados del CICR escuchan historias de mujeres de Allahabad (distrito de Jacobabad, Sindh) después de las inundaciones. 
               
©CICR/J. Ahmad/v-p-pk-e-01247 
   
Punto de distribución en Allahabad. El CICR y la Media Luna Roja de Pakistán distribuyen semillas de arroz, fertilizantes y herramientas entre las personas afectadas por las inundaciones.      
               
©CICR/J. Ahmad/v-p-pk-e-01246 
   
Pobladores de Allahabad con las semillas de arroz, el fertilizante y las herramientas que les entregó el CICR. El área es conocida por su producción de arroz y se acerca la temporada de cultivo. 
           

Las operaciones militares que se han desarrollado este año en la Agencia de Mohmand han provocado numerosos desplazamientos de la población civil en la región y limitado el acceso de las organizaciones humanitarias, que trataban de prestar una asistencia muy necesaria a las víctimas civiles.

Inevitablemente, entre las víctimas de los atentados suicidas cometidos este año en las principales ciudades se contaban numerosos viandantes. Incluso los atentados dirigidos directamente contra las fuerzas de seguridad se cobraron víctimas civiles. El aumento de la frecuencia e intensidad de los ataques el mes pasado ha agudizado la incertidumbre y el sufrimiento de los civiles atrapados en estos enfrentamientos.

“Nuestro hospital quirúrgico de Peshawar sigue prestando atención médica de urgencia de calidad a los heridos en estos incidentes”, declaró Pascal Cuttat, jefe de la delegación del CICR en Islamabad. “También proporcionamos suministros a los equipos de urgencia de la Media Luna Roja de Pakistán que actúan en estas emergencias”.

“Sin embargo, aunque la necesidad de intensificar las actividades humanitarias es apremiante en muchas zonas del país, las restricciones de acceso dificultan la prestación de ayuda a los más necesitados”, añadió.

  Prestar asistencia sanitaria  

El CICR sigue atendiendo a los heridos por arma procedentes de Afganistán en tres clínicas privadas de Quetta, donde trabajan un delegado de salud y cirujano extranjero destinado a la zona con un médico pakistaní, un fisioterapeuta y un oficial de enla ce.

Durante los meses de marzo y abril, el hospital quirúrgico del CICR en Peshawar atendió a cerca de 200 pacientes hospitalizados por heridas de arma, y a más de 230 pacientes ambulatorios. En total, 20 colaboradores internacionales y 180 nacionales prestan servicios de salud en este hospital, cuya cifra de pacientes se ha ido incrementando año tras año desde su apertura, con un aumento del 20% en 2011.

Otro programa de salud administrado por separado desde Peshawar organiza la distribución periódica de medicamentos a cinco hospitales locales y dos centros de atención primaria en Jyber Pajtunjwa y las Áreas Tribales bajo Administración Federal, que atienden a un total de 95.000 personas.

El CICR también sigue ofreciendo su apoyo a siete centros de atención primaria dirigidos por la Media Luna Roja de Pakistán en Balochistán, Jyber Pajtunjwa y las Áreas Tribales bajo Administración Federal.

En los últimos tres meses, el CICR también ha atendido diversas peticiones de suministros médicos de hospitales, clínicas y otros centros. A través de la Media Luna Roja de Pakistán, ha impartido cursos de primeros auxilios a 72 miembros del personal médico y paramédico de Jyber Pajtunjwa y las Áreas Tribales bajo Administración Federal. También ha impartido formación especializada en técnicas para el tratamiento de pacientes con heridas por arma a siete médicos y técnicos de las Áreas Tribales bajo Administración Federal.

En marzo y abril, cerca de 7.000 pacientes fueron ingresados en los centros sanitarios con los que colabora el CICR, y más de 46.000 pacientes recibieron atención ambulatoria.

  Proporcionar miembros artificiales y servicios de fisioterapia  

En sus tres centros de rehabilitación física de Peshawar, Quetta y Muzaffarabad, el CICR sigue proporcio nando aparatos ortopédicos y servicios de fisioterapia a las personas que perdieron alguno de sus miembros en los combates o en otros accidentes relacionados con armas. En marzo y abril, los tres centros atendieron a más de 2.400 pacientes.

  Ayudar a las víctimas de las inundaciones  

Mientras avanzan las labores de recuperación iniciadas tras las inundaciones, muchas comunidades afectadas en el norte de la provincia de Sindh tienen la sensación de que sus problemas han sido olvidados. Sin embargo, aunque ya han pasado casi 12 meses desde que las devastadoras inundaciones azotaran la zona, es ahora cuando por fin pueden empezar a reocupar sus tierras y plantar el arroz para la cosecha de verano.

El CICR ha seguido ayudando a estas comunidades, distribuyendo raciones mensuales de alimentos a más de 220.000 personas desde enero de 2011. La semana pasada, en Ghari Jero Tehsil, en el distrito de Jacobabad, una de las comunidades azotadas más duramente por las inundaciones, el CICR inició la distribución de semillas, abono y aperos para la siembra.

La zona es conocida por el cultivo del arroz. Como se acerca la temporada de crecimiento, el CICR ha empezado a distribuir semillas de arroz, abono y aperos a los habitantes de seis consejos de la unión. Hasta la fecha, al menos 6.505 familias (unas 40.000 personas) han recibido estos artículos, de los que se beneficiarán en total unas 170.000 personas. Cada paquete contiene 50 kg de semillas de arroz, 150 kg de fertilizante y un lote de aperos de labranza.

  Distribuir alimentos y otros artículos de primera necesidad       

El CICR sigue proporcionando víveres y otros artículos de primera necesidad a los habitante s de Hangu desplazados a raíz de los enfrentamientos en las agencias de Kurram y Orakzai. Unas 230.000 personas reciben una ración mensual de alimentos. Este mes, 20.000 nuevos desplazados recibieron alimentos y otros artículos esenciales por primera vez.

  Reconstruir los medios de subsistencia  

El CICR dirige un programa microeconómico de subvenciones en Jyber Pajtunjwa, que ha concedido subvenciones a 269 personas para que emprendan pequeños negocios en los distritos de Buner y Dir, así como en Bagh y Haveli, en la zona de Cachemira administrada por Pakistán.

Dadas las escasas oportunidades de empleo que existen en las zonas afectadas por los enfrentamientos, el CICR está empleando a cada vez más trabajadores locales cualificados y no cualificados en proyectos comunitarios financiados para proporcionar trabajo temporal. En los últimos tres meses, 459 trabajadores han recibido remuneración por realizar labores de mejora o reconstrucción de caminos peatonales y canales de irrigación.

Como parte de un proyecto diseñado para ayudar a las familias encabezadas por viudas, en el distrito de Buner, en Jyber Pajtunjwa, se han distribuido 29 vacas con terneros. También se han suministrado más de 5.000 kilos de piensos para vacas lecheras y casi 60 kilos de minerales. Las personas que han recibido la ayuda tienen ahora la tranquilidad de contar con unos ingresos estables a largo plazo procedentes de la venta de leche y carne.

  Mejorar los servicios de agua y saneamiento  

Entre marzo y mayo, el CICR prosiguió su labor de mejora de 13 planes de abastecimiento de agua en las zonas rurales y urbanas de los distritos de Bajo Dir, Swat, Buner y Bajaur, así como en la Agencia de Mohmand. El CICR también continuó con la mejora de la uni dad de atención primaria de Jar, en la Agencia de Bajaur.

El personal del CICR mejoró las instalaciones de agua y saneamiento de las cárceles de Sindh. Entre marzo y mayo:

  • completó las mejoras del sistema de abastecimiento de agua de la prisión central de Adiala, en Rawalpindi;

  • finalizó la construcción de un sistema de suministro y distribución de agua para el hospital de la prisión central de Karachi, con capacidad para 50 camas;

  • continuó trabajando en un sistema de distribución de agua para los barracones de la prisión central de Karachi;

  • realizó una evaluación técnica pormenorizada de los sistemas de abastecimiento de agua y desagüe de la cárcel del distrito de Malir;

  • completó la perforación de dos pozos para abastecer de agua potable a la cárcel del distrito de Hyderabad;

  • prosiguió sus labores de mejora del sistema de abastecimiento de agua de la prisión central de Sukkur;

  • donó equipamiento para la mejora del saneamiento y la gestión de los residuos sanitarios de la cárcel central n.º 2 de Sukkur y la cárcel central de Jaipur.

  Visitar las cárceles y restablecer el contacto entre familiares  

Actualmente, el CICR únicamente visita a detenidos en la provincia de Sindh, en la zona de Cachemira administrada por Pakistán y en Gilgit-Baltistán. Su objetivo es evaluar las condiciones de detención y el trato que reciben los detenidos y prestar asistencia en ámbitos donde su contribución puede mejorar las condiciones de vida. Además de mejorar los servicios de abastecimiento de agua y de saneamiento en las cárceles (véase más arriba), la Institución facilita el restablecimiento del contacto entre los d etenidos y sus familiares y presta apoyo a las autoridades para fortalecer sus capacidades en materia de gestión penitenciaria. 

Entre marzo y mayo, el personal del CICR:

  • visitó siete centros de detención que albergaban a unos 5.400 detenidos, entre ellos mujeres y menores, en Sindh;

  • recogió 81 mensajes de Cruz Roja y distribuyó otros 89, principalmente entre los detenidos y sus familiares;

  • organizó 46 llamadas por videoteléfono entre los pakistaníes recluidos en los centros de detención de Guantánamo y Bagram y sus familiares en Pakistán;

  • resolvió con éxito cuatro casos de búsquedas y aceptó dos más. Actualmente, el CICR tiene pendientes 138 casos de búsquedas.

  Colaborar con la Media Luna Roja de Pakistán  

El CICR, uno de los socios principales de la Media Luna Roja de Pakistán, ayuda a la Sociedad Nacional a mejorar su capacidad y le ofrece apoyo de diversa índole, en particular, financiero.

Entre marzo y mayo el CICR:

  • examinó un proyecto de gestión de los desplazamientos internos y los campamentos con la sede nacional y la sección de Jyber Pajtunjwa de la Media Luna Roja de Pakistán;

  • colaboró en la celebración de un taller de primeros auxilios/preparación para situaciones de emergencia, de dos días de duración, dirigido a las secciones provinciales y estatales de la Media Luna Roja de Pakistán, como parte de un examen nacional;

  • colaboró en la organización de una conferencia a nivel nacional organizada por la Media Luna Roja de Pakistán, de dos días de duración, titulada “Grandes catástrofes en Pakistán: qué hemos aprendido, qué hacer en el futuro”;

  • colaboró estrechamente con los voluntarios de la Media Luna Roja de Pakistán en la distribución de a limentos y semillas para ayudar a los desplazados en el noroeste del país y contribuir a las labores de recuperación en el norte de Sindh.

  Para más información:  

  Michael O’Brien, CICR, Islamabad, tel.: +92 300 850 81 38  

  Christian Cardon, CICR, Ginebra, tel.: +41 22 730 24 26 o +41 79 251 93 02